LAS CLAVES PARA OBTENER UNA TERNERA MÁS EFICIENTE

105

 

 

 

 

TERNERAS MÁS EFICIENTES

Dentro de la producción lechera, como en la agricultura en general, existen recetas que de acuerdo a quienes las ponen en práctica pueden generar un sinfín de beneficios. No obstante, en la mayoría de los casos, la realidad dista mucho de los resultados que se esperan.
Es lo que ocurre, por ejemplo, con el manejo de la alimentación y la nutrición de las terneras, donde a menudo los productores buscan aumentar la rentabilidad a través de la disminución de los costos diarios de crianza. Lo cierto es que en muchos casos escatimar en la alimentación de la ternera será tremendamente perjudicial para el animal y, por cierto, para el negocio del productor, el cual terminará con hembras que no alcanzarán más de dos lactancias antes de ser remplazadas.

Daniela San Martín N.

“Es común que los productores crean que teniendo un día más barato podrán tener mejor rentabilidad, pero esto no funciona así. Si tienes terneras en malas condiciones o en las mínimas condiciones, ya sea por ambiente o nutrición deficiente, puedes conseguir un día más barato, pero ese animal ganará también poco peso diario, lo que a la larga significará que necesitarás más días para alcanzar un peso deseado. Esto se traducirá en un mayor gasto”, explica Rodrigo Toro, asesor de nutrición y alimentación animal en lechería, para Bestfed.

Por lo mismo, en los últimos años se han desarrollado una serie de nuevas metodologías que apuntan al manejo eficiente de la alimentación de las terneras. Uno de los más recomendados por los expertos se enfoca en conseguir mejores resultados productivos durante la madurez de la hembra, a través de la entrega dinámica de la dieta láctea. Esto, en la práctica, consiste en entregarle al animal de forma paulatina el concentrado y darle tiempo para que su sistema digestivo se desarrolle.

La primera clave

Parte fundamental de este sistema de alimentación es la administración adecuada del calostro, primera secreción que entrega la vaca después del parto, la que contiene una alta concentración de grasas, proteínas y otros compuestos, que le aportan factores de crecimiento y hormonas al animal.

Una ternera que consume el calostro en el momento y la cantidad adecuada, disminuye sus posibilidades de sufrir enfermedades durante todas sus etapas de desarrollo. Esto, a su vez, influirá directamente en el bolsillo del productor, quien ahorrará en veterinarios.

Además de brindarle protección desde el punto de vista inmunitario, el calostro le permitirá a la ternera ganar peso más rápido.

“Montar una adecuada respuesta inmune requiere de un gran gasto de nutrientes, sobre todo de proteína. En ese contexto, una ternera bien calostreada adquiere inmunoglobulinas pasivamente desde la madre. Como gastará menos energía y proteína en montar esta respuesta, redireccionará esta energía y proteína en ganar peso”, agrega el asesor.

Así también el animal tendrá mayores posibilidades de alcanzar su potencial de desarrollo en relación a su genética.

Respecto de la cantidad de calostro que se le debiera administrar a una ternera, los expertos aseguran que ésta dependerá de su calidad.

“El mejor calostro que puede recibir un ternero es el de su propia madre, con la excepción de las vaquillas, las cuales al ser madres jóvenes no se han enfrentado a muchos patógenos y, por ende, no han desarrollado tantas respuestas inmunes. Por lo mismo, su calostro es considerado como pobre”, indica Rodrigo Toro.

ARTICULO COMPLETO  LAS CLAVES PARA OBTENER UNA TERNERA MAS EFICIENTE