MANEJO DE TERNEROS EN GRUPOS DESPUÉS DEL NACIMIENTO: SU IMPORTANCIA DESDE EL BIENESTAR

349

 

 

 

TERNEROS EN GRUPOS DESPUÉS DEL NACIMIENTO

INTRODUCCIÓN

Según la normativa europea para la protección de terneros (Directiva 2008/119/CE), se permite alojarlos de forma individual únicamente hasta las 8 semanas de vida especificando que los animales tienen que tener contacto físico y visual con otros terneros. Así pues, los alojamientos individuales con muros continuos o sin contacto físico directo entre ellos no cumplirían las normas mínimas de bienestar animal.

Desde el punto de vista del bienestar, el ambiente de los animales debe estar adaptado a sus necesidades y permitirles expresar su comportamiento típico (Dereti y col., 2016).

Barbara Nely Leite Praça1, Eva Mainau2, Isabel Blanco Penedo3 1Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil 2Dpto. de Ciencia Animal y de los Alimentos. Universitat Autónoma de Barcelona 3Dpto. de Rumiantes y Epidemiología Veterinaria. Universidad Sueca de Ciencias Agrarias

EL APRENDIZAJE EN CONDICIONES NATURALES

 

Attachment.jpeg

En condiciones naturales, los rumiantes son presas de otros animales y viven en grupos sociales para protegerse de los depredadores. Tras su domesticación, mantuvieron este comportamiento gregario en los sistemas de producción con una necesidad social de interactuar con los demás y formar grupos caracterizados por una jerarquía social de liderazgo o dominación y subordinación.

En un rebaño en condiciones naturales, sin interferencia humana, la vaca y su ternero pasan la mayor parte del tiempo aislados del resto del grupo durante la primera semana después del nacimiento, en un intento de la vaca de esconder y proteger a su cría. A medida que avanza la lactación, el ternero aumenta el tiempo entre las tomas de leche y estas se terminan más rápidamente. Es entonces cuando aumenta la ingesta de hierba y es finalmente des- tetado en algún momento entre los 8 meses, si es hembra, y los 11 meses de edad, si es un macho (Reinhardt y Reinhardt, 1981).

En este ambiente natural también interactúan con los adultos (Price, 1985; Sato y col., 1987; Teixeira y col., 2009). El ganado lechero, como el resto de los animales de granja, necesita aprender a interactuar con su medio para poder responder de forma adecuada a los cambios ambien- tales y de manejo a los que se enfrentará a lo largo de su vida. Como tal, es importante comprender el desarrollo del aprendizaje por parte de los terneros y cómo el ambiente influye en ese desarrollo. Los terneros se van integrando cada vez más en el rebaño a lo largo de sus primeras semanas de vida. Con todo, les gusta olerse y lamerse, estar junto con las crías de su propia edad, jugar, correr como un grupo y pelear de forma divertida, es decir, interactuar con otros animales. De hecho, en un estudio de condicionamiento basado en recompensas (Holms y col., 2012), los terneros estaban más motivados para tener acceso al contacto social completo con otros animales de su misma edad cuando tenían contacto total entre ellos que cuando se delimitaba el contacto solo a la cabeza.

ALOJAMIENTO INDIVIDUAL. ¿ES MOMENTO PARA CAMBIAR ESTA PRÁCTICA?
En España el 40 % de los terneros lactantes se aloja hasta el destete, entre las 6-8 semanas de vida, de forma individual, mientras que el 60 % es alojado en corrales en grupo justo después del nacimiento. En países como Austria, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Reino Unido los ganaderos dan preferencia a alojar a estos lactantes en corrales individuales, mientras que Grecia, Irlanda y Suiza suelen usarlos para el alojamiento en grupo (Marcé y col., 2010).

El alojamiento individual puede aportar beneficios como la reducción de la diarrea y las enfermedades respiratorias, además de ayudar a controlar la ingesta individual de alimento (Bittar y Rocha, 2016). Aunque el tipo de alojamiento es un factor de riesgo de enfermedades diarreicas y respiratorias en terneros lactantes, hay que recordar que la higiene, las prácticas de alimentación y de manejo y la ventilación son factores a tener en cuenta para combatir su aparición (Marcé y col., 2010)

ARTICULO COMPLETO   MANEJO DE TERNEROS EN GRUPOS DESPUES DEL NACIMIENTO SU IMPORTANCIA DESDE EL BIENESTAR