MONITOREANDO LA VACA EN TRANSICIÓN

243

 

 

 

LA VACA EN TRANSICIÓN

La vaca en transición se define como aquel animal que va desde los 21 días preparto hasta los 21 días postparto. Este período es crucial para todo el ciclo productivo de la vaca ya que en esta etapa ocurren una serie de cambios fisiológicos y metabólicos que la vaca debe enfrentar, a los cuales se debe adaptar, incluyendo una depresión innata de la inmunidad, haciendo que la vaca sea más suceptible a las enferemdades infecciosas tales como la mastitis y la metritis. Aún cuando el manejo de un rebaño puede ser el óptimo, la aparición de enfermedades es siempre una realidad. Sin lugar a dudas estas enfermedades le significan pérdidas economicas manifiestas al productor; por lo tanto el monitoreo de la salud del rebaño es fundamental para el diagnóstico precoz de estas enfermedades y para establecer las medidas de control y de manejo que ayuden a minimizar estas pérdidas. El monitoreo debe considerar un adecuado manejo del preparto, parto y postparto.

Pedro Meléndez, MV, MS, PhD Profesor Asociado Medicina Productiva del Bovino Colegio de Medicina Veterinaria, Universidad de Missouri, EEUU

1.Preparto

Durante el preparto uno debe observar el rebaño todos los días ya que muchas veces las vacas, especialmente las primerizas, tienden a adelantar su parto antes de la fecha prevista. Se debe además ser riguroso en la observación de los animales tratando de pesquisar cuadros de edema mamario y proceder según las pautas establecidas en un artículo previo. También debemos evaluar el pH urinario, si es que en este grupo se están usando sales aniónicas para prevenir los cuadros de fiebre de leche. Se puede aprovechar la muestra de orina para medir los niveles de cuerpos cetónicos, ya que muchas veces estos cuadros pueden empezar a aparecer en el preparto, sobre todo en rebaños mal manejados y que además presentan problemas de obesidad de sus vacas preparto. El pH urinario se dede medir semanalmente en una submuestra de 5 a 10 animales preparto.

2.Manejo del parto

El parto es un evento de mucho estrés para el animal, por lo tanto la vaca debe parir en una óptima condición corporal (3.25 a 3.75, escala 1 a 5), en un ambiente limpio y tranquilo y el manejo del parto o intevención debe ser criteriosa y oportuna. Es deber del veterinario del predio preparar y entrenar al personal (maternero) que monitoree el parto e intervenga cuando sea necesario. Además, se le debe enseñar al maternero que si el parto no evoluciona en forma normal dentro de 2 horas y después de intervenir en forma criteriosa y concluir que no es posible corregir el problema bajo métodos tradicionales, se debe llamar en forma inmediata al veterinario. Un llamado a tiempo e intervención oportuna delveterinario puede implicar que sobre el 95% de los partos complicados pueden culminar con una cría viva y una madre con un pronóstico muy favorable durante el período postparto.

3. Evaluación y procesamiento de la vaca recién parida

Después de nacida la cría se debe separar en forma inmediata de la madre y se debe procesar según las pautas de manejo del ternero recien nacido. En cuanto a la madre, se debe procesar dentro de las 12 horas de parida basado en una rutina de manejo. Se debería evaluar la actitud del animal para observar si se encuentra atento al medio ambiente, sin decaimiento, etc. y descartar cuadros de fiebre de leche. También se debe inpeccionar la zona genital para descartar traumas o desgarros perivaginales que requieran corrección quirúrgica. Vía palpación vaginal se debe descartar la presencia de otro ternero al interior del útero y la presencia de desgarros cervicales o uterinos y descartar hemorragias. Además se debe evaluar la glándula mamaria y sus secreciones para descartar la presencia de mastitis clínica.

La aplicación de 20 a 30 UI de ocitocina via endovenosa permitirá una contracción violenta del útero que ayudará a eliminar las loquias (fluidos uterinos) y evitar prolapsos del útero. Ademas la ocitocina ayudará a una mejor bajada de la leche. Si la vaca presenta signos de hipocalcemia clínica se debería tratar con calcio endovenoso (500 ml de borogluconato de calcio al 20%). Si el cuadro es más solapado y la vaca no permanece echada, la aplicación de calcio via oral puede ser otra alternativa (510 g de propionato de calcio y 300 ml de propilen glicol mezclado con 4 litros de agua o 300 g de Cloruro de Calcio en forma de pasta o gel). Tan pronto como la vaca es procesada se debe mover a un grupo postparto por al menos 15 días y se debe alimentar con una dieta de lactancia pero con mayor cantidad de fibra efectiva (> 10% de particulas > 19 mm de largo). La vaca debería ser ordeñada dentro de 6 horas de parida para obtener un calostro de buena calidad.

3. Programa de monitoreo postparto

Tan pronto como la vaca recién parida comienza su lactancia el estrés de producción y los desbalances metabólicos pueden afectar la involución uterina postparto con las indeseadas consecuencias de retención de membranas fetales y metritis, un anormal funcionamiento del sistema digestivo con riesgos de acidosis y desplazamientos del abomaso, una glándula mamaria más propensa a contraer infecciones y desarrolar mastitis y un marcado estado de pérdida de condición corporal con movilización excesiva de grasas y la consecuente producción elevada de cuerpos cetónicos y el potencial desarrollo de hígado graso. En este contexto, se hace inprecindible la detección temprana de estos cuadros para poder tomar las medidas oportunas tanto de manejo como de control. Independiente si la vaca recién parida está en un grupo de vacas frescas (vaca de transición postparto) o si las condiciones no permiten tener un grupo extra y la vaca está en un grupo de primer tercio de lactancia, se debería monitorear su estado de salud en foma más intensa durante los primeros 10 a 14 días postparto. Si no es posible realizarlo todos los días, al menos se debería hacer el esfuerzo de llevarlo a cabo día por medio. Este programa ha sido utilizado en forma exitosa en rebaños de EEUU y día a día está siendo una práctica muy común en Chile, donde se trata de reducir en forma drástica el nivel de eliminación de animales durante el primer mes de lactancia y se trata de ameliorar la aparición de enfermedades tanto clínicas como subclínicas. La vaca debería ser apartada inmediatamente después del ordeño de la mañana y ser evaluada según los siguientes parámetros:

ARTICULO COMPLETO     MONITOREANDO LA VACA EN TRANSICION