LA CONSANGUINIDAD

731

 

 

 

 

LA CONSANGUINIDAD

A continuación aparece la adaptación de dos artículos publicados en la revista Holstein Journal sobre la consanguinidad y la depresión consangínea para volver sobre un tema que no por ser conocido es menos interesante.

Brian Van Doormaal, director general de Canadian Dairy Network. Guelh, Canadá

Como veremos, el deterioro de algunos caracteres funcionales, cada vez más habitual, puede deberse a la intensa selección genetica, pero también a la consanguinidad, por lo que este factor se debe controlar en los apareamientos que se realicen

DESMITIFICANDO LA CONSANGUINIDAD

En los últimos años el término consanguinidad se ha puesto de moda entre productores y empresarios del sector de vacuno de leche, tanto a nivel nacional como internacional.

Por desgracia, la información que circula de boca en boca puede llevar a malentendidos y errores. A continuación se muestran sobre la consanguinidad en razas lecheras de Canadá, que pueden ayudar a aclarar algunos de los mitos más comunes que existen actualmente.

¿Qué es la consanguinidad?

Para comprender qué significa la consanguinidad en términos prácticos, son necesarios algunos conocimientos básicos sobre genes y alelos. El vacuno lechero tiene 30 pares de cromosomas y
cada gen tiene un lugar designado en cada cromosoma, que se llama locus. Los alelos son cada una de las fomras varinates de un gen en un locus y cada alelo produce variaciones en las características hereditarias. Cada animal recibe un alelo de cada progenitor. Cuando un animal recibe el mismo alelo de su padre y de su madre –y, por tanto, tiene los mismos alelos para un mismo gen– se dice que es homocigótico para ese gen, mientras que los animales con diferentes alelos para el mismo gen son considerados heterocigóticos. Los animales con ancestros comunes tienen más probabilidades de haber heredado el mismo alelo de un gen de cada uno de los padres que los animales con ancestros no emparentados. Por lo tanto, en términos sencillos, los valores de consanguinidad, expresados como porcentajes, reflejan la “probabilidad” de que un animal herede un gen idéntico de su padre y de su madre, que a su vez lo recibieron de un ancestro común.

¿Cómo se mide la consanguinidad?

Los programas informáticos se utilizan para calcular los valores de consanguinidad en base a toda la información disponible del pedigrí. Esto significa que el porcentaje de consanguinidad de un animal depende de la cantidad de datos recogidos sobre el pedigrí. Por ejemplo, el valor de consanguinidad calculado de un animal con padre conocido y madre no registrada siempre será de 0,0% ya que se considera que los padres no tienen ningún parentesco. De igual forma, los valores de consanguinidad calculados sobre dos o tres generaciones del pedigrí siempre serán más bajos que los calculados sobre datos completos del pedigrí, de diez o incluso veinte generaciones. Esto significa que todos los valores de consanguinidad estimados están en función de lo completa que sea la información del pedigrí utilizado en su cálculo. Por ejemplo, cuando para el cálculo se utilizan todos los pedigrís disponibles, el nivel medio de consanguinidad de las novillas Holstein nacidas en 2007 es de 5,6%, pero el nivel baja al 2,6% cuando sólo se consideran los ancestros nacidos durante los últimos 40 años. Esto nos lleva a un aspecto importante en lo que se refiere a los valores de consanguinidad utilizados por los programas de acoplamiento genético por I.A.

Como cada programa utiliza diferentes cantidades de información genealógica, los coeficientes calculados pueden infraestimar la consanguindad automáticamente si se dispone de menos datos. Esto significa que las recomendaciones de acoplamiento resultantes serían diferentes a pesar de que los programas puedan sugerir el uso de un nivel mínimo común de tolerancia a la consanguinidad (6,25% por ejemplo). La única forma de que todos los programas de acoplamiento sean iguales en los valores de consanguinidad es que se calculen exactamente en base a los mismos datos de pedigrí.

ARTICULO COMPLETO   LA CONSANGUINIDAD