MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO

194

 

 

 

 

MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO

El microbioma mamario, cuya existencia no se puede poner en duda por meras opiniones en favor o en contra, es una realidad y con mucha probabilidad está involucrado en la patología de la mastitis bovina.

VAHID SHOKOUHI DVM,MS

RESUMEN

En el estudio se detallan los nichos ecológicos de humanos y de bovinos junto con referencias a la ecología ambiental , para situarse dentro del mundo real de los microorganismos, tal y como están organizados en la naturaleza, y no tratar la ubre afectada como una estructura inanimada y aislada que requiere reparación.

El microbioma mamario puede tener microorganismos que procedan desde otros órganos o del ambiente. Algunos miembros pueden llegar incluso de otros nichos ecológicos externos.

Después de una breve revisión y omitiendo temas ya muy discutidos o fáciles de consultar en la literatura, se abre un debate sobre cómo se puede cuidar y mejorar la homeostasis y evitar la disbiosis, especialmente a nivel de una granja o una población para el mejor control de la mastitis bovina.

INTRODUCCIÓN

La base de un control eficaz y permanente de la mastitis bovina reposa sobre el conocimiento de factores predisponentes y causantes de la misma y en muchos casos, sobre estrategias de prevención antes que el tratamiento.

Hemos de aceptar que en una granja de vacas lecheras el objetivo ha de ser un control eficaz y no la erradicación.

El control de la mastitis es multifactorial y por tanto requiere tener información suficiente y amplia sobre la mayoría de los factores, no una información selecta, sino cierta noción básica y valida procedente de fuentes fidedignas.

Puesto que esta revisión no es un trabajo académico, sino que está destinada a la práctica de campo, se han recordado y revisado ciertos aspectos básicos para facilitar su uso y aplicación. Se ha optado por una información técnica sin fronteras, para no estar repitiendo los datos tradicionales que nos pueden impedir mirar más allá de nuestros conceptos.

Sin restar importancia a los agentes infecciosos, un planteamiento sencillo de causa y efecto no puede conducir al éxito en el control eficaz y duradero en una población de vacas lecheras.

Este principio parece que coincide con los conocimientos actuales del microbioma de las ubres, que está descartando las conclusiones clásicas basadas en cultivos bacteriológicos.

La presente revisión no busca repetir los detalles clásicos de la mastitis bovina, que están al alcance de todos, sino abrir las barreras impuestas por la metodología tradicional, demostrando el inmenso campo que puede ser de ayuda para completar y actualizar nuestros conocimientos.

La realidad es que para prevenir la mastitis se ha de tener en cuenta, no solamente los factores infecciosos, sino a un grupo de factores que intervienen tanto a nivel del sistema inmune local perturbando su función, como en el desequilibrio de la homeostasis microbiana.

La implicación de la microbiota normal de la glándula mamaria en la interacción entre patógenos y huésped está siendo estudiada y cada vez salen a la luz informaciones más recientes. El problema que suele ocurrir es que, cada disciplina trata de filtrar las informaciones según la rama correspondiente, enfocándolas a la vieja costumbre de patología de causa y efecto, e intentando buscar modelos no dinámicos y más bien estáticos para hacer fácil su aplicación en la práctica.

EL MICROBIOMA

La biosfera comprende aproximadamente desde 10 km por debajo hasta 10 km por encima de la superficie del planeta Tierra. En realidad, el 90 por ciento de los seres vivos viven en una zona que se localiza entre 1 km por debajo y 1 km por encima de la superficie terráquea.

La biosfera, el marco de la actividad ecológica, permanece siempre en un estado de equilibrio dinámico. Aquí están presentes muchos elementos biológicos y físicos en un estado de equilibrio33 .

La ecología, según la definición34 , es una rama de Biología que se ocupa de la relación o interactuación de los organismos vivos con su ambiente y con otros organismos.

ARTICULO COMPLETO   MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO