ESTRATEGIAS DE ENFREAMIENTO DURANTE EL ESTRES POR CALOR

156

 

 

 

 

 

 

ESTRATEGIAS DE ENFREAMIENTO DURANTE EL ESTRES POR CALOR

El estrés por calor (EC) puede ser considerado como la suma de todas las fuerzas que actúan sobre la vaca para aumentar la temperatura corporal sobre los límites normales. Es difícil para una vaca lechera en un ambiente caluroso alcanzar su más alto potencial de producción de leche o fertilidad.

Los ajustes fisiológicos que ésta realiza para prevenir un alza en su temperatura corporal durante el EC ayudan a prevenir la muerte por postración por calor pero también reduce la productividad. Por ejemplo, las vacas expuestas a EC sufren una reducción en del apetito. La ventaja para la vaca es que su producción interna de calor se reduce y la regulación de su temperatura corporal se vuelve más fácil. La desventaja al productor consiste en una reducción de la producción de leche a consecuencia de la reducción del apetito por el EC. El aumento en la temperatura corporal que ocurre durante el estrés por calor compromete de por sí la productividad. Esto es particularmente cierto para la fertilidad porque el embrión en sus primeros 3 días de edad no es capaz de desarrollarse cuando la temperatura corporal se eleva a 104oF (40oC).

La manera más común de reducir los efectos del EC en la vaca lechera es cambiando el ambiente de la vaca para reducir la magnitud de las fuerzas del estrés. La meta debe ser minimizar la elevación en temperatura corporal causada por el estrés para que la vaca no necesite emplear ajustes fisiológicos que comprometen la producción o que pueda sentir temperaturas internas que afecten adversamente las funciones corporales.

En esta publicación, estaremos discutiendo cuatro temas:

1. Entender los mecanismos que usan las vacas para ajustar su temperatura interna como base para cambios en el alojamiento para minimizar la hipertermia durante el EC,
2. Como se mide el EC con el propósito de evaluar la efectividad de las estrategias de enfriamiento,

3. La importancia de enfriar animales en el horro (secado), y 4. Nuevas ideas sobre el enfriamiento de vacas.

Regulación de la Temperatura Interna y sus Implicaciones para el Enfriamiento de Vacas

Una manera de entender la producción de calor de una vaca es asemejarla a una caldera (Figura 1). Ésta quema combustible (en el caso de la vaca, carbohidratos, grasas, y proteínas que son movilizadas de reservas corporales y que originalmente proceden de los alimentos) y el calor producido se pierde al ambiente. La vaca, como cualquier otro animal de sangre caliente, intenta igualar la cantidad de calor producido con el que se pierde en el ambiente para que la temperatura interna permanezca constante. En el ganado, el termostato corporal esta fijado a cerca de 100.9o – 101.5oF (38.3 – 38.6oC). Cuando hace frío, la vaca puede aumentar su producción de calor y disminuir el calor que se pierde al ambiente para así prevenir una reducción en temperatura interna. Sin embargo, cuando hace calor, la vaca puede aumentar el calor que se pierde al ambiente pero su habilidad de reducir la producción de calor es limitada excepto aquellas reducciones causadas por una reducción en el consumo voluntario. Como resultado, las vacas expuestas al EC muchas veces sufren aumentos en la temperatura interna (hipertermia).

ARTICULO COMPLETO

 ESTRATEGIAS DE ENFREAMIENTO DURANTE EL ESTRES POR CALOR