¿POR QUÉ ACELERAR EL RITMO DE CRECIMIENTO DE LAS VAQUILLAS DE REMPLAZO?

221

 

 

 

ACELERAR EL CRECIMIENTO DE LAS VAQUILLAS DE REMPLAZO

La visión del periodo de crecimiento de los reemplazos de hato como un periodo improductivo en el cual el productor invierte dinero en la cría y recría que luego de la primera parición con el inicio de la producción comienza a recuperar su inversión. De aquí, que la inversión de dinero durante el periodo sin retorno alguno se transforma en un incentivo para el productor que buscara acelerar el crecimiento de sus reemplazos buscando alternativas que aseguren mayores ingresos luego del periodo de levante de las vaquillas de reemplazo. La comprensión del impacto de programas que aceleren el crecimiento previo al destete deberá tener en cuenta la influencia inmediata de los mismos y además los niveles de producción de las vacas de primera lactación en referencia a la leche producida, edad a primera parición, longevidad, etc. (Drackley, 2005).

Daniel Werner1 & Dr. Gaby Adin2. 1- Centro Internacional de Cooperación para el Desarrollo Agrícola (CINADCO), Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Israel. 2- Departamento de Producción Animal, Servicio de Extensión Rural (SHAHAM), Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Israel.

En Israel el costo de reemplazo en hatos lecheros ocupa un importante lugar en los costos de producción de leche. Diferentes análisis económicos realizados desde los años 90 hasta estos días demuestran la importancia de la cría y recría de los reemplazos en el presupuesto de las fincas lecheras. Los costos varían entre el 15-20% del total de los costos de la actividad lechera de la finca. Dentro de estos costos, deberemos tener en cuenta los gastos de trabajo, salud, alojamiento y la nutrición. Este último, en la mayoría de los programas nutricionales comunes en Israel alcanza aproximadamente un 60% del total de los costos de cría y recría. Por lo tanto, si dentro de nuestros objetivos se encuentra la reducción de los costos asociados con la crianza y los reemplazos, deberemos, en primera instancia analizar cuáles son las alternativas y sus posibles influencias futuras de los programas sobre el crecimiento y rendimiento de las recrías como vacas de producción en el hato lechero.

La pregunta a realizarse es cuando y como a lo largo del periodo de cría y recría se presentan alternativas de alta factibilidad en referencia a lograr reducir costos de cría o aumentar niveles de producción luego del parto que justifiquen cambios en el manejo de nuestros reemplazos.

Como ejemplo podemos mencionar el periodo puberal. La pubertad está directamente asociada con el peso y el largo de la gestación es un dato fijo. De aquí que el adelanto de la edad a primera parición estará directamente relacionado con la aparición de la pubertad y la concepción.

Acelerar el crecimiento a lo largo de la cría deberá basarse en la eficiencia y rapidez en el aumento relativo de peso y altura. Un simple análisis de las diferentes etapas en el crecimiento de las vaquillonas nos muestra que aproximadamente el 50% del aumento relativo de la altura se produce durante los primeros seis meses de vida y el 50% del aumento de peso de las vaquillas se alcanza en los primeros 12 meses de vida (con ritmos de crecimiento estándar. Estos hechos nos permiten hacer foco en las primeras etapas del desarrollo de la vaquillona de reemplazo

En el presente artículo proponemos analizar las influencias de programas de crecimiento acelerado durante los primeros 60 días de vida y las posibles influencias en los índices de producción luego de la primera parición y a lo largo de la primera lactancia.

En el presente artículo proponemos analizar las influencias de programas de crecimiento acelerado durante los primeros 60 días de vida y las posibles influencias en los índices de producción luego de la primera parición y a lo largo de la primera lactancia.

La etapa nacimiento-desleche es en general el periodo que, en sistemas intensivos como el existente en Israel tendrá una duración que varía entre los 55 a 60 días. Durante este periodo se deberá tener en cuenta que el sistema digestivo de las terneras es “inmaduro” y se caracteriza por una nutrición basada en esquemas que limitan las cantidades de leche o lacto reemplazantes a un 8-10% del peso vivo (PV). Paralelamente, se recomienda “alentar” a las terneras al consumo temprano de concentrados del tipo “starter” con el objetivo de estimular el crecimiento papilar de las paredes ruminales y su funcionabilidad. En resumen: rápida transformación del sistema digestivo de mono gástrico a rumiante.

Este esquema de nutrición conduce en general a resultados en los que luego de aproximadamente 60 días (desleche/destete) se logra duplicar el peso al nacimiento.
¿Qué ocurre cuando se realizan cambios en los esquemas nutricionales que pretenden acelerar el ritmo de crecimiento de las terneras y cuál será la influencia de dichos cambios en el desarrollo posterior de los reemplazos?

ARTICULO COMPLETO   POR QUE ACELERAR EL RITMO DE CRECIMIENTO DE LAS VAQUILLAS DE REMPLAZO