GRANO HÚMEDO Y PASTONE: DOS ALTERNATIVAS PARA ABARATAR LA ALIMENTACIÓN DEL GANADO

604

 

 

 

GRANO HÚMEDO Y PASTONE: DOS ALTERNATIVAS PARA ABARATAR LA ALIMENTACIÓN DEL GANADO

Mientras la harina de maíz estuvo estable pocas ganaderías apostaron por ensilar por separado el grano como manera de ahorrar en el pienso, pero ahora que los cereales dispararon su precio el interés por elaborar este concentrado en las granjas aumenta. Conocemos la experiencia de explotaciones que llevan años apostando por este método.

CAMILO FRIOL

El actual debate sobre los costes de producción de las ganaderías de leche está sacando a relucir también sus carencias. Uno de los handicaps con los que trabajan las explotaciones lecheras gallegas es el de la falta de superficie agraria suficiente y el de haber abandonado, en muchos casos, la producción agraria para centrarse en el cuidado del ganado.

Pero en momentos como el actual, de carestía de las materias primas, la autosuficiencia de las explotaciones es un factor determinante para garantizar su viabilidad económica. La mayoría de las granjas compran proteína (colza o soja, fundamentalmente) y energía (harina de maíz o de trigo) para elaborar su ración diaria, una factura que se está disparando en lo que va de año.

El ensilado permite la conservación del grano del maíz para añadir posteriormente a la ración ahorrando en el concentrado
Toda vez que la alimentación del ganado supone alrededor del 50% de los costes de producción de una explotación, cubrir las necesiddes forrajeras por medio del silo de hierba y de maíz y disponer a mayores de un excedente con el que elaborar grano húmedo permite reducir de manera importante la factura en la compra de estos insumos habituales.

Hablamos con ganaderías que llevan años elaborando grano húmedo, en algunos casos mediante una estrategia planificada en la programación anual de cultivos y en otros teniendo que comprar la materia prima, pero siempre con el objetivo de garantizar estabilidad y no depender de los vaivenes de un mercado fluctuante

Diferencias entre grano húmedo y pastone

El grano de maíz, rico en amidón, es una materia prima ideal para la fermentación láctica. El proceso puede hacerse de dos maneras, lo que daría lugar a dos productos diferentes: pastone y grano húmedo. El manejo es distinto tanto en el momento de la recogida como en su posterior tratamiento en el silo, con diferencias con respecto al del ensilado de la planta entera. Hay dos maneras básicas de ensilar el grano del maíz y cada una de ellas requiere de uno manejo diferente

La diferencia principal entre el pastone y el grano húmedo es que en el primero de los casos lleva la mazorca entera, es decir, el grano con el carozo, mientras que en el segundo se descarta el carozo y sólo se ensila el grano, por lo que el producto final tiene menos fibra pero aporta mayor energía a la ración.

Las primeras experiencias comenzaron a hacerse en Galicia hace unos 15 años, tanto en ganaderías individuales en centros de alimentación compartidos, como el CAVI de Irmandiños. En ese primer momento se apostó por el pastone, por semejarse más al ensilado tradicional del maíz, ya que el proceso se realiza con la misma cosechadora sólo que descartando la parte verde que representaría el tallo de la planta.

El pastone sale más barato pero es un producto de menor calidad que el grano húmedo porque lleva el carozo
Para hacer grano húmedo, sin embargo, se precisa de una maquinaria específica, tanto para la recogida de la espiga y la separación en la parcela de grano y carozo, como posteriormente en la explotación, donde hay que moler el grano para el ensilado. Este doble proceso encarece los costes de elaboración pero el producto resultante, además de ser mejor desde el punto de vista nutricional, tiene menos riesgos de conservación, ya que el pastone, al llevar el carozo, compacta peor. En la actualidad hay máquinas específicas para coger sólo el grano, por lo que la mayoría de explotaciones están apostando por el grano húmedo, un producto mejor y más seguro, por lo que el pastone prácticamente se dejó de hacerse.

Una buena estrategia sería dejar aquellas fincas más secas o donde el maíz se pasó para hacer grano húmedo. Dejar de hacer silo de maíz para hacer grano húmedo no compensa, pero en años de buena cosecha como este puede representar una alternativa en los casos de ganaderías que logren excedentes de producción forraxajera, por lo que una vez cubiertas las necesidades de silo de maíz de la granja, estas explotaciones podrían optar también por hacer grano húmedo dejando para esto aquellas fincas más secas o en las que el maíz ya se pasó del momento óptimo de cosecha, dado que la recolección de la espiga para elaborar grano húmedo se hace más tarde, alrededor del mes de noviembre, teniendo en cuenta cómo viene la campaña de este año, con cierto retraso debido a que las lluvias de la primavera sirvieron para mantener el maíz verde durante más tiempo. Conocemos a continuación la experiencia de tres ganaderías que llevan años elaborando estos productos concentrados a partir de la espiga del maíz:

ARTICULO COMPLETO   GRANO HUMEO Y PASTONE DOS ALTERNATIVAS PARA ABARATAR LA ALIMENTACION DEL GANADO