MANEJANDO LA RETENCIÓN DE MEMBRANAS FETALES

429

 

 

 

 

RETENCIÓN DE MEMBRANAS FETALES

La placenta es la membrana que conecta el feto con la madre. Las estructuras de la placenta que parecen botones (cotiledones) se conectan con las carúnculas del útero. Es por medio de estas uniones (placentomas) por donde los nutrientes son transferidos de la madre al ternero. Después de un parto normal, la placenta es expulsada a los 30 minutos u 8 horas. Si después de 12 horas la placenta no ha sido eliminada consideramos que la vaca sufre retención de membranas fetales (RMF).

Noelia Silva-del-Río, CE Dairy Specialist, VMTRC, Tulare, CA

La RMF por sí misma no es un problema, sin embargo, puede favorecer la contaminación uterina. Por ejemplo, cuando la vaca se acuesta, la placenta cuelga fuera de su cuerpo y toca las camas y corrales sucios cargados con bacterias. Cuando la vaca se levanta y camina, los tejidos contaminados se regresan al útero. Una vaca con RMF tiene entre 5 y 7 veces más probabilidad de tener metritis, y su tasa de preñez disminuye en un 15% aproximadamente. Además, vacas con RMF son más susceptibles de sufrir cetosis, desplazamiento de abomaso y ser eliminadas más temprano. El costo de cada RMF está estimado en más de $300.
La incidencia de la RMF es de media un 8%, sin embargo varía de entre el 3% al 40% en diferentes rebaños. Si en su rebaño la incidencia de RMF es de más de 10%, usted debería observar más de cerca este problema. Por otro lado si la RMF es muy baja en su rebaño, usted debería asegurarse de que los chequeos de postparto y recogida de datos se hacen adecuadamente.
Algunos factores se han asociado con el aumento del riesgo de la RMF. Los más importantes son: Mecánicos: parto difícil (distocia), mellizos, terneros nacidos muertos, abortos.
Nutricionales: deficiencias en minerales y vitaminas, bajos niveles de calcio en sangre.

Manejo: estrés, obesidad.

Enfermedades Infecciosas: Brucelosis, Leptospirosis, IBR, BVD.

Después de un parto normal, el sistema inmune reconoce la placenta como un cuerpo extraño y lo ataca. Las uniones entre cotiledones y carúnculas son destrozadas y la placenta se expulsa. Sin embargo cuando el sistema inmune está debilitado, no se degradan esas uniones y la vaca termina con RMF. Hay varios factores importantes para que el sistema inmune funcione bien, y que deben de ser tomados en consideración para prevenir RMF:

• Calcio en sangre: Las vacas con hipocalcemia clínica o subclínica han mostrado una disminución de la función de los neutrófilos. Estas células inmunes tienen una función en el reconocimiento de la placenta como cuerpo extraño y su expulsión. Para prevenir la hipocalcemia, se debe ajustar el balance catión anión de la dieta (DCAD) de vacas en preparto mediante la alimentación de sales aniónicas y/o alfalfa baja en potasio.

• Vitaminas y minerales de la dieta: Deficiencias de Selenium, vitamina A o vitamina E pueden suprimir la función de neutrófilos y macrófagos durante el periodo temprano de postparto. La ración de vacas secas debe de estar formulada adecuadamente, y vitaminas y minerales (añadidos a la ración en pequeñas cantidades) deberían estar uniformemente incorporados en la ración totalmente mezclada.

ARTICULO COMPLETO   MANEJANDO LA RETENCION DE MEMBRANAS FETALES