HIPOCALCEMIA PUERPERAL BOVINA. REVISION

139

 

 

HIPOCALCEMIA PUERPERAL BOVINA. REVISION

Resumen

El presente artículo es una revisión de la hipocalcemia puerperal bovina en el cual se estudia la fisiopatología, los mecanismos reguladores del Ca, control hormonal, factores que influyen en la homeostasis sanguínea del Ca, factores predisponentes, desarrollo de la enfermedad, medidas profilácticas y pérdidas económicas.

Introducción

Enfermedades Metabólicas:

Las Enfermedades Metabólicas son aquellas provocadas por un desequilibrio entre los elementos que ingresan al organismo, su metabolismo y los egresos (Corbellini, 2000).

Albornoz L1, Albornoz JP1, Morales M1, Fidalgo LE2

La necesidad de satisfacer los requerimientos de alimentos de origen animal de la población y de aumentar la rentabilidad de las empresas pecuarias, ha motivado a seleccionar especies para obtener el máximo de provecho. Entre éstas el bovino ocupa un lugar relevante y para aumentar su capacidad productiva se han utilizado diversos procedimientos, tales como: la selección genética, nuevos sistemas de alimentación, procedimientos de manejo y la utilización de biotecnologías (Contreras, 1998). Con estas medidas se han logrado mayores producciones, pero ello aumenta en las vacas el riesgo de sufrir alteraciones de la salud y si además hay problemas de escasez de alimentos y problemas de manejo, la salud se alterará aun en rebaños que tengan niveles productivos relativamente bajos (Contreras, 1998).

Cuando se aumenta la producción por vaca, se trabaja con individuos seleccionados, cuya adecuación orgánica les permite tener muy buenos rendimientos pero son más susceptibles a sufrir enfermedades provocadas por una alteración del metabolismo debido al recargo de actividad que le exigen los mayores niveles productivos. En estas vacas el metabolismo energético, proteico y mineral frecuentemente se ve alterado (Corbellini, 2000).

Este aumento de la producción induce una mayor frecuencia e intensidad de presentación de las enfermedades Metabólicas o de la Producción, provocadas por un desequilibrio entre los nutrientes que ingresan al organismo, su metabolismo y los egresos a través de las fecas, orina, leche, feto, etc. Lamentablemente la mayoría de estas enfermedades son de difícil percepción, sin embargo actúan limitando la producción de las especies de un modo persistente y disminuyendo la rentabilidad (Payne, 1981).

Tanto una deficiente como una excesiva alimentación sea en minerales, energía o proteínas puede acarrear problemas, muchas veces estos desequilibrios tienen efectos aditivos o aún se potencian creando así un trastorno mayor que considerado aisladamente. La fertilidad y los problemas metabólicos están relacionados y no son separables (Lotthamer, 1992). Caso típico de estas situaciones son los fenómenos como el crecimiento, la gestación, la lactación. A este efecto distribuidor de la energía según Baumam y Currie (1980) se le conoce con el nombre de homeorresis, del vocablo griego que significa «flujo uniforme», o bien teleorresis o «flujo dirigido». Esto implica el logro de la uniformidad del flujo de nutrientes en apoyo de un estado fisiológico como por ejemplo la lactación. Para el mantenimiento de la gestación y la preparación de la lactación se producen adaptaciones metabólicas en los tejidos de una manera coordinada (Bauman y Currie, 1980; Van Saun, 1997).

Los tejidos primarios de adaptación son homeorréticos y en este grupo tenemos a los tejidos: adiposo, musculoesquelético y hepático. Los cambios metabólicos asociados con la transición desde la preñez hasta la lactación tienen lugar en todos los animales, incluidos los que están bien alimentados. Sin embargo, estos cambios metabólicos pueden llegar a ser exagerados cuando los suministros dietéticos de energía, proteínas o minerales son insuficientes, lo que conduce a la aparición de enfermedades metabólicas (Van Saun, 1997).

Lamentablemente la mayoría de estas enfermedades tienen un efecto de difícil percepción; sin embargo, actúan limitando la producción de un modo sostenido y persistente (Contreras, 1998). Las pérdidas económicas asociadas con las enfermedades del periparto tienen un elevado costo, por pérdida de producción de leche, disminución de la eficacia reproductiva, gastos veterinarios, aumento de mano de obra, productos farmacéuticos, sustitución de animales, muerte, etc. (Corbellini, 2000; Van Saun, 2010). Corbellini, (2000) y Dyk y col, (1995) sugieren que algo más del 50% de todas las lactaciones se ven afectadas por al menos una enfermedad en el periparto, lo que sugiere pérdidas económicas importantes.

ARTICULO COMPLETO     HIPOCALCEMIA PUERPERAL BOVINA