NIVELES DE INSULINA Y GLUCOSA COMO INDICADORES DE EFICIENCIA REPRODUCTIVA Y PRODUCTIVA EN VACAS POSPARTO

204

 

 

 

 

EL BALANCE ENERGETICO NEGATIVO (BEN) PROVOCA CAMBIOS EN CONCENTRACIONES DE GLUCOSA

Resumen

El objetivo del presente estudio fue determinar las concentraciones plasmáticas de glucosa e insulina en hembras bovinas, a los 15, 30, 45 y 90 días posparto relacionándola con condición corporal, producción láctea y período parto primer celo. Se estudiaron40 vacasHolsteinfriesian, distribuidas al azar en cinco rebaños localizados en el cantón Loja, Ecuador; Tomandose muestras sanguíneas después del ordeño, en ayuno, a los 15, 30 y 45 días post parto; se determinóniveles promedios de glucosa: 47.90; 47.09 y 46.43 mg/dl; y de insulina en: 5.54; 5.05 y 5.28uU/ml,respectivamente, concluyendo que las concentraciones sanguíneas de glucosa e insulina son bajas durante el posparto y que altos niveles de glucosa y bajas concentraciones de insulina son característicos del intervalo parto-celo entre 46 y 90 días,debido a que la glándula mamaria utiliza glucosa como fuente de energía para síntesis de lactosa,variando según el número de parto, siendo mayor en vacas con cinco y seis partos; siendo los niveles de insulina altos en vacas con tres y cuatro partos. No obstante, los altos niveles de glucosa y bajas concentraciones de insulina son característicos del intervalo parto-celo entre los 46 y 90 días ya que las bajas concentraciones de insulina redirigen a la glucosa hacia la glándula mamaria.Este trabajo confirma que la CC al parto es un factor determinante en el reinicio de la actividad ovárica ya que la insulina influencia la secreción de GnRH, LH y FSH, que actúan directamente en el ovario influyendo sobre la sensibilidad a las gonadotrofinas.

C. Rosales1, H. Chamba-Ochoa1, R.Chávez, M. Pesántez1, y E. (1)Universidad Nacional de Loja, Carrera de Medicina Veterinaria y 1 Benítez .Zootecnia Resumen Contacto: hermogenes.chamba@unl.edu.ec

Introducción

La primera fase de la lactancia coincide con condiciones metabólicas adversas, originadas en el déficit energético ocasionado por el bajo consumo de energía y la alta producción lechera. Miettinen (1995) refiere que el balance energético negativo (BEN) provoca cambios en concentraciones de glucosa y de hormonas relacionadas con el metabolismo intermediario de la energía, que se expresa con hipoglicemia e hipoinsulinemia; la hipoinsulinemia en la fase inicial de la lactancia es parte de una serie de cambios coordenados que ocurren alrededor del tiempo del parto para soportar la lactancia. Bajos niveles de insulina plasmática reducen el consumo de glucosa por tejidos periféricos (adiposo y muscular) y, facilita un mayor consumo de glucosa por la glándula mamaria. Matthew (2008) afirma que en vacas con balance energético negativo (niveles de glucosa por debajo de 30 mg/dl) la fertilidad es reducida.

Giraldoet al. (2009)concluyen que concentraciones alteradas de insulina (niveles bajos) pueden afectar el desarrollo folicular, madurez y sensibilidad al estímulo de la hormona luteinizante (LH), lo que podría conducir a anovulación y formación de quistes, también investigaciones recientes, han demostrado que vacas productoras de carne durante el anestro posparto con bajas concentraciones plasmáticas de insulina son incapaces de ovular un folículo dominante en respuesta al amamantamiento restringido, a pesar de presentar incremento en la frecuencia pulsátil de LH. (Domínguez et al., 2007).

La glucosa es un metabolito básico para el desempeño fisiológico, productivo y reproductivo, necesario para la producción de lactosa y por consiguiente determinante en la lactogénesis, es el sustrato energético más importante para favorecer el metabolismo energético e incrementar la producción láctea, más aún en vacas lecheras a pastoreo, ya que es originada casi exclusivamente a partir de la gluconeogénesis hepática (Reynolds et al., 2003). Durante el período comprendido entre las tres semanas previas al parto y las tres semanas posteriores a éste, la gluconeogénesis puede no estar totalmente estimulada. Esto se debe a una baja disponibilidad de precursores en dietas de baja calidad o a una falla en la adaptación hepática preparto, favoreciendo la presentación de balance energético negativo (BEN) y la lipomovilización (Bruss, 2008 y Block, 2010).

En vacas en lactancia temprana, estos fenómenos son fisiológicos, sugiriendo que éstas pueden ser susceptibles a esteatosis e hipercetonemia al presentar bajos niveles de insulina (Basogluet al., 1998). La glándula mamaria es capaz de utilizar glucosa con bajos niveles de insulina, y dadas las altas demandas de glucosa para la producción lechera, la toma de glucosa por la glándula mamaria afecta la glicemia, la cual debe estabilizarse por incremento en la tasa de gluconeogénesis, así como por la disminución en las tasas de oxidación de la glucosa (Madsen, 1883).

