FORJANDO SU FUTURO – EL VALOR DE UNA BECERRA SALUDABLE

99

 

 

 

 

EL VALOR DE UNA BECERRA SALUDABLE

En un esfuerzo constante por mejorar la producción y eficiencia del ganado lechero, productores y veterinarios constantemente evalúan factores conocidos por su influencia en la producción como es la nutrición, la reproducción, el estrés en los animales, la salud de la ubre, la condición de las pezuñas, entre otros. La gran mayoría de los productores también reconocen la gran influencia en la producción láctea que tiene el periodo seco y una exitosa transición durante el parto. Cualquier enfermedad metabólica durante este periodo tendrá un efecto durante toda la lactancia de ese animal. Con este conocimiento es necesario preguntarse ¿Qué otras enfermedades tienen un efecto prolongado en la productividad del ganado? Enfermedades en el ganado lechero afectan al animal en distintas formas, por lo general nos enfocamos en el órgano u órganos afectados y una vez que los signos clínicos desaparecen consideramos que el animal está curado. Pero es importante entender la interacción que la enfermedad tiene con otros aspectos importantes en la producción y desarrollo del animal. Cuando un animal está lidiando con una infección, su requerimiento energético aumenta debido a la demanda del sistema inmunológico, al mismo tiempo su ingesta de alimento disminuye por lo que normalmente entra en un estado energético negativo. El impacto que tiene este estado energético varía dependiendo de la etapa de desarrollo en la que el animal se encuentra en ese momento.

Soberón, F.1 y Van Amburgh, M.E.2 1Shur-Gain USA, Una empresa de Nutreco 2Cornell University

En un estudio retrospectivo que evaluó el efecto de eventos ocurridos durante los primeros meses de vida en la producción de leche durante la primera lactancia de más de 1,200 vaquillas, reveló un efecto prolongado de las infecciones respiratorias durante los dos primeros meses de vida. Becerras que recibieron al menos un tratamiento de antibióticos debido a una infección respiratoria produjeron en promedio 492 kg de leche menos que las becerras que no fueron tratadas por enfermedades respiratorias. Este mismo estudio, reveló una asociación positiva muy significante con la ganancia diaria de peso; por cada kilo adicional de ganancia diaria de peso las vaquillas produjeron 888 kg más de leche durante la primera lactancia (Soberón et al., 2013). La diferencia en el crecimiento promedio de estas becerras fue generada principalmente por cambios en el requerimiento energético de las becerras debido a las condiciones climáticas durante los primeros dos meses de vida. En un esfuerzo por separar el efecto del crecimiento con el efecto de las enfermedades respiratorias, analizamos la producción láctea de becerras que no recibieron tratamiento independientemente de las becerras que recibieron tratamiento. Cuando una becerra recibió tratamiento por enfermedades respiratorias, su crecimiento predestete está correlacionado con su producción láctea durante la primera lactancia de forma que por cada 1 kg de crecimiento extra, produjo 623 kg más de leche. Las becerras que no recibieron tratamiento por infección respiratoria por cada 1 kg de crecimiento adicional produjeron 1,407 kg más leche durante la primera lactancia.

Drackley et al. (2007), condujeron un estudio diseñado para evaluar el efecto de la alimentación predestete en la producción de leche durante la primera lactancia. Este estudio fue repetido durante dos años. El primer año, animales que recibieron una mayor cantidad de leche durante los primeros dos meses de vida produjeron 1,331 kg más leche durante la primera lactancia que aquellas becerras que fueron restringidas durante el mismo periodo. El segundo año, las becerras que recibieron más leche durante el destete solamente produjeron 342 kg más leche, la principal diferencia durante estos dos años fue la presencia de una infección de coronavirus y rotavirus durante el segundo año que afecto a la gran mayoría de las becerras. Estos resultados indican que existe una correlación entre enfermedad y crecimiento. Considerando el efecto que las infecciones tienen en el estado energético del animal hay que evaluar la información disponible con respecto a la correlación entre la crianza de becerras y la producción durante la primera lactancia. La lactancia comienza al momento del parto, pero antes de que pueda comenzar la lactancia, la glándula mamaria necesita desarrollarse. Este desarrollo comienza mucho antes del embarazo. Más que eso, el desarrollo de la glándula mamaria no es el único factor que afecta la producción láctea; en cambio, la eficiencia de la alimentación y la regulación hormonal entre otras influencias metabólicas, también afectan el potencial de producción. Así como el desarrollo de la glándula mamaria comienza en la infancia, la eficiencia alimenticia y la regulación hormonal también están siendo programadas desde etapas embrionarias. Como productores lecheros, tenemos una ventana de oportunidad para influir positivamente en el desarrollo de las becerras en estas etapas tempranas y así influir en su potencial productivo de por vida.

El estudio de los efectos de la alimentación líquida durante los primeros 60 días ha revelado un crecimiento alométrico del hígado y de la glándula mamaria, pero especialmente del parénquima mamario. Al tiempo del destete, el peso del parénquima mamario de las becerras que recibieron más leche durante los primeros dos meses de vida fue 6 veces mayor que el parénquima de las becerras que estuvieron restringidas en el consumo de leche. Esto indica un efecto directo del consumo de nutrientes en la proliferación de las células del parénquima mamario en los primeros meses de vida. Este crecimiento adicional solo es relevante si viene acompañado de un incremento en la producción láctea en el futuro. Por lo tanto, se realizó un meta-análisis de todos los estudios disponibles donde se evaluaron los efectos de la nutrición durante los primeros meses de vida y su efecto en la producción durante la primera lactancia. El meta-análisis resultó en una estimación de que las becerras que consumen más nutrientes durante los primeros meses de vida producen 435 kg más leche durante su primera lactancia. Cuando se incluyó la ganancia de peso promedio en el análisis, por cada 1 kg de ganancia diaria de peso adicional, las becerras produjeron 1,540.7 kg más de leche durante la primera lactancia (Soberón y Van Amburgh, 2013).

Los efectos de la nutrición temprana en el desarrollo no son únicos del ganado lechero. El efecto de la nutrición temprana ha sido descrito en abejas, humanos, perros, ovinos y porcinos entre otras especies. En porcinos, Bartol et al. (2008) describieron el sistema lactócrino, el cual refiere al transporte de ingredientes biológicamente activos presentes en el calostro de la cerda a los lechones recién nacidos. La teoría del sistema lactócrino, fue ligada a los efectos de la relaxina presente en la leche de la cerda con el desarrollo del útero en el lechón (Bartol et al., 2008) así como al mejor desarrollo gastrointestinal (Thivend et al., 1980), síntesis de proteína en el yeyuno (Burin et al., 1992; 1995), y a la síntesis de músculo esquelético (Burin et al., 1995).

ARTICULO COMPLETO   FORJANDO SU FUTURO – EL VALOR DE UNA BECERRA SALUDABLE