MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE CALOSTRO EN TERNEROS: RESPUESTAS SIMPLES A PREGUNTAS COMPLEJAS

195

 

 

 

 

MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE CALOSTRO EN TERNEROS

1 Introducción

En una encuesta (Ver Anexo) sobre manejo y alimentación del calostro realizada a veterinarios de Santa Fe y Córdoba que asesoran tambos con rodeos chicos (< 100 vacas), medianos (100 a 200 vacas) y grandes (> 200 vacas) se determinó que:

a) el suministro de 2 a 3 litros de calostro durante la primera toma es la práctica mas frecuente, con un leve incremento a medida que crece la escala productiva. No obstante, una quinta parte de los establecimientos no lo tienen establecido,

b) independientemente del tamaño de los tambos, las tres cuartas partes de los mismos suministran calostro mediante botella o mamadera, con un incipiente empleo de sonda orofaringea en los tambos grandes. El amamantamiento directo es una práctica que se realiza en menos del 10 % de los tambos encuestados,

c) alrededor del 85 % de los establecimientos calostra a sus terneros antes de las 6 horas de nacidos,

d) la totalidad de los tambos chicos suministran a los terneros calostros de sus madres, disminuyendo la proporción en un 20 % a medida que los tambos van pasando a medianos y grandes. Por otra parte, se observa un incremento proporcional similar en la práctica de pool de calostro a medida que los tambos pasan de chicos a medianos y de medianos a grandes.

e) la determinación de calidad de calostro no es una práctica de rutina en los tambos. Sólo el 50 % de los mismos la realiza, con un incremento en la proporción de empleo a medida que los tambos pasan de medianos a grandes.

En síntesis, y de acuerdo a los encuestados, el manejo más frecuente consiste en suministrar con mamadera 2 a 3 litros de calostro de su madre o de un pool de vacas antes de las 6 horas de nacidos. Además solo la mitad de los mismos determina la calidad inmunológica del calostro que suministra de manera indirecta

En el INTA1 se generó información conducente a mejorar el crecimiento de stock lechero, al realizarse una serie de trabajos experimentales tendientes a optimizar algunos factores que afectan la absorción de calostro, a saber,

  • La transferencia de inmunidad pasiva en terneros alimentados con calostro al nacimiento o a las 6 horas posteriores, alimentados con 2,5 o 4,0 litros de calostro,
  • La administración de 4 litros en una sola toma o en dos tomas de 2 litros cada una,
  • La administración de manera natural de calostros adecuados e inadecuados según la calidad inmunológica.

En todas las experiencias se realizó un monitoreo de la calidad de calostro de vacas para determinar y cuantificar la proporción de calostros adecuados.

El objetivo general de este trabajo fue generar y analizar información proveniente de una serie de estudios (ensayos) sobre el manejo alimenticio del calostro ofrecido a terneros Holando.

2 Ensayos realizados

Estos ensayos fueron publicados en el 2015 y 2016 en congresos de Producción Animal

2.1. Concentración de sólidos totales en calostro de vacas Holstein según el número de parto

Los refractómetros digitales (% Brix) presentan aceptable sensibilidad y especificidad para estimar IgG en calostro, indicando que permiten diferenciar calostros de buena y mala calidad (Bielmann y col., 2010). El punto de corte recomendado para calostro de alta calidad (>50 g of IgG/L) es de 21 % Brix (Quigley, col., 2013) a 22 % Brix (Bielmann y col., 2010). Una recomendación estratégica es el descarte de calostro de vacas de 1ra y 2da lactancia. Esto significaría que, aproximadamente, el 30 % de las vacas a partir de su tercera lactancia deben producir calostro para el 100 % de los terneros (Weaver y col., 2000). El objetivo del trabajo fue medir la concentración de sólidos totales (ST) de calostro del primer ordeño obtenido de vacas de primer, segundo y tercer o más partos.

El trabajo se realizó en un tambo de la EEA INTA Rafaela con 113 vacas Holando paridas entre 9/4 al 19/9/15. Se obtuvieron muestras del primer ordeñe posparto de vacas primíparas (n=31), de segundo (n=25) y del tercer parto o posteriores (n=56). En ellas se determinaron los sólidos totales (ST) con un refractómetro digital (Brix) (ATAGO PAL-1). Se realizó estadística descriptiva, un ANOVA para detectar diferencias en la calidad del calostro según el número de partos (Di Rienzo y col, 2011).

ARTICULO COMPLETO   MANEJO Y ALIMENTACION DE CALOSTRO EN TERNEROS RESPUESTAS SIMPLES A PREGUNTAS COMPLEJAS