INSTALACIONES Y BIENESTAR ANIMAL. UN MÉTODO PARA LA AUTOEVALUACIÓN

447

 

INSTALACIONES Y BIENESTAR ANIMAL.

La falta de bienestar o confort conlleva la aparición de stress. Éste repercute en la producción, eficiencia de la producción, reproducción y otras funciones productivas vitales para la rentabilidad de una explotación lechera.

Àlex Bach1 y Jose Luís Juaristi2

Introducción

Asegurar un buen nivel de bienestar del vacuno lechero es importante por cuatro motivos: 1) asegura un alto y eficiente nivel de producción, 2) reduce la incidencia de patologías, y 3) satisface las demandas (aún crecientes) de productos derivados de los animales mantenidos con altos niveles de bienestar por parte de los consumidores, y 4) ayuda a asegurar un nivel de producción local a costes y precios más elevados que pueda competir con importaciones procedentes de países con niveles de bienestar animal inferiores.

Dentro de un marco de producción de leche limitado por las cuotas, el factor más importante en la viabilidad de las explotaciones a largo plazo, es la mejora de la eficiencia de la producción, puesto que es prácticamente la única herramienta de la que dispone el ganadero para mantener su poder adquisitivo año tras año sin la alternativa de un aumento de la producción. Si el objetivo es maximizar la eficiencia productiva, se hace imperativo el asegurar un buen nivel de bienestar de las vaca.

La falta de bienestar o confort conlleva la aparición de stress. Usando un enfoque más propio de la medicina de la producción, el estrés se podría definir como el conjunto de respuestas del animal a un factor externo que reducen la capacidad de expresar su pleno potencial genético productivo. El estrés actúa a nivel fisiológico y a la larga afecta a la producción, eficiencia de la producción, reproducción y otras funciones productivas vitales para la rentabilidad de una explotación lechera.

Consecuencias Fisiológicas del Estrés

El estrés en las vacas, al igual que en humanos, afecta al funcionamiento animal y lo predispone a enfermedades. Animales estresados se reproducen peor, producen menos y se defienden peor de las enfermedades. El estrés pone a la vaca en una situación prepatológica, debilitando sus defensas y limitando su capacidad de reacción. Este aumento de la sensibilidad a las patologías, así como el descenso de la producción y la función reproductiva, son debidos a mecanismos homeorréticos. La homeorresis es el conjunto de mecanismos fisiológicos que asignan la prioridad del uso de nutrientes para las distintas funciones metabólicas del animal. Por lo general, la prioridad de uso de los nutrientes disponibles es, en orden decreciente: sis- tema nervioso central, vísceras, sistema linfático, sistema esquelético, sistema muscular, y tejido adiposo.

El coste biológico del stress es aditivo (Figura 1). En situaciones de estrés leve, las funciones menos prioritarias son las que dejan de recibir nutrientes, pero a medida que el estrés aumenta, las funciones más prioritarias empiezan a resentirse. El vacuno lechero es expuesto repetidamente a varias situaciones de estrés (vacunaciones, palpaciones rectales, vacas trabadas durante periodos de tiempo prolongados, cambios de grupos….). Cada una de estas situaciones por si sola seguramente no tendría un impacto perceptible sobre el animal, sin embargo, la suma de varias de ellas podría disminuir la cantidad de nutrientes disponibles para el tejido reproductivo o mamario

El nivel de bienestar o “cow comfort” de un animal puede afectar a varias funciones fisiológicas. Entre las funciones afectadas por el nivel de “cow comfort” las de mayor impacto sobre la rentabilidad productiva se en cuentran:

    • Aquellas que afectan al sistema inmune
  • Los cambios hormonales (reproducción, homeorresis…)
  • Alteraciones en el flujo plasmático a la glándula mamaria
  • Reducción en el consumo de materia seca
  • Una menor eficiencia de rumia
    Es importante recordar que el estrés es una respuesta biológica del animal frente a una percepción de peligro. Por lo tanto, el estrés puede existir en ausencia real de peligro, basta con que el animal perciba o asocie una situación con un peligro para generar estrés. Es decir, la vaca puede asociar una determinada situación, la presen- cia de una persona con algo negativo, y aunque no tenga que ser cierto, la percepción es lo que desencadenará la cascada del estrés.
    Causas de Estrés

    Entre los factores que influyen sobre el nivel de es- trés de una vaca se encuentran:

    • Esperar de pie más de 3 horas para ordeñarse
    • Permanecer atrapadas en la collera más de 2 horas
    • Tener que caminar sobre suelos abrasivos o resbaladizos
    • Las picaduras y el estrés causados por ectoparásitos
    • Comederos o bebederos sucios o sin comida
    • Pasillos ciegos que entorpecen el movimiento
    • Mala ventilación del establo
    • Sobrepoblación
    • Raciones mal equilibradas (acidóticas)
    • Cubículos mal diseñados
    • Personal que grita o pega al ganado
    • Calor, viento fuerte o frío intenso
Un “Cow Comfort” deficiente, altera la eficiencia de utilización de algunos nutrientes en varios tejidos. Por ejemplo, baja la eficiencia de utilización de nutrientes para crecer y producir leche, y aumenta la eficiencia de utilización energética para la termogénesis.

Del mismo modo que una ración mal balanceada puede disminuir la función reproductiva consecuencia de un aporte insuficiente de nutrientes, un estrés sostenido también puede disminuir la función reproductiva incluso con una ración adecuada, debido a que los nutrientes disponibles se priorizan para combatir el estrés antes que para mantener la función reproductiva (Figura 2). Además, la ausencia de “cow comfort”, puede disminuir la cantidad de leche producida como consecuencia de una menor ingestión, una menor prioridad del uso de los nutrientes disponibles para la producción de leche, y un empeoramiento de la función reproductiva (aumentando la media de días en leche de la explotación).

Cuantificación del Nivel de Bienestar

Determinar el nivel de bienestar en una explotación de vacuno lechero es difícil debido al gran número de factores que intervienen en él.

Para simplificar, se puede pensar que los factores que intervienen en el cow comfort son:

• Factores sociales (interacción vaca-vaca)

• Factores de manejo (interacción vaca-hombre)

• Factores ambientales (interacción vaca-entorno)

• Factores patológicos

Factores Sociales

La vaca es un animal gregario, donde el comportamiento de un animal tiende a replicarse en el resto de individuos (facilitación social). Es decir, las vacas, tienden a ir al comedero en grupos, tumbarse en grupos, ir a beber en grupos, en incluso ir a ordeñarse en grupos. Dentro de cada grupo de vacas se cree que existe un orden jerárquico que se estable rápidamente y una vez establecido es bastante estable. Cuando hay cambio de animales de un grupo a otro, este orden jerárquico debe restablecerse. Las vacas toleran, e incluso prefieren, la proximidad entre ellas a la hora de tumbarse y descansar, sin embargo prefieren distanciarse cuando comen.

 ARTICULO COMPLETO   INSTALACIONES Y BIENESTAR ANIMAL. UN METODO PARA LA AUTO EVALUACION