OBSTETRICIA Y NEONATOLOGÍA BOVINA: XIV. NEONATOLOGÍA BOVINA

193

 

 

 

NEONATOLOGÍA BOVINA

El parto es el momento de mayores cambios y adaptaciones en el animal; hasta ese momento el feto dependía de la placenta para respirar, alimentarse y excretar. Los pulmones se deben expandir para ser funcionales y la circulación convertirse de fetal a adulta. El recién nacido es expuesto a un gran número de estímulos externos a los que debe adaptarse y correlacionarse.

El feto en su vida intra y extra uterina.

Hasta el parto, la vida del feto está íntimamente ligada a la de la madre, de la cual depende: Los órganos fetales, hasta el término de la gestación, se encuentran todavía en formación y desarrollo, a excepción parcial de aparato circulatorio, los otros sistemas y aparatos tiene funciones incompletas. La mayoría de las funciones son cumplidas por la placenta.

Corazón y sistema circulatorio (feto y neonato)

La formación del sistema circulatorio se inicia en una primera fase embrionaria. El desarrollo del corazón y del sistema cardiovascular en el organismo del feto crece y se diferencia, durante el período de desarrollo intrauterino para ser nutrido por la placenta, y desde el momento del nacimiento el pasaje de circulación placentaria ala pulmonar sucede sin dificultades.

La unión entre la placenta y el feto se asegura a través de codón umbilical, el cual se encuentra envuelto en amnios. Dentro de esta vaina, rodeada de tejido conjuntivoblando, están las dos Aa. umbilicales y las dos V. umbilicales.

La sangre arterial a nivel placentario, de las venas umbilicales; la sangre ingresa y pasa a la V. porta y atraviesa la zona capilar del hígado y desemboca en la V. cava caudal. La sangre mixta en esta zona va hacia la aurícula derecha del corazón, parte de la sangre de la V. umbilical, llega directamente a la V. cava posterior a través del conducto de Arancio, no pasando por el hígado.

Las dos aurículas del corazón se unen a través de una amplia abertura, el Foramen Ovale, que se encuentre en el septus interauricuar. A través de este orificio fluye la mayor parte de sangre mixta proveniente de la V. cava posterior, que pasa de la aurícula derecha a la aurícula izquierda, para pasar al ventrículo izquierdo. La parte de sangre que queda en la aurícula derecha es transportada al ventrículo derecho. La división del flujo sanguíneo sucede en la aurícula derecha por medio del tubérculo intervenoso.

Con la contracción de los ventrículos, la sangre es llevada del ventrículo izquierdo a la A. aorta, mientras que la sangre del ventrículo derecho pasa a la A. pulmonar. Visto que el pulmón no se ha desarrollado y que los vasos sanguíneos del pulmón oponen una notable resistencia al flujo sanguíneo, la mayor para de la sangre, pasa de la A. pulmonar hacia la A. aorta descendente (shunt arterio-venoso), pasa a través del amplio ducto arterio-venoso de Botallo y eludiendo la vía de la corriente sanguínea pulmonar. El pulmón del feto, es irrigado a través de sangre que pasa para su nutrición; por lo tanto las aurículas derecha e izquierda del corazón fetal están conectadas funcionalmente en paralelo.

La A. aorta ascendente transporta sangre mixto rico en oxígeno desde el ventrículo izquierdo para la provisión del cerebro y las partes anteriores del cuerpo fetal.

La sangre mixta pobre en oxígeno de la A. aorta abdominal irriga las partes posteriores del cuerpo fetal y los órganos abdominales y luego de irrigar las zonal capilares en parte regresa al corazón a través de la V. cava caudal. La mayor parte de esa sangre es vehiculizada a través de las A. umbilicales a la placenta. A partir de la A. aorta abdominal del feto salen las dos arterias iliacas internas y de ellas las dos Aa. umbilicales, que conducen sangre venosa fetal a la placenta. En el sistema capilar placentario se produce la asimilación de oxígeno y de las substancias necesarias para el desarrollo del feto.

Con la primera respiración, se inician y abren los pulmones y se reduce la resistencia de los vasos pulmonares. En el mismo tiempo se forma una depresión intra torácica. Aumenta considerablemente la irrigación pulmonar, esto lleva a un aumento del flujo sanguíneo a través de las Vs. pulmonares en la aurícula izquierda. El aumento de la presión que sucede en la aurícula izquierda, en los primeros momentos después del nacimiento, el cierre de la válvula del Foramen oval que se abre entre las aurículas. Esta también es favorecida por el hecho que al mismo tiempo se cierra la V. umbilical, y se reduce el flujo sanguíneo hacia la aurícula derecha.

ARTICULO COMPLETO   OBSTETRICIA Y NEONATOLOGIA BOVINA XIVNEONATOLOGIA BOVINA