MANEJANDO TRASTORNOS REPRODUCTIVOS EN VACAS LECHERAS

404

 

 

 

MANEJANDO TRASTORNOS REPRODUCTIVOS EN VACAS LECHERAS

Introducción

La eficiencia reproductiva es un componente crítico de una operación lechera exitosa mientras que la ineficiencia reproductiva es uno de los problemas más costosos que enfrenta la industria lechera de hoy. Los trastornos reproductivos se presentan con frecuencia en las vacas lecheras lactantes y puede afectar en forma dramática la eficiencia reproductiva en un hato lechero. Algunos de los trastornos más comunes incluyen quistes ováricos, mellizos, pérdida embrionaria temprana y placenta retenida. Estos son trastornos diversos que son similares en que todos pueden causar una función reproductiva dificultosa. La decisión de criar, tratar o eliminar las vacas lecheras que exhiben una o más de estos trastornos reproductivos es un desafío para ambos, los veterinarios y los productores lecheros. Además, existe considerable controversia entre los científicos lecheros y los practicantes bovinos en relación con el impacto económico de estos trastornos en una operación lechera y los manejos más efectivos o intervención terapéutica para tratar estos trastornos. Debido a esta controversia, los gerentes de lechería deben enfocarse en la prevención y control de los factores de riesgo asociados con cada trastorno antes que con las intervenciones terapéuticas prescriptivas. Los productores lecheros deben trabajar en estrecho contacto con el veterinario del hato para desarrollar tales estrategias de manejo y analizar las intervenciones adecuadas cuando sea necesario.

Paul M. Fricke y Randy D. Shaver Departamento de Ciencias Lácteas Universidad de Wisconsin-Madison 1675 Observatory Drive Madison, WI 53706

Función Ovárica normal en ganado.

En ganado postpúber, existen dos estructuras ováricas, folículos y cuerpo lúteo en diversas etapas de crecimiento o regresión durante los ciclos reproductivos normales. A diferencia de los machos que producen continuamente gametos durante toda su vida, las hembras reclutan sus gametos de una población finita de oocitos establecidos temprano durante el desarrollo embrionario. La foliculogéneseis es el proceso de formar, en el ovario, folículosmaduros capaces de ovulación del grupo de folículos primordiales que no crecen. Con el crecimiento de los folículos pasan por varias etapas de desarrollo (figura 1) En el ganado, menos del 1% de los 100,000 folículos presentes en la pubertad se desarrollarán hasta la madurez y ovularán.

Las funciones primarias de los folículos ováricos son 1) proteger y nutrir un oocito en desarrollo que es capaz de ser fertilizado después de la ovulación, 2) secretar hormonas esteroides que regulan la morfología y función de los órganos reproductivos así como la conducta reproductiva durante el estro y 3) proporcionar las células precursoras que luteinizarán y formarán el cuerpo lúteo después de la ovulación (Iranni y Hodgen, 1992)

Los cuerpos lúteos son glándulas endócrinas transitorias que se forman después de la ovulación de los tejidos que previamente constituyeron un folículo ovárico. La formación lútea empieza cuando crecientes concentraciones periféricas de estradiol secretado por un folículo en desarrollo indirectamente activan un incremento de hormona luteinizante (LH) a ser liberadas de la pituitaria anterior. Este incremento de LH inicia la ovulación y la luteinización de las células granulosas y tecales que cambian la biosíntesis esteroide de los estrógenos a las progestinas. La progesterona es el producto esteroide primario de la CL y se necesita para la implantación normal y el mantenimiento de la preñez en el ganado. Si no ocurre la preñez o falla en establecerse, el CL se retrae en respuesta a la prostaglandina F2α (PGF2α) secretada por el útero (Brunner et al., 1969; Boding , 1974). En las vacas no preñadas la regresión lútea normalmente se presenta alrededor del día 16 al 18 después de la ovulación. La administración de PGF2α o uno de sus análogos desde el día 6 al 16 después de la ovulación induce luteolisis en casi todos los animales, mientras que el CL es refractario a la luteolisis inducida por PGF2α del día 1 al 5 después de la ovulación.

ARTICULO COMPLETO    MANEJANDO TRASTORNOS REPRODUCTIVOS EN VACAS LECHERAS