ESTRATEGIAS AGRESIVAS DE MANEJO PARA MEJORAR LA EFICIENCIA

222

 

REPRODUCTIVA DE VACAS LECHERAS EN LACTANCIA

Paul M. Fricke, Ph.D. Departamento de ciencias lácteas, Universidad de Wisconsin – Madison, Madison, WI 53706 E-mail: fricke@calshp.cals.wisc.edu

Mensajes Para Recordar

  • ⇒  Eficiencia reproductiva y la rentabilidad de la granja lechera se maximiza cuando el promedio del intervalo entre partos esta al rededor de 13 meses.
  • ⇒  Los índices actuales de desempeño reproductivo, basados en tasas promedias de servicio y concepción para vacas lecheras en lactancia resultan en intervalos entre partos que no cumplen, y a menudo exceden ampliamente la meta de 13 meses.

⇒  Las nuevas herramientas reproductivas, que incluyen protocolos hormonales para lograr la inseminación artificial programada y el uso de ultrasonido transrectal, puede mejorar la eficiencia reproductiva y la rentabilidad de la empresa lechera.

Introducción

La ineficiencia reproductiva en vacas lecheras lactantes no es sólo motivo de frustración para productores y consultores, sino que también reduce la rentabilidad de la granja lechera. La Inseminación Artificial (IA) es una de las tecnologías pecuarias más importantes desarrolladas en este siglo, y la mayoría de los productores la usan en algún grado para mantenerse competitivos. Sin embargo la ineficiencia reproductiva en vacas lecheras lactantes reduce claramente el impacto y la eficiencia de la IA. Es importante entender los factores que afectan la tasa a la cual las vacas conciben, así como las estrategias de manejo que se pueden implementar para mejorarla.

Factores Económicos Del Intervalo Entre Partos

El servir a tiempo las vacas posparto es esencial para reducir los días abiertos y el correspondiente Intervalo entre Partos (IP). Un programa de servicio exitoso mejora la rentabilidad maximizando el tiempo que las vacas están en la parte más productiva de la lactancia. Para optimizar la rentabilidad, tradicionalmente se ha recomendado un IP promedio de 13 meses. La aprobación por la FDA de la somatotropina recombinante bovina (rbST) para vacas en producción, llevó a varios científicos a preguntarse sobre la validez de los cortos IP y a investigar el concepto de los IP extendidos. Sin embargo, un reciente análisis económico indica que sin importar el uso del rbST, extender el IP más allá de 13 meses va en detrimento del ingreso anual por vaca (tabla 1). Por favor note que estos cálculos son basados en modelos, no en datos empíricos y no incluyen el impacto económico asociado de la disminución en la frecuencia de períodos periparturientos en los IP extendidos. Se necesitan más estudios para evaluar adecuadamente la factibilidad y rentabilidad de los IP extendidos.

Para cada vaca, el IP puede subdividirse en cuatro etapas: 1) Período de espera voluntario (PEV), o el intervalo del parto hasta que la vaca es apta para recibir su primer servicio; 2) El intervalo desde el fin del PEV hasta el primer servicio; 3) El intervalo del primer servicio a la concepción; 4) Período de gestación. Debido a que cada vaca tiene que avanzar consecutivamente a través de estos cuatro períodos, cada intervalo representa una oportunidad de manejo para optimizar el IP promedio del hato. Comprendiendo los factores que regulan la duración de cada uno de estos intervalos y las oportunidades de manejo que estos intervalos presentan, tendremos una visión de las estrategias agresivas para mejorar la eficiencia reproductiva en hatos lecheros.

Período de Espera Voluntario (PEV)

El intervalo que tiene que transcurrir desde el parto hasta que la vaca está apta para su primer servicio se llama período de espera voluntario (PEV). Como dice su nombre, la duración de este intervalo es voluntaria (una decisión de manejo) y puede variar entre 40 y 70 días. El PEV es parte del período de transición después del parto y representa un riesgo para la salud futura y productividad de la vaca. Las vacas pueden experimentar desórdenes fisiológicos como retención de placenta, metritis, cetosis, desplazamiento de abomaso, y quistes ováricos durante el PEV. Recientes avances en el manejo de vacas en transición, como el uso de raciones de transición, monitoreo de la motilidad del rumen y temperatura corporal pueden minimizar muchas de estas complicaciones. Los eventos reproductivos más importantes durante del PEV son: iniciación de la lactancia, involución uterina, la primera ovulación posparto y el reinicio de la ciclicidad reproductiva.

Aunque la mayoría de los productores ajustan la duración de su PEV, algunas decisiones de servir o no vacas individuales ocurren antes de terminar el PEV. Por ejemplo, muchos productores deciden inseminar sus vacas en celo a los 50 días posparto cuando su PEV está ajustado a 60 días. Aunque esto parece ser una simplificación de las decisiones de manejo, pues el PEV puede variar entre vacas individuales, la decisión de inseminar por primera vez una vaca frecuentemente se determina basado en cuando (o si) la vaca muestra celo, más que en una predeterminada decisión de manejo. En tales casos la vaca esta manejando la decisión del servicio en lugar del director de la granja. Yo creo que la decisión de inseminar una vaca antes de cumplir el PEV es motivado por un factor: temor. La mayoría de los productores temen no inseminar una vaca en estro, porque es posible que ella no regrese en estro hasta muy avanzada la lactancia. Por desgracia, este riesgo es cierto en granjas que confían en la detección visual del estro, debido a la pobre detección de celos por el personal y la pobre expresión de estro de las vacas en lactancia

ARTICULO COMPLETO   ESTRATEGIAS-AGRESIVAS-DE-MANEJO-PARA-MEJORAR-LA-EFICIENCIA-REPRODUCTIVA-DE-VACAS-LECHERAS-EN-LACTANCIA-