¿HACIA DÓNDE VA LA GANADERÍA DE PRECISIÓN?: ANTICIPAR ENFERMEDADES Y MANEJAR RECRÍA

194

LA GANADERÍA DE PRECISIÓN: ANTICIPAR ENFERMEDADES Y MANEJAR RECRÍA

La incorporación de la robotización y de las tecnologías de la información y la comunicación, especialmente con herramientas como el big data y la inteligencia artificial, están revolucionando la forma de trabajar en las granjas. Analizamos hacia donde caminan los avances aplicados a explotaciones de producción de leche

CAMILO FRIOL

La actividad diaria de muchas ganaderías de leche no empieza ya delante de sus animales sino delante de una pantalla de ordenador. El robot de ordeño ha sustituido a las salas convencionales en muchas de ellas y las alertas y el análisis de datos a la observación del ganado. Muchas de las decisiones

sobre qué hacer en materia de alimentación, ordeño, tratamientos, secado, descartes, etc., vienen dadas ya a día de hoy por algoritmos matemáticos.
Es un cambio de paradigma en el sistema de trabajo de muchas granjas donde el manejo en grupo ha dado paso al tratamiento individualizado de las vacas y las terneras. Un reciente webinar organizado por Cajamar bajo el título Hacia la cuarta revolución agraria. Digitalización en ganado vacuno lechero ha analizado el papel de estas nuevas herramientas cada vez más implantadas en lasexplotaciones lácteas intensivas. «Es increíble la velocidad de avance en materia de tecnología en el sector, por lo que es aventu rado decir a dónde vamos», asegura Fernando Estellés, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal de la Universitat Politècnica de València, que considera que la detección precoz de enfermedades tanto en vacas en producción como en terneras de recría es ahora el gran reto, una vez desarrollados e implantados ya en muchas explotaciones métodos de automatización productiva.

Por eso, además de los sistemas de ordeño robotizado, los arrimadores automáticos de comida, las unidades autónomas de elaboración de raciones o las amamantadoras nodriza para terneras, existen otros sistemas predictivos novedosos aplicados ya en granjas porcinas o avícolas y que en los próximos años podrían verse también en ganaderías de vacuno de leche.

«Se podrían detectar enfermedades respiratorias en terneras lactantes a través de micrófonos que gravan la tos, como ya se hace en cerdos,

saber cómo se distribuyen los animales en las instalaciones a través del control GPS, algo ya probado en pollos y que funciona muy bien, o contar con detectores en continuo de pH en el rumen, que aportaría datos interesantes en materia de alimentación y detección de cambios metabólicos», detalla Fernando.