MANUAL PARA LA CRÍA EFECTIVA DE NOVILLAS

284

 

 

LA CRÍA EFECTIVA DE NOVILLAS

P. ocas paradojas resultan tan llamativas en el sector del vacuno lechero, y aún en el contexto de cualquier empresa, como la relativa a la cría de las novillas de reposición en nuestras explotaciones, y de hecho también en general en las de todo el mundo.

Y es que, no deja de ser sorprendente que el área de trabajo que afronta la cría, la salud, el crecimiento, el desarrollo y el estado reproductivo de la futura fuente principal de ingresos de nuestra empresa, sea casi de manera sistemática la más descuidada, y la que queda automáticamente detrás de otras prioridades.

El ganadero conoce de sobras los motivos de esta aparente contradicción, en la que la intensidad y la constancia necesarias del trabajo diario en la explotación, junto con las cada vez más exigentes condiciones que debemos cumplir en cuanto a profesionalidad y especialización para la producción de leche, nos llevan a una, inevitable hasta cierto punto, desviación de los trabajos y atenciones hacia los animales en lactación.

Es por ello que desde estas páginas, además de reivindicar la importancia de los esfuerzos en la cría de nuestras futuras vacas lecheras analizando sus costes y carencias, queremos trazar una guía a base de pautas sencillas que ayuden al ganadero a conseguir novillas de 23 – 24 meses de edad al primer parto, minimizando las desviaciones respecto estas cifras y con un óptimo estado de salud, crecimiento y desarrollo que sean compatibles con producciones satisfactorias

A. CRITERIOS DE RENTABILIDAD PARA LOS OBJETIVOS DE LA CRÍA DE NOVILLAS NOVILLAS

El propósito del rebaño de novillas en la explotación leche- ra es la provisión de reemplazos para las vacas que abando- nen la explotación, incrementando el progreso genético. Para ello, los objetivos clásicos recomendados para las novillas lecheras de reemplazo son los 567 Kg de peso justo después del parto, a los 24 meses de edad.

En primera lactación las producciones óptimas se dan cuando el peso posparto es aproximadamente entre los 545 y los 590 Kg. , independientemente de la edad al primer parto.

Las producciones decaen cuando el peso corporal posparto excede los 590 Kg. para las mismas edades al primer parto, sugiriendo que novillas con excesiva condición corporal presentan producciones de leche inferiores, por su mayor predisposición a patologías metabólicas como el hígado graso, cetosis e ingestiones reducidas de materia seca. Además, novillas excesivamente engrasadas presentan también incidencias mayores de distocias (Hoffmann et al. 1996).

Las novillas mayores producen más leche que las pequeñas porque deben crecer menos para alcanzar el tamaño corporal maduro, por lo que los nutrientes se pueden utilizar para la producción de leche en vez del crecimiento. Las novillas pequeñas también suelen conseguir menos comida en el pesebre debido a la competencia con novillas más pesadas y dominantes.

ARTICULO COMPLETO    MANUAL PARA LA CRIA EFECTIVA DE NOVILLAS