PRODUCCIÓN DE BIOMASA Y CALIDAD NUTRICIONAL DE TRES FORRAJES COSECHADOS A DOS ALTURAS

240

 

 

 

PRODUCCIÓN DE BIOMASA Y CALIDAD NUTRICIONAL DE TRES FORRAJES COSECHADOS A DOS ALTURAS

Resumen

El objetivo de este trabajo fue determinar el efecto que tiene la altura de cosecha sobre el rendimiento y calidad nutricional en tres especies forrajeras utilizadas para alimentación de ganado lechero. El estudio se llevó a cabo en la Estación Experimental “Alfredo Volio Mata” de la Universidad de Costa Rica.

Jorge Alberto Elizondo-Salazar1 Universidad de Costa Rica, Facultad de Ciencias Agroalimentarias, Estación Experimental Alfredo Volio Mata. Cartago, Costa Rica.

Las especies evaluadas fueron maíz criollo (Zea mays), sorgo negro forrajero (Sorghum almum) y pasto king grass cultivar Taiwán (Pennisetum purpureum), cosechadas a dos alturas de corte (15 y 45 cm sobre el nivel del suelo). El rendimiento del forraje verde fue diferente (P<0,05) dentro de cada especie y el de materia seca (MS) disminuyó del 17 al 42%, al aumentar la altura de corte. Cuando la cosecha se realizó a 15 cm, el maíz, el sorgo negro forrajero y el pasto Taiwán presentaron un rendimiento de materia verde de 51,3, 31,4 y 70,9 t/ha/corte, respectivamente. Con respecto al rendimiento de materia seca (MS), el pasto Taiwán presentó la mayor producción con 11,6 t/ha/corte, cuando se cosechó a 15 cm, mientras que el maíz presentó un rendimiento de 5,4 t/ha/corte cuando se cosechó a 45 cm. El sorgo negro forrajero mejoró significativamente (P<0,05) su perfil nutricional al incrementar la altura de cosecha.  La concentración de MS se incrementó de 22,79 a 25,53%, la proteína cruda pasó de 8,24 a 12,90%, mientras que la fibra neutro detergente disminuyó de 63,69 a 59,47% y la fibra ácido detergente pasó de 43,15 a 37,30%. Palabras clave: rendimiento forrajero, alimentación animal, pastos tropicales.

Los sistemas productivos, tanto de leche como de carne, se basan en la utilización de forrajes como principal fuente de alimentación, y pese a que, en comparación con el costo de los alimentos balanceados, es un recurso alimenticio más económico, los productores deben hacer un uso eficiente de los mismos y esto tiene que ver con intensificar la producción por área y mejorar la calidad nutricional de los mismos.
Los forrajes tropicales se caracterizan por poseer un valor nutricional medio a bajo, especialmente debido a su baja concentración de proteína cruda y alta porción de componentes de la pared celular, que limitan la producción de proteína microbial en el rumen (Villareal et al., 2006).

Tanto el rendimiento como la calidad nutricional de los forrajes, se ven afectados por una serie de factores internos y externos. Dentro de los internos se encuentra la especie o cultivar utilizado y la edad fisiológica, entre otros. Con respecto a los externos, se puede mencionar el clima, las características físico-químicas del suelo, la edad de corte, la fertilización y otros factores de manejo (Bernal, 1991; Buxton y Fales, 1994; Sheaffer et al., 1998).

Dentro de los factores de manejo, la altura sobre la superficie del suelo a la que se cosecha la planta, afecta el rendimiento y también podría ejercer un efecto sobre la calidad (Neylon y Kung, 2003). Esto adquiere sentido cuando se toma en consideración que en los últimos años se ha desarrollado un interés particular en cosechar las plantas a una altura mayor de lo acostumbrado, con la finalidad de que se mejore la calidad del forraje para ofrecer a los animales (Wu y Roth, 2005; Kung et al., 2008).

Se ha observado, por ejemplo, que cortar las plantas a una altura superior a los 15 cm, puede incrementar la calidad del material a ensilar, principalmente en un esfuerzo para mejorar la digestibilidad de la fibra detergente neutro y la concentración de energía (Neylon y Kung, 2003).

La mayoría de trabajos que se han realizado para estudiar el efecto de la altura de corte sobre el rendimiento y composición nutricional, se han llevado a cabo con plantas de maíz, ya que esta especie se adapta a diferentes condiciones ambientales, brinda una alta concentración de nutrientes, se ensila de forma adecuada y se incorpora fácilmente a las raciones totales mezcladas. Aprovechando estas características del maíz y los estudios que se han realizado con él, se analizaron los datos de once experimentos en los que la planta de maíz para ensilaje fue cosechada a una altura baja o alta (Wu y Roth, 2005); los autores reportaron que cortar a una altura cercana a los 50 cm del suelo incrementó el contenido de proteína cruda, energía neta de lactancia, la digestión de la fibra detergente neutro y la cantidad de leche producida por tonelada de ensilaje ofrecido, cuando se comparó con forraje cosechado a una altura de corte de 15 cm sobre el nivel del suelo.

En Costa Rica, diversos estudios han evaluado el rendimiento y calidad de diferentes cultivares de maíz para ser utilizados en la alimentación animal (Elizondo y Boschini, 2001; Elizondo y Boschini, 2002; Elizondo y Boschini, 2003; Boschini y Elizondo, 2004a), y solamente un ensayo evaluó el efecto de aumentar la altura de corte sobre la producción y calidad nutricional (Elizondo, 2011). Sin embargo, dicho estudio evaluó el efecto de la altura de corte en solamente una especie forrajera.

El objetivo de este trabajo fue determinar el efecto que tiene la altura de cosecha sobre el rendimiento y calidad nutricional en tres especies forrajeras utilizadas para alimentación del ganado lechero.

 ARTICULO COMPLETO

PRODUCCION DE BIOMASA Y CALIDAD NUTRICIONAL DE TRES FORRAJES COSECHADOS A DOS ALTURAS