MANEJO REPRODUCTIVO PARA MEJORAR LA EFICIENCIA ALIMENTARIA

98

 

 

MANEJO REPRODUCTIVO PARA MEJORAR LA EFICIENCIA ALIMENTARIA

En este artículo, el autor se centrará en analizar el aumento continuo de la producción de leche por vaca por unidad de peso corporal metabólico, y la adopción de nuevos métodos genómicos para la selección de animales que comen menos, pero que producen la misma cantidad de leche.

Dr. Pedro Meléndez

La eficiencia alimentaria en Estados Unidos se ha más que duplicado en los últimos 70 años, en gran medida, como respuesta a la selección y manejo de vacas para aumentar la producción de leche. Las ganancias continuas en la eficiencia alimentaria son posibles a medida que adoptamos nuevas tecnologías y mejoramos el uso de los ya existentes. Muchos factores influyen en la eficiencia alimentaria de las vacas en los planteles lecheros. Por ejemplo, la eficiencia alimentaria disminuye directamente por las pérdidas de campo y de confección de forrajes en los predios lecheros. La eficiencia alimentaria también es alterada indirectamente por la composición de la dieta y el manejo de las vacas y la genética. Esto a partir de los efectos de factores como el consumo de materia seca, la producción de leche, los requerimientos de mantención, la digestibilidad de la dieta y la partición y eficiencia en el uso de los nutrientes.

Este artículo se centrará en dos áreas para futuras mejoras en la eficiencia alimentaria: 1) el aumento continuo en la producción de leche por vaca por unidad de peso corporal metabólico, y 2) la adopción de nuevos métodos genómicos para seleccionar vacas que comen menos para producir una misma cantidad de leche.

Cabe destacar que este artículo se basa en la presentación de los Drs. Michael Bandera y Kent Weigel de las Universidades de Michigan y Wisconsin, respectivamente, quienes recientemente participaron en un importante seminario en Estados Unidos.

Definición de la eficiencia alimentaria

La eficiencia alimentaria es una característica compleja para la cual ninguna definición es adecuada. La eficiencia alimentaria debe ser considerada durante toda la vida de una vaca e incluir todos los alimentos utilizados, desde que el animal es un ternero hasta

que es lactante. También se deben considerar todos los productos, incluyendo la leche y sus sólidos, la carne y el animal per se. De igual forma, se debe contemplar que la eficiencia alimentaria depende de cómo se utiliza la energía y/o la proteína de la dieta. En este artículo nos enfocaremos más en la eficiencia en el uso de la energía.

La energía bruta (EB) es la energía química total de un alimento. Parte de ella se pierde a medida que el alimento se va digiriendo. La energía perdida, por su parte, se va eliminando por las heces, los gases, la orina y el calor asociado al trabajo metabólico de la fermentación, digestión y el procesamiento de los nutrientes. La energía química restante se conoce como energía neta (EN), y se utiliza para sobrellevar funciones de mantenimiento y productivas, como el crecimiento, la síntesis de leche y el desarrollo fetal.

Habiendo aclarado estos conceptos, la eficiencia alimentaria, que se define como la energía capturada en la leche y el tejido corporal, dividido por el total de la energía bruta u original del alimento consumido por una vaca durante su vida, está altamente correlacionada con la producción de energía de la leche por unidad de peso corporal. Los componentes principales que afectan la eficiencia alimentaria se pueden dividir en: 1) los que afectan el mantenimiento y la dilución de este o la porción de energía neta que se captura en la leche o en los tejidos del cuerpo en lugar de ser utilizados para el mantenimiento, y 2) los que alteran la conversión de la energía bruta en energía neta, donde se incluyen la dieta y los efectos de la vaca.

Para mejorar la eficiencia alimentaria y la porción de energía neta que se captura en los productos, podemos centrarnos en estos factores de forma independiente; y enfocarnos en buscar el aumento continuo en producción de leche por vaca por unidad de peso corporal metabólico, respectivamente. Para este último objetivo, nos podemos basar en nuevos métodos genómicos que se encuentran disponibles.

ARTICULO COMPLETO   MANEJO REPRODUCTIVO PARA MEJORAR LA EFICIENCIA ALIMENTARIA