ÍNDICES REPRODUCTIVOS MÁS USADOS EN EXPLOTACIONES DE VACAS DE LECHE, UTILIDAD Y LIMITACIONES

167

 

 

 

 

INDICES REPRODUCTIVOS MÁS USADOS EN EXPLOTACIONES DE VACAS DE LECHE

Existen una serie de índices reproductivos muy generales y usados frecuentemente que sirven para evaluar de una manera general el estado de la explotación y su eficiencia reproductiva. Sin embargo, es interesante hacer algunas reflexiones sobre su uso y conocer la utilidad de cada uno de ellos, así como sus limitaciones.

L a mayoría de las explotaciones de vacas de leche cuentan con un sistema informático de gestión de la reproducción o tienen un servicio veterinario con dicho sistema. La gestión e interpretación adecuadas de los informes reproductivos, incluyendo índices concretos, son imprescindibles para conocer algunos aspectos del estado de la explotación y de su eficiencia reproductiva o para analizar cómo se comportan las distintas sub poblaciones de vacas o novillas y la influencia de algunos factores en la eficiencia reproductiva. Este análisis permitirá trabajar a veterinarios y a ganaderos de una manera objetiva, sacar conclusiones, tomar decisiones racionales, fijar objetivos y evaluarlos a lo largo del tiempo en un proceso de mejora continua.

Antonio Jiménez Técnico de vacuno de Ceva Salud Animal antonio.jimenez@ceva.com

Los índices no son lo mismo que los objetivos. Un índice es un número que nos proporciona una información y un objetivo es una meta que que- remos conseguir, que debe seguir los criterios del acrónimo SMART (específico, medible, alcanzable, relevante y con un tiempo establecido para alcanzarlo). Con este criterio, “mejorarla fertilidad lo más que podamos” no es un buen objetivo. Un objetivo claramente definido sería, por ejemplo, “lograr pasar del 18 % de tasa de preñez de 21 d anual en las vacas adultas en 2017 a un 20 % en 2018”.

CONSIDERACIONES GENERALES

Una idea importante es tener en cuen- ta que la eliminación de vacas provoca cambios en todos los índices. De hecho, lo más habitual es que la elimi- nación por infertilidad o la falta de inclusión en los cálculos de vacas clasi- ficadas para eliminar por infertilidad mejoren los índices reproductivos.

Otra consideración importante es que el intervalo de tiempo que usemos para su medición marca diferencias en los índices. Por ejemplo, un ganadero pue- de decir que tiene una tasa de concepción del 30 %, pero ¿es del último año?, ¿del último mes?, ¿del último trimestre?, ¿tiene en cuenta los meses de baja fertilidad?, ¿o solo los “buenos”? Para tener una información completa debemos referir el índice al intervalo de tiempo en el que se calculó.

Por último, hay que destacar que los índice generales típicamente usados son útiles para evaluar el estado de una explotación, pero se quedan cortos a la hora de detectar dónde están los logros o las áreas de mejora concretas del sistema. Para conocer cuáles son las fortalezas o debilidades del sistema, además de interpretar los índices generales hace falta hacer un análisis más profundo de la reproducción, que tendrá en cuenta otros índices más específicos o aspectos como distribución de los datos (normalmente conocemos medias, pero en muchas ocasiones es útil saber cómo se distribuyen los datos) o análisis de un índice según diferentes factores: por ejemplo, la tasa de concepción puede analizarse según fecha, días en leche, número de inseminación, número de lactación, día de la semana, inseminador, toro, tratamiento, etc.

PROBLEMAS POTENCIALES DE LOS ÍNDICES REPRODUCTIVOS

Variación: es el grado de cambio de un índice a lo largo del tiempo. Por ejemplo, en explotaciones pequeñas, la tasa de preñez de 21 d puede cambiar mucho de un intervalo de 21 d a otro. En ese caso, para evaluarla, puede ser interesante usar intervalos de tiempo más grandes.

Retraso: es el tiempo que transcurre desde que ocurren los eventos hasta el momento en que se miden. Por ejemplo, la edad al primer parto es un índice con demasiado retraso para medir la efi- ciencia que tenemos en conseguir ges- taciones en las novillas. Si en la granja se está produciendo algún cambio, nos daremos cuenta 9 meses después.

Inercia: la inercia es el efecto amortiguador o equilibrador que resulta del exceso de influencia de mediciones del pasado en la medición de sucesos ac- tuales, de tal manera que cambios recientes pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, si una explotación usa el intervalo entre partos como índice reproductivo, podemos no apreciar las mejoras o retrasos que estamos teniendo debido al gran efecto equilibrador de los datos de partos de meses anteriores (unido también al retraso entre el evento que queremos medir, la concepción, y el momento en que lo medimos, el parto).

Sesgo: es la desviación de un índice debida a la inclusión o exclusión de determinados datos. Debe tenerse en cuenta para no extraer conclusiones incorrectas. Por ejemplo: La tasa de concepción incluye en su cálculo a las vacas que se inseminan en un determinado periodo de tiempo, pero excluye a las vacas que no se inseminan. Por lo tanto, nos da una información incompleta. Si tenemos presentes estas consideraciones, entenderemos de una manera más crítica el valor concreto y las limitaciones de cada índice.

ARTICULO COMPLETO   INDICES REPRODUCTIVOS MAS USADOS EN EXPLOTACIONES DE VACAS DE LECHE UTILIDAD Y LIMITACIONES