El balance nutricional de la ración influye sobre indicadores metabólicos como son glucosa, insulina, factor 1 insulinoide de crecimiento (IGF-1), colesterol, urea (BUN), ácidos grasos no esterificado (AGNEs). Las concentraciones de insulina e IGF-1 aumentan gradualmente durante el postparto. Las vacas en BEN tienen menor concentración de insulina e IGF1. La insulina e IGF-1 influencian la secreción de GnRH y LH. El control endocrino está influenciado por los tejidos que responden al estado metabólico o nutricional del animal (Giraldo et al., 2009).

Matthew (2008) han demostrado la importancia de la insulina como señal mediadora en los efectos de los cambios agudos en la ingesta de nutrientes sobre la reproducción de las vacas de leche. Sin embargo, es importante recordar que aunque las dietas altas en almidón incrementan la secreción de insulina, un aporte excesivo de almidón fermentable tiene el potencial de inhibir la ingesta de materia seca y, por lo tanto, puede disminuir cualquier potencial beneficio de la manipulación de la dieta en la función ovárica (Galvis et al., 2003).

Ante un déficit energético en el que la dieta no llega a cubrir los requerimientos, el organismo produce un fenómeno llamado switch (Interruptor) corporal entre las diferentes fuentes de energía, y comienza a utilizar las reservas energéticas endógenas con una eficacia promedio del 80% (Cortes, 2011), el evento crítico puede ser el aumento de glucosa en sangre.

El incremento de glucosa ocurre cuando la síntesis de glucosa excede a la demanda. Un aumento en la concentración de insulina eleva los rGH hepáticos y IGF-1 hepático. El incremento de IGF-1 realiza un feedback negativo sobre la GH y la disminución de ésta reduce la movilización grasa desde el tejido adiposo. (Matthew, 2008). El incremento de la insulina también produce un descenso en los rGH del tejido adiposo y reduce la respuesta del tejido graso a la GH, y la relación entre la insulina y el sistema de somatotropina, por lo tanto, asegura una respuesta coordinada a los cambios en la demanda y disponibilidad de nutrientes durante la lactancia temprana. (Giraldoet al., 2009).

El término “perfil metabólico” involucra el estudio de diferentes grupos de parámetros sanguíneos para monitorear el estado metabólico y de salud de las vacas lecheras (Payne, 1989), por lo que se plateo como objetivo: determinar las concentraciones plasmáticas basales de glucosa e insulina en vacas en ayuno, a los 15, 30, 45 y 90 días post parto y su relación con la condición corporal, producción láctea y período parto primer celo.

Materiales y métodos

La Investigación se realizó en el cantón y provincia de Loja, Ecuador, ubicada a3°53 ́18,49 ́ ́, a 2100 msnm de altitud, de clima templado, con una temperatura media anual de 18°C, precipitación de 900 mm/año y, humedad relativa del 77%.(Estación Meteorológica La Argelia, Universidad Nacional de Loja, 2013).Se estudiaron 40 vacas, en los días 15, 30, 45 y 90post parto, se calificó la condición corporal, se cuantificaron los rendimientos lácteos y, se registró el reinicio de la actividad ovárica en un máximo de 90 días. Las muestras de sangre fueron extraídas de la vena yugular, en la mañana, de vacas en ayuno, después del ordeño; las variables de estudio fueron: niveles plasmáticos de insulina yglucosa y, su interrelación con: periodo de presentación de celo, periodo parto – concepción, producción de leche y condición corporal.

Los análisis se realizaron en el “Laboratorio de Diagnóstico Veterinario” de la Carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia y en el Centro de Biotecnología de la Universidad Nacional de Loja, para la determinación de los niveles plasmáticos de insulina (UI/ml)se utilizó la técnica de ELISA con el kit AccuBind Elisa Microwells, que se basa en el uso de antígenos o anticuerpos marcados con una enzima, de forma que los conjugados resultantes tengan actividad tanto inmunológica como enzimática. Al estar uno de los componentes (antígeno o anticuerpo) marcado con una enzima e insolubilizado sobre un soporte (inmuno adsorbente) la reacción antígeno-anticuerpo quedará inmovilizada y, por tanto, será fácilmente revelada mediante la adición de un substrato especifico que al actuar la enzima producirá un color observable a simple vista o cuantificable mediante el uso de un espectrofotómetro o un colorímetro.

ARTICULO COMPLETO   NIVELES DE INSULINA Y GLUCOSA COMO INDICADORES DE EFICIENCIA REPRODUCTIVA Y PRODUCTIVA EN VACAS POSPARTO