MANEJO DE PRE- PARTO EN REBAÑOS LECHEROS

303

 

 

 

 

 

MANEJO DE PRE- PARTO EN REBAÑOS LECHEROS

El preparto forma parte del periodo de transición para la vaca lechera, este comprende desde la tercera a cuarta semana pre-parto hasta la segunda o tercera semana post-parto. El término transición es utilizado para destacar los importantes cambios fisiológicos, metabólicos y nutricionales que ocurren durante este periodo, ya que constituye un punto de inflexión en el ciclo productivo de la vaca entre una lactancia y la siguiente. Además, esta etapa juega un rol importante en la salud y productividad de las vacas.

Francisco Canto; Claudio Valdes; Jorge Ramirez. Instituto Investigaciones Agropecuarias (INIA). INIA Remehue.

Manejos inadecuados durante el periodo de transición pueden reducir el desempeño reproductivo del animal, aumentar la incidencia de enfermedades metabólicas como hipocalcemia, cetosis, hipomagnesemia y resultar en pérdidas en la producción de leche. El presente informativo abordará las estrategias pertinentes, para llevar a cabo una adecuado manejo en el periodo preparto (3-4 semana antes del parto).
Manejo sobre el animal
Es importante que las vacas y las vaquillas estén alimentadas con la dieta de preparto al menos durante 21 y 28 días, respectivamente, previos al parto. Para esto, es necesario realizar un adecuado registro de cubierta y de gestación. Con este manejo se logra una adaptación del rumen a la futura dieta post- parto.

Para reducir el estrés de la vaquilla en su primera ordeña, se sugiere suministrar el concentrado pre parto en la sala de ordeña. Con esto, además se ayuda a que las pezuñas de las vaquillas estén más firmes y adaptadas a las condiciones del terreno.

Las vacas se deben agrupar para controlar las conductas de dominancia y se debe asegurar que todas tengan igual acceso a la comida. Además se recomienda separar vacas de vaquillas primer parto, para evitar conductas agresivas y de dominancia por parte de las vacas que puedan impedir el acceso al alimento (Figura 1).

Manejo de la alimentación

La dieta preparto tiene como objetivo:

Cubrir los requerimientos de mantención, además del desarrollo del feto y la ubre. Favorecer la adaptación ruminal al cambio de dieta mediante la adaptación de los microorganismos ruminales.
Reducir la incidencia de enfermedades metabólicas y otros problemas de salud cercano al parto.

Propiciar un mayor consumo voluntario al inicio de lactancia y con esto conseguir una menor pérdida de peso y una mayor producción de leche.

Antes de usar o comprar algún forraje conservado se debe realizar un análisis nutricional del material incluyendo contenido de materia seca (MS), energía metabolizable (EM), fibra detergente neutro (FDN), proteína cruda (PC), calcio (Ca) magnesio (Mg) fósforo (P), potasio (K), sodio (Na) y cloro (Cl).

La compra de alimentos conservados debe ser planificada. Comprar heno y/o ensilaje en bolo de un solo lote y de un solo proveedor, de esta forma asegurar una calidad homogénea (Figura 2).

La dieta debe incluir todos los componentes principales requeridos para una adecuada dieta pre-parto, esto significa cumplir con los siguientes requerimientos:

  • Consumo de Materia Seca (MS) de: 11 a 13 kg de MS
  • 2,6 Mcal de EM/kg MS
  • Fibra detergente neutro (FDN) 40 a 50% de la dieta
  • Proteína cruda (PC) 13 a 15 % de la dieta
  • Balance catión anión de la dieta debiera ser entre -100 y 0 meq/kg (idealmente cero)
  • Calcio (Ca) < a 0,6%, Fosforo (P) < a 0,4%
  • Magnesio (Mg)a > 0,45%

ARTICULO COMPLETO   MANEJO DE PRE- PARTO EN REBANOS LECHEROS