FÓRMULAS PARA POTENCIAR EL DESTETE TEMPRANO

167

 

DESTETE TEMPRANO

La práctica permite ahorros de hasta $1 millón al año por cada 100 terneros lecheros. Los aspectos claves son definir los plazos del destete y establecer el suplemento que se utilizará en el alimento de los animales.

Andrea Ortega C.

Bajar costos y mejorar rendimientos es lo que permite el destete precoz a las pocas semanas de nacidos- de los terneros. Esto debido a que mientras antes se separe de la vaca, mayor será la cantidad de leche disponible para la venta. Además, la madre pierde menos peso y puede volver a preñarse. Sin embargo, conseguirlo no es fácil por las características del animal.

“Su objetivo principal es que el ternero pase lo más rápido posible de monogástrico a poligástrico o rumiante”, explica Marisol González, ingeniera agrónoma de INIA La Platina. Esto permite que el ternero disminuya su consumo de leche y la reemplace con un alimento más barato, como el forraje.

De hecho, el productor puede ahorrar entre 360 y 480 litros de leche entera en comparación con sistemas que mantienen por seis meses al ternero con la vaca y que implican consumos de leche que llegan a 720 litros. “Esto implica un ahorro por concepto de consumo de leche que fluctúa entre $72 mil y $96 mil por ternero durante el período de alimentación láctea, considerando el precio del litro de leche promedio de $200 pagado a productor”, explica González.

Además, la vaca puede llegar con un mayor peso para la temporada otoño-invierno y volver a quedar preñada, obteniendo así una segunda cría al año. “La vaca entra en su ciclo productivo más rápido y queda lista para una nueva preñez”, confirma Felipe Amtmann, médico veterinario de la Universidad Austral.

Cómo se consigue

El ternero nace con los cuatro compartimentos estomacales de los rumiantes. Sin embargo, mientras son terneros sólo les funciona el monogátrico, que les permite sólo digerir leche. Por ello, la norma es que el destete se realice entre los seis y siete meses, o cuando alcanzan un peso de entre 180 y 200 kilos. Estos parámetros indican que el ternero está listo para incorporar alimentos como el concentrado, el heno y la pradera tierna, entre otros.

Sin embargo, mantener por siete meses a un ternero al pie de la vaca es costoso. La alternativa es el destete precoz o temprano. Sin embargo, dado que el animal no tiene sus estómagos adecuados, el problema es cómo hacerlo sin caer en gastos que hagan poco conveniente aplicar la técnica. Por eso, la industria ha desarrollado aditivos y concentrados que permiten que el ternero madure con mayor rapidez y esté listo para el destete hasta cuatro meses antes.

Las fórmulas del destete

Pero no sólo los productos son básicos a la hora de realizar un destete temprano. Existen otros factores a considerar que pueden optimizar el proceso.

Lo primero es definir cuándo realizarlo. El mejor momento es cuando el ternero tiene dos meses de edad o, al menos, pesa 70 kilos, indica un documento del INIA de Uruguay. Sin embargo, hoy en muchas lecherías las terneras son separadas a las 48 horas de vida y se les suministra complementos nutricionales y leche fluida —natural o artificial— hasta que cumplen los dos meses.

Esto, principalmente, porque se nutre del calostro materno, que es la primera sustancia que produce la vaca luego de parir. “Es primordial para la supervivencia del ternero, porque posee cualidades excepcionales a nivel nutricional, entre las que destaca una fracción inmune de las globulinas del suelo, que le permite prevenir enfermedades neonatales. Por esta razón, más allá de la decisión que tome el productor, se le debe dar a la ternera calostro, durante al menos los dos primeros días de vida”, indica un estudio desarrollado por Berta Garzón, ingeniera agrónoma de la Facultad de Medicina Veterinaria de laUniversidad Agraria de La Habana.

La idea es que la cría pueda recibir todos los nutrientes, ya sea mediante mamaderas o directo de la vaca. No hacerlo puede exponer al animal a enfermedades y un peor desarrollo.

De hecho, que el ternero consuma el calostro significa un ahorro para el productor debido a que el aporte nutricional de 60 litros de calostro —que es más o menos la cantidad que toma un ternero— equivale, en promedio, a 15 días de dieta láctea, lo que cuesta alrededor de $ 12 mil. Si este ahorro se suma a los que ya produce el destete temprano, los costos por alimentación se pueden reducir entre $ 84 mil y $ 108 mil al año por ternero.

“Esto llevado al nacimiento de 100 terneros por año en una lechería mediana, equivale a un ahorro total promedio de entre $840 mil y $1.080.000 al anual, lo que puede ser destinado a otros fines”, explica la ingeniera agrónoma del INIA.

Hay que tener claro el sistema de alimentación que se utilizará para la cría destetada, lo que depende de la época del año. Para esto, existe un sistema de alimentación para otoño y otro para primavera.

El sistema de alimentación para otoño consiste en que el ternero pasa los dos primeros días con la madre para luego consumir el calostro materno, al que se le suma calostro excedente y cerca de cuatro litros de leche entera o sustituto lácteo. Estos sustitutos deben contar con un concentrado inicial y heno de alfalfa de buena calidad.

Entre los 2 y 3 meses, cuando el animal gana un peso de 75 kilos, se suspende esta dieta láctea y se sigue sólo con el concentrado de crecimiento, que tiene menor contenido proteico que el concentrado inicial. A esto se le suma heno de alfalfa y ensilaje -entregado, ojalá, dentro de un galpón con comederos

individuales- hasta que el animal cumple tres meses. Entre los tres y seis meses, la alimentación puede ser colectiva dentro del galpón. En estas dos etapas, además, se suma agua de buena calidad que debe estar disponible todo el día, excepto durante la primera hora después de consumir la dieta láctea.

El sistema de alimentación de primavera es muy similar. La única diferencia es que, al realizar la suspensión de la dieta láctea, se utiliza pradera durante el día y se inicia el pastoreo en vez de utilizar ensilaje.

ARTICULO COMPLETO   F0RMULAS PARA POTENCIAR EL DESTETE TEMPRANO