TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LAS PATOLOGÍAS PODALES DEL BOVINO

231

 

 

 

 

 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LAS PATOLOGÍAS PODALES DEL BOVINO

INTRODUCCIÓN

Las patologías podales son un importante problema en los rodeos bovinos, principalmente lecheros, a las cuales, muchas veces, no se les da la importancia que tienen, ni en la parte diagnóstica ni en los tratamientos instaurados.

Prof. M.V. Oscar R. Perusia*. 2014. *Profesor Titular de la Cátedra de «Enfermedades de los Rumiantes» de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza, Universidad Nacional del Litoral, Argentina.

La parte diagnóstica por lo general falla por no realizarse una adecuada semiología, con lo que, los diagnósticos van a ser: «vaca renga por pietín».

¿Que significa «pietín»?. Este término tan mal usado en la patología bovina, se lo utiliza como sinónimo de toda alteración podal, no sólo por parte de los productores, sino también por algunos veterinarios y por la folletería de muchos laboratorios.

Por lo tanto muchos tratamientos son instaurados con estos criterios y por supuesto que no tienen éxito.

Por esta razón, es que sugiero la eliminación del término «pietín» y utilizar una terminología adecuada y universal no solo para poder entendernos, sino además, para de este modo realizar correctos diagnósticos y tratamientos.

También se debe aclarar que el diagnóstico y sobre todo el tratamiento de las alteraciones podales es una tarea «artesanal», que para ejercerla eficientemente debemos poseer los conocimientos anatómicos y fisiológicos del pie bovino, contar con instalaciones adecuadas (potros de sujeción), tener el instrumental necesario y conocer perfectamente las técnicas anestésicas y quirúrgicas.

DIAGNÓSTICO DE LAS ALTERACIONES PODALES

Para el diagnóstico de las alteraciones podales debemos observar el animal en estación y durante la marcha. El animal en estación nos mostrará posturas anormales que pueden indicar problemas podales.

En la observación desde atrás se puede ver, desplazamientos hacia afuera de la línea media, uni o bilaterales de los miembros posteriores, de este modo el animal desplaza el peso a las pezuñas mediales indicando dolor en las laterales.

En los miembros anteriores puede ocurrir lo mismo, como es el cruzamiento de uno de los miembros hacia el lado opuesto, indicando mucho dolor en el dedo medial (signo de fractura de la tercera falange).

En la observación lateral de las pezuñas antes de la sujeción, podemos evaluar la altura de talones que si son muy altos indican falta de apoyo por dolor en la parte posterior o si son muy bajos hay desplazamiento del peso hacia atrás debido a crecimientos exagerados de la pezuña hacia adelante con probable presencia de úlcera de suela.

También durante la estación debemos evaluar la probable atrofia muscular en la zona de los glúteos lo que nos indicará la antiguedad del proceso.

En la observación del animal durante la marcha evaluamos el grado de claudicación.

Las lesiones podales provocan por lo general claudicación de apoyo que si es muy intensa nos puede inducir a pensar en lesiones profundas que suelen ser mas graves.

Realizada esta evaluación debemos realizar la sujeción del animal, preferentemente en el «Potro» y proceder a la elevación e inmovilización del miembro afectado.

Se realiza el lavado con agua y cepillo desde el menudillo hacia abajo para continuar con la semiología adecuada: inspección, movimientos forzados, palpación-presión con pinza de tentar en la suela, búsqueda con gubia y/o alicate de soluciones de continuidad (sobre todo en la línea blanca), seguimiento con sonda de las fístulas, evaluación de las secreciones, eliminación de crecimientos córneos excesivos que pueden estar ocultando lesiones (úlcera de suela).

Realizado el diagnóstico debemos decidir el tratamiento adecuado, para muchos de los cuales debemos utilizar las técnicas anestésicas.

ARTICULO COMPLETO   TRATAMIENTO QUIRURGICO DE LAS PATOLOGIAS PODALES DEL BOVINO