ENFRIAMIENTO EFICIENTE DE VACAS LECHERAS EN CONDICIONES DE CALOR

101

 

 

 

ENFRIAMIENTO EFICIENTE DE VACAS LECHERAS EN CONDICIONES DE CALOR

Medidas especiales de manejo durante el verano

El estrés por calor es costoso para los productores de leche y estos costes aparecen de muchas formas. Cuando las vacas tienen calor reducen su consumo de materia seca, lo que causa, en parte, la disminución de la producción láctea. En verano, la fertilidad también se reduce y la incidencia de lesiones de pezuñas aumenta. El estrés por calor puede estar vinculado a la cojera porque las vacas pasan más tiempo de pie en lugar de acostarse cuando hace calor.
Cuando el ganadero se da cuenta de que la producción láctea o la tasa de concepción es menor, las vacas ya tienen problemas para hacer frente al calor. Antes de que esto ocurra, se pueden buscar signos de que los animales necesitan ayuda para enfriarse. En esta investigación de la Universidad de California, se ha buscado la manera de mantener a las vacas cómodas cuando el tiempo es caluroso. Esto incluye cómo percibir los signos de estrés por calor, y cuándo y cómo intervenir para paliarlo.

Reconocimiento del estrés por calor

Una tasa de respiración de más de 80 respiraciones por minuto o más de una de cada 20 vacas con jadeo puede indicar que es necesario intervenir para evitar problemas más graves. La tasa de respiración y el jadeo son fáciles de medir sin necesitad de una tecnología cara.
Las vacas que jadean respiran con la boca abierta, tienen la lengua fuera o babean. Se puede estimar el porcentaje del grupo de alta producción que está jadeando contando el número de vacas que muestran estos signos cada 30 minutos durante la parte más cálida del día. El registro de las tasas de respiración lleva más tiempo, pero solo es preciso comprobarlo cada 90 minutos para obtener medidas precisas para una submuestra de 15 vacas.
Observar el babeo puede ser particularmente útil, ya que es más común que otros signos de jadeo y se acompaña de tasas de respiración más altas. Al visitar algunas granjas de alta producción (43 kg/día), se ha observado que las vacas que babean tienen tasas de respiración de alrededor de 100 respiraciones por minuto

Este grupo estaba alojado en corrales al aire libre que son las instalaciones más frecuentes en California, además de los cubículos. También se vioque los niveles de producción y las estrategias de reducción del calor varían entre granjas, por lo que es importante tener en cuenta estos factores en la forma de responder de las vacas.

Manejo del ambiente para enfriar a las vacas

La reducción de calor puede conseguirse con sombra, ventiladores o aspersores. Los aspersores se pueden clasificar en atomizadores, que liberan gotas de agua muy finas para enfriar el aire, o en aspersores por goteo, que rocían gotas de agua más gruesas para mojar directamente a las vacas.

En un clima cálido y seco, los aspersores por goteo refrescan a las vacas de forma más eficiente que la sombra por sí sola. La pulverización intermitente de dichos aspersores aleja el calor de las vacas de varias maneras: al escurrirse el agua por el cuerpo, a través de la evaporación de la piel y pelo húmedos, y al enfriar el aire circundante.

Si bien los aspersores por goteo pueden proporcionar una reducción eficaz del calor, se sabe menos acerca de cuándo las vacas recurren a ellos. En esta investigación, se trata de entender cómo los aspersores por goteo afectan no sólo a las respuestas fisiológicas y de producción, sino también al comportamiento de las vacas.

ARTICULO COMPLETO
ENFRIAMIENTO EFICIENTE DE VACAS LECHERAS EN CONDICIONES DE CALOR