NUTRICIÓN DE VACAS EN TRANSICIÓN EN SU FUTURO DESEMPEÑO REPRODUCTIVO

155

 

 

 

VACAS EN TRANSICIÓN EN SU FUTURO DESEMPEÑO REPRODUCTIVO

La disminución de la eficiencia reproductiva en el ganado lechero se ha documentado no solo en los EUA, sino también en Irlanda, Reino Unido y Australia. Idealmente, las vacas deben estar preñadas a los 85 días en leche, la tasa de concepción a la primer inseminación debería ser de más de 50 por ciento, los números de inseminación por lactación deberían ser menos de 1.7 y el intervalo de parto debería ser menor a 390 días.

Daniel Luchini, Ruminant Product Technical Services, Adisseo

Tales objetivos son difíciles de alcanzar y el progreso es lento. Entre 1996 y 2007, los días al primer servicio de un hato Holstein en EUA mejoraron de 92 a 85 días con una tendencia en la dirección correcta. Sin embargo, el número de inseminaciones por lactancia y el intervalo entre partos aumentó de 2.1 a 2.5 y de 410 a 422 días respectivamente.

La tasa de preñez (PR) depende tanto de la detección de calor (HD) como de la tasa de concepción. Mejorar HD mejorará PR. En los últimos años, muchos protocolos de inseminación se han diseñado para sincronizar mejor el calor, lo que mejora las posibilidades de éxito para mejorar la PR.

Sin embargo, menos del 50 por ciento de las vacas quedan embarazadas en la primera inseminación; por tanto, las vacas deben ser inseminadas al menos dos veces. A pesar de la disponibilidad de muchos protocolos exitosos de HD y sincronización, un objetivo esencial debe ser crear un ambiente uterino sano para asegurar que el embrión llegue a término. El éxito o fracaso depende de lo que ocurre durante el periodo de transición.

La transición es fundamental para la reproducción.

Attachment.jpeg

Un estudio reciente evaluó el efecto de la condición corporal (BCS) cercana a la IA programada (TAI) en el rendimiento reproductivo de vacas lecheras lactantes. Las preñeces por IA fueron mayores para vacas que ganaron BCS, intermedio para vacas que mantuvieron su BCS y menor en vacas con baja BCS durante los primeros 21 días de transición (Figura 1).

En conclusión, la pérdida depeso durante las primeras tres semanas después del parto pueden tener un impacto negativo en la fertilidad a la primera inseminación, incluso si la IA ocurre a más de cinco semanas después de la pérdida original de peso corporal. Estos resultados destacan la importancia de proporcionar un régimen de alimentación a las vacas en su lactación temprana para minimizar la pérdida de peso corporal.

Reproducción y Nutrición

La producción de leche aumenta incluso más rápido que la energía de ingesta en las primeras cuatro a seis semanas después del parto. Las vacas de alto

rendimiento experimentarán balance energético negativo (NEB). La demanda de nutrientes para la síntesis de la leche se aumenta durante la lactación temprana y si no se logra una ingesta de nutrientes compensatoria para cubrir las necesidades para producción de leche, las funciones reproductivas pueden deprimirse.

Además, la incidencia de enfermedades y trastornos son altas durante el periodo de transición y tienen un impacto negativo en el rendimiento reproductivo.
El NEB experimentado por vacas lecheras antagoniza la reanudación de los ciclos ovulatorios. Durante el postparto temprano, la reproducción se difiere a favor de la supervivencia individual. En la vaca lechera moderna, la lactancia se convierte en prioridad, lo que va en detrimento de las funciones reproductivas.

La ovulación retardada se ha relacionado repetidamente con el estado de la energía. Por lo general, la primer ovulación después del parto en ganado lechero se produce de 10 a 14 días después del punto más bajo del NEB. El peso drástico y la pérdida de BCS causada por una ingesta inadecuada o enfermedad son asociadas con la anovulación y anestro en ganado lechero, lo que compromete el éxito reproductivo a la primer inseminación post parto.

Una anovulación post parto extendida o anestro extiende el periodo de parto a la primer IA y reduce la fertilidad durante el primer servicio post parto. Las vacas anovulares no sólo tienen detección de estro y tasa de concepción reducidas sino también un porcentaje de preñeces por IA más bajo.

El tiempo de la primer ovulación postparto determina y limita el número de ciclos estrales que ocurren antes del comienzo del periodo de inseminación. En la mayoría de establos lecheros, menos del 20 por ciento de vacas deben estar anovulatioras a los 60 días después del parto.

ARTICULO COMPLETO   NUTRICION DE VACAS EN TRANSICION EN SU FUTURO DESEMPENO REPRODUCTIVO