LAMINITIS BOVINA

1336

 

 

 

LAMINITES BOVINA

La laminitis es un proceso patológico de los pies de las vacas, su etiología es muy diversa, su patogenia es complicada y su cuadro clínico muy variable. Se trata quizás del proceso podal más complicado de entender, reconocer, tratar y prevenir.

Dr. Juan Sánchez de Toca Afriga*. Inf. Vet., Córdoba, Argentina, 134. Cooperativa de Veterinarios Seragro Soc. de Coop. Gallega, España.

Dentro de su etiología están disturbios metabólicos relacionados con la alimentación, así como causas mecánicas, de estrés de manejo, que de modo aislado o en conjunto pueden provocar laminitis.

La laminitis se puede definir como una pododermatitis aséptica difusa que tiene su origen en una alteración de la micro circulación a nivel del corion podal con resultados que pueden llegar a distintos grados inflamatorios y/o degenerativos en el corion, unión dérmico-epidérmica y en consecuencia en la pezuña y en el resto de las estructuras próximas.

A la hora de estudiar la laminitis, seria conveniente separarla en sus distintas formas:

  • ♦  Laminitis subclínica.
  • ♦  Laminitis clínica aguda.
  • ♦  Laminitis clínica subaguda.
  • ♦  Laminitis clínica crónica.

1.-Laminitis subclínica: Salvo para casos especiales solo la podemos identificar tiempo después de su presencia, pues al examen de las pezuñas, aparecen los síntomas tiempo después en forma de manchas rojas por hemorragias y se nota un aumento de las lesiones podales asociadas a la laminitis como pueden ser úlceras solares, dobles suelas y enfermedad de la línea blanca.

2.-Laminitis aguda y subaguda: De aparición rápida dejando ver alteraciones en la estación como patas remetidas bajo el cuerpo, posturas de rodillas (descansando bajo los carpos) o extremidades anteriores cruzadas para minimizar el peso sobre las pezuñas internas más doloridas. Pueden aparecer enrojecimientos sobre las pezuñas, a veces cierto grado de inflamación, dolor, ingurgitación vascular y aumento considerable de la pulsación en los vasos sanguíneos distales.

3.-Laminitis crónica: Es la consecuencia de sucesivas crisis de laminitis dando lugar a unas lesiones podales bastante características de las pezuñas que muestran forma de babucha con anillos característicos, con concavidad anterior, hundimiento de los tejidos internos a la pezuña. Suele aparecer en animales con varias lactaciones, es un proceso irreversible que merma mucho la calidad de vida y las producciones y acaba por ser directa o indirectamente, sola o asociada a otros procesos, causa muy común de eliminación del animal.

INCIDENCIA

Aunque no hay datos estadísticos precisos, todo el mundo coincide en que, conforme se modernizan los sistemas de producción lechera (y también ocurre en producción cárnica) se incrementa la casuística de la laminitis.

Así en rebaños con altos índices de producción es frecuente ver brotes aislados de procesos agudos y subagudos (sobre todo en novillas alrededor del primer parto), muchas secuelas de procesos subclínicos y un porcentaje importante de casos crónicos entre las vacas viejas del rebaño.

Quizás esta mayor incidencia se puede achacar a los modernos sistemas de alimentación, estabulación y manejo, que llegan a límites peligrosos para la salud del animal.

Sin embargo es curioso observar como en rebaños que se mantienen en pastoreo aparecen (aunque con menor incidencia) cuadros clínicos similares o idénticos a los de laminitis clínicas, tanto agudas como subagudas y crónicas (estas últimas con más frecuencia). El origen de estos casos pudiera ser nutricional y ser achacable al exceso de contenido proteico y con poca fibra de la hierba tierna de rápido crecimiento de la primavera y a veces del otoño.

Es fácil de valorar la incidencia de laminitis clínica dentro de un rebaño por las manifestaciones clínicas demostrables. Para valorar la existencia o no de laminitis subclínica, tendremos que levantar los pies de las vacas y observar la existencia de hemorragias en la suela así como de las lesiones achacables a la laminitis. Hay lesiones como la enfermedad de la línea blanca, dobles suelas, úlceras solares y úlceras en la punta de la pezuña que pueden ser asociadas a la existencia previa de laminitis.

ARTICULO COMPLETO   LAMINITIS BOVINA