PLANTAS TÓXICAS QUE AFECTAN AL GANADO CAPRINO

1199

 

 

 

 GANADO CAPRINO

Compuestos químicos que reducen la calidad del forraje

Las plantas que consumen las cabras poseen una amplia variedad de propiedades químicas y físicas que reducen el valor del forraje y sirven como una barrera en el pastoreo. Los compuestos anti-nutricionales pueden reducir la digestibilidad de los nutrientes, producen efectos tóxicos o causan enfermedad. Para crear estrategias de manejo del ganado en agostaderos, es importante entender como estos compuestos afectan a los animales en pastoreo. Algunos compuestos de las plantas reducen la calidad del forraje debido a que son casi indigestibles para las cabras o tienen efectos químicos que limitan la digestibilidad de otros compuestos de las plantas. Por ejemplo, la lignina, taninos y resinas pueden reducir la digestibilidad del forraje ligando los nutrientes. Elevado contenido de compuestos indigestibles como lignina silicio o ceras también pueden disminuir las propiedades digestivas de una planta y disminuyen la preferencia (selectividad). Compuestos como el gosipol y taninos, que ligan proteínas pueden disminuir la digestibilidad desactivando enzimas digestivas. Compuestos como los aceites esenciales y taninos tienen efectos antimicrobiales que destruyen microbios en el sistema digestivo, por lo que disminuyen la digestibilidad.

Muchas plantas que crecen en el agostadero contienen compuestos que causan una variedad de efectos neurológicos negativos y efectos metabólicos en las cabras y son, por tanto, llamados “tóxicos”. Estas plantas venenosas pueden matar a las cabras o causar anormalidades, tales como defectos al nacimiento, esterilidad, ceguera o parálisis. Algunos compuestos causan problemas a las cabras que los consumen, pero no necesariamente son considerados tóxicos. Por ejemplo, algunos herbívoros reducen su consumo de alimento cuando consumen toxinas como alcaloides, taninos condensados, aceites esenciales y fitotoxinas (mezquite).

La toxicidad o efectos detrimentales de cualquiera de los compuestos de las plantas depende de que tanto la cabra la consuma. Los mismos nutrientes pueden causar daño si son consumidos en altas cantidades. Por ejemplo, las cabras algunas veces se enferman después de ingerir grandes cantidades de frutas o granos debido a su alto contenido de azucares y almidones que se degradan rápidamente en el rumen y causan problemas patológicos, timpanismo o fiebre. Los cabras que consumen alimentos con alto contenido de proteína degradable en el rumen pueden experimentar altos niveles de amoniaco ruminal y enfermarse.

Roque Gonzalo Ramírez Lozano
Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Autónoma de Nuevo León, Cd. Universitaria, San Nicolás de los Garza, N.L., México roqramir@fcb.uanl.mx

Como las cabras se defienden en contra de los compuestos ani-nutrimentales

Para que las cabras se mantengan sanas estando en pastoreo, deben consumir plantas nutritivas y evitar plantas tóxicas o de baja calidad nutritiva. Para lograr lo anterior, poseen varios comportamientos adaptativos que evaden toxinas e incrementan los nutrientes ingeridos, además de sistemas internos que detoxifican o toleran fitotoxinas consumidas.

Comportamiento selectivo

El comportamiento selectivo es la primera línea de defensa en contra de los efectos negativos de las plantas que contienen compuestos tóxicos. Los animales en pastoreo son los más sensibles a los compuestos de calidad y anti-nutricionales de las plantas. Por ejemplo, los animales seleccionan dietas de alta calidad del forraje disponible. Ellos también seleccionan plantas y partes de plantas de relativamente baja toxicidad. Los animales acompañan estas sabias decisiones relacionando el sabor de las plantas con las consecuencias digestivas positivas o negativas. Los compuestos químicos y estructurales de las plantas dictaminan la energía potencial digestible, producción de nutrientes, o toxicidad de una planta. Las habilidades de digestión y detoxificación de los animales en pastoreo, y sus microbios ruminales, determinan la producción de nutrientes, energía, o toxinas provenientes las plantas. Los resultados de estas interacciones entre la planta y el animal determinan la palatabilidad del forraje. La clave de cómo los animales responden a los factores anti-calidad en las plantas, se centra por lo tanto, en las consecuencias del consumo.

Aprendiendo a base de experiencias

Cuando una cabra en pastoreo huele y prueba una planta, el sabor es, ya sea agradable o desagradable depende de las experiencias previas del pastoreo. Cuando una planta es consumida, esta proporciona un efecto de retroalimentación durante la digestión. Si el consumo de una planta mejora el estatus de los nutrientes o energía del animal, el sabor de la planta se vuelve más deseable y placentero. Si el consumo de la planta produce daño, el sabor se vuelve adverso y desagradable. Estas relaciones de consecuencias de sabor forman las bases de los gustos y disgustos, y por tanto, la cabra busca alimentos altamente palatables y evita los no palatables. Los patrones resultantes de comportamiento generalmente conducen a incrementar el consumo de alimentos nutritivos y limita el consumo de plantas tóxicas o de baja calidad nutritiva.

Aprendiendo de otros

Las cabras viven en grupos multigeneracionales en los cuales la información dietética puede fácilmente pasarse de cabras experimentadas a las no experimentadas. Los animales jóvenes, por tanto, no requieren completa y perfecta información de la dieta al nacer. El aprendizaje proveniente de la madre y puede iniciarse antes que las cabras jóvenes consuman sus primeros alimentos. Los sabores en el fluido uterino y la leche de la madre pueden influir la preferencia de los alimentos. Sin embargo, conforme los animales maduran, son más influenciados por sus propias experiencias dietéticas que por las de su madre o otros modelos sociales.

Patrones adaptativos de consumo

Una navegación exitosa en la variación estacional y espacial de la calidad del forraje en medios ambientes de pastoreo, se pueden completar conociendo que tanto se debe consumir, cuando y que más se puede comer. Los animales en pastoreo, como las cabras, tienen una fuerte y natural tendencia a seleccionar dietas compuestas de varios tipos de plantas y prueban las plantas disponibles en una forma regular. Este comportamiento puede incrementar la posibilidad de ingerir los nutrientes necesarios y reducen la potencialidad de consumir en exceso toxinas. Los efectos tóxicos de una planta son determinados principalmente por la cantidad consumida, aunque la tasa de ingestión también es importante. Los animales en pastoreo, como las cabras, pueden evitar la toxicosis limitando su consumo de una planta tóxica en particular cada día para permitir el suficiente tiempo de detoxificación, y limitar los efectos potenciales acumulativos de una toxina en particular.

ARTCULO COMPLETO   PLANTAS TOXICAS QUE AFECTAN AL GANADO CAPRINO