LA PARATUBERCULOSIS, CLAVES PARA COMPRENDER Y PREVENIR ESTA ENFERMEDAD EN GANADO VACUNO

222

 

 

LA PARA TUBERCULOSIS, ESTA ENFERMEDAD EN GANADO VACUNO  

Esta afección se ha convertido en todo un problema para la producción bovina como revela el investigador Ramón Antonio Juste con el que conocemos algunos de los aspectos destacados para afrontar la patología en la explotación.

La paratuberculosis se presenta como unvobstáculo para la producción en muchas explotaciones de vacuno. Conocida desde hace más de 120 años, en España fue detectada en el año 1983 en ganado vacuno. Abordamos las claves de la afección.

con Ramón Juste Jordán, doctor en veterinaria experto en paratuberculosis y tuberculosis a la par que director gerente del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA) deAsturias.

Incidencia

Attachment.jpeg

Suele tener una mayor incidencia en explotaciones intensivas con sistemas bastante efectivos pero con pequeñas deficiencias que ocasionan que la infección se convierta en enfermedad en algunos animales.

«La enfermedad puede provocar un 8% de pérdidas en producción de leche yentre un 2 y un 10% de bajas en las explotaciones»

La incidencia de la enfermedad clínica como tal no es muy alta en explotaciones ganaderas. El problema radica en la dificultad para identificar las infecciones subclínicas, que no provocan síntomas y que pueden pasar desapercibidas con las técnicas de diagnóstico de las que se dispone a día de hoy. “Es difícil fijar un impacto específico del coste pero en estudios que tenemos hecho calculamos que podía producirse en torno a un 8% de pérdidas en producción de leche por la paratuberculosis”, explica Juste. La enfermedad provoca entre un 2 y 10% de bajas por año en explotaciones afectadas.

Daños

La enfermedad, propia de rumiantes domésticos, provoca una diarrea con lesiones características de enteritis crónica y caquexia, es decir, desnutrición extrema, con el consiguiente deterioro del organismo y el debilitamiento físico. La extenuación es tal que los animales mueren o llegan al punto de tener que ser sacrificados. En el intestino, lo más característico es el engrosamiento de la pared y la formación de arrugas en su cara interna. Además y, dependiendo de la especie, la paratuberculosis también puede provocar la dilatación de los vasos linfáticos de la pared del intestino en mayor o menormedida.

Aparte de las propias lesiones y los daños individuales que la paratuberculosis causa a los animales, la afección provoca una limitación productiva en las ganaderías al disminuir la producción y al reducir la capacidad de recría, puesto que la enfermedad afecta a las vacas cuando están empezando a producir, es decir a hacia los 2/3 años años. La afección se manifiesta como diarrea persistente y adelgazamiento con disminución de la producción de los animales. A causa de ello, los animales se eliminan prematuramente y, por lo tanto, se incrementa el gasto de reposición a la par que se pierde el valor carne de los animales de desvieje en el sacrificio. Más allá de las propias pérdidas, el experto reflexiona sobre el trastorno que la infección tiene en la programación productiva de las explotaciones que, en definitiva, suponen una carga adicional de preocupación eincertidumbre para el ganadero.

Cómo detectarla

Attachment.jpeg

La paratuberculosis se transmite por la vía fecal- oral en las primeras semanas de vida. Cuando se desarrolla la enfermedad es sencillo identificarla puesto que los animales presentan diarreas y adelgazan. Además las pruebas empleadas son fiables paraconfirmar el diagnóstico.

«Con una sensibilidad que no supera el 50%, las pruebas fecales son el método más efectivo para detectar la presencia de la bacteria»

De nuevo las dificultades se presentan para identificar la afección cuando existe la infección pero todavía no ha producido la enfermedad clínica y sus síntomas no son visibles. Las pruebas fecales son las más efectivas. “Pueden hacerse aislando el agente patógeno o mediante técnicas de PCR de biología molecular”, detalla el investigador. El problema de estas pruebas es su baja sensibilidad, ya que detectan solo un porcentaje reducido de todas las infecciones que se producen “Los animales no siempre están eliminando la bacteria en los excrementos por lo que por esta vía se escapan animales infectados sin detectar”, confirma el experto. Se estima que la sensibilidad de estos controles es casi de un 50%.

Otra de las vías de detección es a través de la sangre pero aún tiene menos sensibilidad. Se calcula que solo un 25% de los animales infectados dan positivo con este tipo de pruebas. “Es difícil el diagnóstico de los casos subclínicos de la paratuberculosis”, ratifica el investigador.

Tratamiento

No existen tratamientos efectivos para garantizar la cura del animal. “Se han ensayado tratamientos con inmunosupresores e incluso con algún tipo de antibiótico pero no resultan rentables económicamente además de prolongarse durante mucho tiempo”, concluye Juste.

Medidas preventivas y de control

Proteger la recría y acentuar las prácticas higiénicas son medidas preventivas fundamentales En cuanto a las medidas preventivas que se pueden aplicar en las explotaciones tanto de vacuno como de ovino y caprino se centran en acentuar la higiene para lograr un menor impacto de la enfermedad aunque “puede resultar caro y complejo en determinados tipos de explotaciones y especies, por lo que en ocasiones resulta una estrategia poco atractivapara el ganadero”, reconoce Juste.