¿ES LA ARENA LA MEJOR CAMA PARA EL GANADO VACUNO? ALTERNATIVAS PARA EL DESCANSO DE LAS VACAS

596

 

 

 

 

ES LA ARENA LA MEJOR CAMA PARA EL GANADO VACUNO

El mercado oferta un amplio abanico de opciones para garantizar el descanso de las vacas en las explotaciones. Analizamos las ventajas e inconvenientes de algunas de las propuestas más demandas por los ganaderos.

L. Martínez

Camas de arena, carbonato cálcico, mezclas de serrín y cascarillas, gomas, colchonetas, camas calientes a base de paja… Las alternativas que ofrece el mercado a día de hoy para el descanso del ganado vacuno son muy variadas y muchos los aspectos que condicionan la elección de una cama u otra en las explotaciones. Los expertos coinciden en que no existe una alternativa mejor que otra ya que todas aportan ventajas e inconvenientes que deben sopesarse. La clave parece encontrarse en buscar la que mejor se adapte a las necesidades de cada explotación. Pero para garantizar el confort de los animales es preciso optimizar el modelo escogido. “Lo más importante es que las camas estén limpias y secas para garantizar que las vacas permanezcan acostadas el mayor tiempo posible lo que influirá en la producción y en la calidad de la leche” confirma Marc Pineda, veterinario especializado en bienestar animal.

Las camas de arena, una alternativa creciente

Una de las que más adeptos gana día a día son las camas de arena. Su elevada capacidad drenante permite tener una cama fresca y seca lo que las convierte también en una alternativa recomendada por los veterinarios para vacas criadas en estabulación libre. Estas camas de arena consiguen aumentar tanto la calidad como el tiempo de reposo de los animales hasta las 12 y las 14 horas, que influyen directamente en el aumento de la productividad y mejora de la leche.

“La capacidad drenante, la salubridad e higiene que proporcionan junto con el precio son algunas de las ventajas de la arena”

Attachment.jpeg

“La principal ventaja frente a productos convencionales es que al ser un material inorgánico garantiza una mejor salubridad e higiene al impedir la proliferación de microorganismos y agentes patógenos que causan infecciones” explican desde el grupo Erimsa, que cuenta con un producto especial para las camas del ganado, Q-Bed, elaborado la base de arenas de sílice limpias y libres de arcilla. El proceso de limpieza al que son sometidas garantiza, según el fabricante, que “las arenas se mantengan sueltas y blandas y no se apelmacen ni endurezcan lo que repercute en la comodidad del animal y reduce trabajo en las explotaciones al ser más fáciles de manejar”, puntualizan desde Erimsa.

Una de las ventajas que ofrecen las camas de arena es su precio competitivo, que ronda los 13 euros por tonelada, como apuntan algunos ganaderos que se decantaron por este método. Aunque este precio puede variar mucho en función de los portes por desplazamiento. La duración del material depende siempre de las necesidades y de las características de cada explotación. Pero segundo apuntan desde Erimsa en base a los datos facilitados por sus clientes, un camión de arena, que contiene aproximadamente 27 toneladas, abastece durante un mes una granja con cerca de 100 cubículos.

“Tanto en las camas de arena como en las de carbonato cálcico o serrín es importante contar con un grosor adecuado para facilitar la incorporación del animal”

En las camas de arena, al igual que en otras alternativas como el carbonato cálcico o el serrín, es importante contar con un grosor adecuado para lograr un mejor agarre cuando el animal se quiere incorporar pudiendo sumergir el pezuño, segundo explica Pineda. Es preciso contar con una profundidad de entorno a 15 centímetros. “Aunque esta es una de las alternativas más recomendadas es muy importante realizar un buen mantenimiento para evitar que sean irregulares y resulten incómodas o estén húmedas”, concreta elveterinario.

El desgaste y la acumulación en los pozos

Los contras para las camas de arena vienen dados por los problemas que este tipo de acondicionamiento genera en distintos puntos de las explotaciones. Tanto usuarios como veterinarios reconocen el desgaste que la arena produce en los cascos de las vacas, que incluso deben ser cortados de maneras específicas para adaptarse mejor a estas camas como explican los expertos, así como en los sistemas de limpieza. Aunque frente a estos contrapuntos desde Erimsa explican que las arenas de Q-Bed “están especialmente diseñadas para ser empleadas como cama para vacas por lo que se someten a un proceso de selección para lograr partículas redondeadas muy finas que no producen daños ni en las extremidades de los animales ni desgaste de las instalación”, exponen.

Otro de los inconvenientes que presentan estas camas es que la arena remate en el pozo del purín pudiendo llegar a ocupar casi un tercio de la capacidad de la balsa lo que reduce notablemente el volumen de la fosa y que hace preciso contar con sistemas adecuados para retirarla. “Cuando cogí la explotación la preparé para tener camas de arena y desde un principio acondicioné una rampa para poder retirarla con una pala”, comenta el ganadero Juan Donsión, muy satisfecho con las ventajas de este tipo de camas. Desde el departamento de calidad de Erimsa promulgan que llevan a cabo un “intenso lavado de las arenas junto con el reducido tamaño facilita su homogeneización con los purines y su puesta en suspensión, lo que favorece su extracción de los pozos”.

ARTICULO COMPLETO   ES LA ARENA LA MEJOR CAMA PARA EL GANADO VACUNO ALTERNATIVAS PARA EL DESCANSO DE LAS VACAS