CRÍA DE TERNERAS LECHERAS: ¿SEPARACIÓN INMEDIATA O TARDÍA TRAS EL PARTO?

428

 

 

 

  CRÍA

¿SEPARACIÓN INMEDIATA O TARDÍA TRAS EL PARTO?

La pronta separación después del parto de las terneras recién nacidas de sus madres, constituye una práctica casi obligatoria en las granjas lecheras, alejada de lo que ocurre en condiciones de cría natural, donde las terneras permanecen largo tiempo con sus madres antes de su separación definitiva. Es tentador, desde el punto de vista del bienestar animal, explorar la posibilidad de trasladar esa separación tardía al manejo de los rebaños lecheros en la actualidad. Veamos qué tienen de bueno y de malo cada una de estas dos alternativas.

Pedro J. Álvarez Nogal. Departamento de Producción Animal de la Universidad de León.

animales de abasto (por ejemplo, cerdos y aves de corral), la percepción que se tiene en materia de bienestar animal con las vacas lecheras es francamente favorable, a lo que viene contribuyendo sin duda esas campañas publicitarias que recalcan este aspecto positivo de las actuales granjas lecheras. Pero hay dos prácticas de manejo que empañan esa buena imagen. Estas son las mutilaciones (por ejemplo, el descornado) y la separación de las crías de sus madres en las primeras horas siguientes al parto.

No hay ninguna regulación explícita al respecto en la vigente normativa comunitaria sobre bienestar animal. A pesar de ello, y en lo referente a la supresión de los cuernos, afortunadamente se va generalizando el protocolo a seguir para evitar el sufrimiento de los animales por el dolor causado; cada vez

son más los ganaderos que afrontan esta operación con la aplicación, cuando menos, de anestesia, como es obligatorio, por cierto, en países como Canadá y Nueva Zelanda. Nada cambia, sin embargo, respecto a la segunda práctica citada, llevada a cabo de forma rutinaria desde hace ya tiempo en la mayoría de las ganaderías.

Es creciente la crítica que suscita entre el público por lo deshumanizado de la separación a tan tempranas edades, por impedir el establecimiento del vínculo materno-filial entre madres y crías, por presentarse, en definitiva, como un acto antinatural que atenta contra el bienestar de los animales. Al margen de que llegue a prescribirse en el futuro una reglamentación específica al respecto, no estaría de más explorar otras formas de cría de terneras en que se las permita un cierto tiempo de contacto con sus madres en lugar de esa separación tan inmediata y abrupta que se acepta como algo ya normalizado en las granjas lecheras. De ellas nos vamos a ocupar en este trabajo.

Las presentaremos bajo el epígrafe de separación tardía, en contraposición a la modalidad de separación inmediata. Analizaremos los fundamentos de ambas, con sus pros y sus contras, para confrontar después la una con la otra y aventurarnos en la posibilidad de que la separación inmediata dé paso a la separación tardía en las actuales granjas lecheras.

SEPARACIÓN INMEDIATA

En realidad, se trata de la separación dentro de las primeras horas posparto, bien sea de forma inmediata literalmente hablando, bien dentro de las seis primeras horas o como plazo más amplio dentro de las primeras 24 horas. Sea como fuere, lo importante es que se atienda una de las principales razones zootécnicas que justifican esta separación: el buen control de la alimentación calostral de las terneras, esencial para que adquieran la inmunocompetencia encargada de su protección inicial frente a posibles enfermedades infecciosas.

ARTICULO COMPLETO  DE TERNERAS LECHERAS SEPARACION INMEDIATA O TARDIA TRAS EL PARTO