IMPACTO DEL CRECIMIENTO EN EL PERIODO PREDESTETE EN LA EDAD A PRIMERA INSEMINACIÓN Y EN LA PROBABILIDAD DE SUPERVIVENCIA A 500 Y 1.000 DÍAS EN NOVILLAS DE LECHE

221

 

 

 

 

 

IMPACTO DEL CRECIMIENTO EN EL PERIODO PREDESTETE EN LA EDAD A PRIMERA INSEMINACIÓN Y EN LA PROBABILIDAD DE SUPERVIVENCIA A 500 Y 1.000 DÍAS EN NOVILLAS DE LECHE

En las siguientes líneas presentamos el estudio de campo que llevamos a cabo en la ganadería coruñesa As Travesas Agropecuaria (Carral) con el fin de evaluar otras posibles consecuencias de una alta tasa de crecimiento predestete diferentes de la producción de leche: la probabilidad de inseminación en una edad temprana (13 meses) y la supervivencia de las terneras en dos puntos de corte: 500 y 1.000 días de vida.

Guillermo Lorenzo1, David Otero2, Elisa Cáceres3, Antonio Jiménez3, Juan Cainzos4 1Gando

Nuevas Tecnologías SL, Ferrol 2Nanta, Madrid 3Ceva Salud Animal, SA, Barcelona 4ABS España, Madrid

La recría de novillas es un aspecto decisivo para la rentabilidad de las explotaciones de ganado vacuno lechero. La importancia de la reposición de animales radica no solo en la producción de animales necesaria para mantener o aumentar el rebaño, sino también en garantizar que se consigue el perfil genético de animales más rentable para cada sistema de producción. Además de esto, constituye uno de los costes de producción más importantes.

Por otro lado, en muchas explotaciones lecheras la mayoría de la atención se centra en los animales adultos. Incluso dentro de la atención a los animales más jóvenes, es común confiar en el crecimiento compensatorio de las terneras en las fases más avanzadas de su cría y prestar poca atención a las primeras fases del crecimiento.

“LA INGESTA DE NUTRIENTES Y EL CRECIMIENTO DURANTE EL PERIODO PREDESTETE PUEDEN INFLUIR EN EL RENDIMIENTO DE UNA VACA EN SU VIDA PRODUCTIVA”

Como reflejo de esta falta de atención, existen referencias de que alrededor de un 12 % a un 35 % de las terneras nacidas no alcanzan el primer parto (Wathes et al., 2008; Stanton et al., 2012) y de que alrededor de un 17 % de las terneras que alcanzan el primer parto no llegan a hacer una segunda lactación (Wathes et al., 2008; Sherwin et al., 2016). Los datos de España, según Conafe, corroboran estas bajas tasas de supervivencia previas con cifras similares: el 16-18 % de los animales registrados son eliminados antes del primer parto y el 14-20 % son eliminados durante su primera lactación.

Varios estudios previos han indicado que la ingesta de nutrientes y el crecimiento durante el periodo predestete pueden influir en el rendimiento de una vaca en su vida productiva (Soberón et al., 2012, 2013), un plano de crecimiento alto durante el periodo predestete está asociado con una mayor producción (Bach et al., 2008) y esto puede ser debido a posibles cambios metabólicos, mamarios y epigenéticos (Brown et al., 2005 a, b; Bach, 2012; Kenez et al., 2018). La hipótesis lactocrina describe el efecto de factores transmitidos por la leche, incluyendo el calostro en su definición, en el desarrollo epigenético de tejidos específicos o funciones fisiológicas y propone que algunos factores presentes en el calostro y en la leche pueden afectar permanentemente aspectos del futuro rendimiento de la vaca como el crecimiento o la eficiencia y producción de leche. De esta manera, y más allá de su programación genética, la ternera se programa principalmente durante el periodo en el que toma leche (y también antes de nacer) para diferentes procesos de su edad adulta. Así, varios estudios han establecido que la ganancia media diaria (GMD) durante el periodo predestete es un parámetro clave para garantizar el correcto desarrollo del animal y garantizar su máximo potencial en la fase productiva adulta, fijándose un punto de corte de 820 g de crecimiento al día como “excelente” (NAHMS 2014).

ARTICULO COMPLETO     IMPACTO DEL CRECIMIENTO EN EL PERIODO PREDESTETE EN LA EDAD INSEMINACION MAS..