PARTO Y PUERPERIO

213

 

 

 

 

 

 

LA PREPARACIÓN PARA EL PARTO COMPRENDE DIVERSOS PROCESOS

PARTO

El parto es el proceso fisiológico por el cual el útero gestante expulsa de la madre, en el momento apropiado al feto y su placenta.
La preparación para el parto comprende diversos procesos, que incluyen la maduración del feto (anatómica y fisiológicamente), para que pueda vivir independiente de la madre; la preparación del canal de parto (pelvis, cérvix, vagina y vulva), para que se facilite el paso del feto y sus membranas; la activación del miometrio, para lograr la expulsión del feto y sus membranas y el estímulo de la glándula mamaria para proveer de leche al neonato.

MVZ MSc Arturo F. Olguin y Bernal

ETAPAS Y ENDOCRINOLOGÍA DEL PARTO

En la vaca, el parto ocurre alrededor del día 280 de gestación (con un rango de 10 días más o menos). Se sabe que el feto es el responsable del inicio del parto, al originar una compleja cascada de fenómenos endócrinos que promueven el inicio de las contracciones del miometrio y la dilatación del cérvix (primera etapa del parto), la expulsión del feto (segunda etapa del parto) y la expulsión de la placenta (tercera etapa del parto).

PRIMERA ETAPA DEL PARTO

En los rumiantes domésticos, a medida que avanza la gestación, la corteza adrenal del feto se vuelve paulatinamente más sensible a la hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Este proceso de maduración es esencial para el inicio del parto, ya que al final de la gestación, la rápida acumulación de tejidos fetales sobrepasa la habilidad de la placenta para suministrarsustratos a la tasa requerida, y el útero ya no se puede distender mas y el feto inicia un proceso de sufrimiento. Esto origina que el hipotálamo fetal secrete la hormona liberadora de la ACTH, que a la vez desencadena la liberación de la ACTH por la adenohipófisis, la cual estimula la corteza adrenal del feto para producir cortisol.

La disminución de progesterona permite el cese del bloqueo provocado en el miometrio, y el aumento en la producción de estrógenos, la síntesis de prostaglandinas y oxitocina así como la expresión de sus receptores, propicia la actividad de la musculatura uterina.

El cambio en la relación estrógeno-progesterona causa la liberación de prostaglandinas, principalmente de la prostaglandina F2alfa (PGF2alfa) uterina, la cual produce un incremento en la actividad del miometrio. También la liberación de la PGF2alfa promueve la regresión del cuerpo lúteo, entre 24 y 36 horas antes del parto, lo que provoca una drástica caída en los niveles de progesterona, de 12 a 24 horas antes del parto. Por lo tanto, la disminución en los niveles de progesterona se lleva a cabo, tanto por la conversión de progesterona a estradiol en la placenta, como por el proceso luteolítico ocasionado por la PGF2alfa.

A medida que el estradiol y la prostaglandina se elevan, el miometrio incrementa notablemente su contractibilidad. Este incremento inicial de la contractibilidad de la musculatura uterina es importante para el comienzo de la primera etapa del trabajo de parto. Las primeras contracciones uterinas permiten que el feto logre su estática normal en el canal materno para el parto.

El canal de parto sufre una serie de cambios para facilitar el paso del feto y sus membranas; por acción de las prostaglandinas (PGE2 y PGF2alfa) permite la relajación y la dilatación del cérvix, lo que favorece el paso del producto.

Otra hormona involucrada en este proceso de relajación del canal materno es la relaxina, la cual causa el reblandecimiento del tejido conectivo del cérvix, y promueve la elasticidad de los ligamentos pélvicos; su síntesis es estimulada por la PGF2alfa. La presión que se ejerce en el cérvix, al incrementarse las contracciones uterinas, estimula a las neuronas hipotalámicas productoras de oxitocina. Esta hormona, que se libera a la circulación sistémica, actúa facilitando las contracciones del miometrio iniciadas por el estradiol y la PGF2alfa. A medida que la presión contra el cérvix continúa incrementándose, la fuerza de contracción de la musculatura alcanza un pico; cuando esto ocurre, el feto entra en el canal cervical y la primera etapa del parto se completa.

SEGUNDA ETAPA DEL PARTO

La expulsión exitosa del feto requiere fuertes contracciones del miometrio y de los músculos abdominales de la madre. Una vez que el feto se ubica en el canal materno, entra en un estado de hipoxia. La hipoxia incrementa los movimientos del feto, lo cual propicia contracciones adicionales del miometrio. La presencia del feto en el canal materno desencadena un reflejo para la contracción de los músculos abdominales de la madre (pujo).

Otro de los efectos de la elevación del estradiol, antes del parto, es estimular la actividad secretora del aparato reproductor, especialmente del cérvix.

El moco “lava” el tapón de gestación, reduciendo la fricción en el canal materno para que el feto pueda abandonar el aparato reproductor con relativa facilidad. Los fluidos del amnios y el alantoides también participan en el proceso de lubricación del canal materno; estos se liberan al incrementarse las contracciones uterinas y ocasionan que las manos y la cabeza del feto ejerzan presión sobre las membranas fetales. Cuando la presión alcanza cierto nivel, las membranas se rompen con la posterior pérdida de los fluidos.

TERCERA ETAPA DEL PARTO

En la mayoría de las especies, la expulsión de las membranas fetales ocurre inmediatamente después de la expulsión del feto; para ello es necesario que en el lado materno de la placenta se separen las vellosidades coriónicas de sus criptas, lo cual es producido por una poderosa vasoconstricción de las arterias en las vellosidades.

CARACTERISTICAS DEL PARTO EN LA VACA

Durante las últimas semanas de la gestación, la hembra se prepara para el parto y el inicio de la lactación. Esto hace posible detectar una serie de cambios físicos, conductuales y fisiológicos que indican un parto inminente. En la vaca, un signo evidente de la proximidad del parto es la relajación de los ligamentos pélvicos, conocido como “vaca quebrada”. En las vaquillas el desarrollo de la ubre, puede empezar varios meses antes del parto, pero en vacas pluríparas no es tan notorio, hasta las últimas semanas de gestación. Al acercarse el parto, la glándula mamaria secreta calostro de color amarillo, aproximadamente tres o cuatro días antes del parto. La vaca tiende a aislarse de sus compañeras de hato, sobre todo cuando está en pastoreo; se muestra inquieta y se echa y levanta repetidamente. Sin embargo ninguno de los signos de aproximación del parto es suficientemente específico para poder predecirlo con certeza.

Aunque la vaca inicia el parto de pie, generalmente pare en recumbencia lateral. La estática normal del feto al momento de su expulsión es en presentación longitudinal anterior, en posición dorsosacra y en actitud de miembros y cabeza extendidos.

La tercera etapa del parto se caracteriza por el desprendimiento y eliminación de la placenta, lo cual ocurre normalmente 8 horas después de la expulsión del feto, aunque puede llevarse desde algunos minutos hasta 12 horas, sin que sea considerado anormal. La duración del parto es variable, sin embargo cuando este se prolonga más allá de los límites considerados normales, se abre la posibilidad de una distocia, lo cual acarrea serias dificultades, tanto al feto como a la madre.

ARTICULO COMPLETO   PARTO Y PUERPERIO