COMO PROFESIONALIZAR LA RECRÍA DE LAS NOVILLAS

494

 

 

 

 

 

PROFESIONALIZAR LA RECRÍA DE LAS NOVILLAS

Alrededor del 17% de las vacas que comienzan a producir en las granjas no finalizan la primera lactación. La mejora del manejo de los animales jóvenes tendrá repercusión directa en sus resultados productivos posteriores. Analizamos objetivos a tener en cuenta e indicadores de trabajo.

Rancho Las Nieves, en Zaragoza, el mayor centro de recría de España.

Una buena recría de los animales es la mejor garantía para su salud y para unos idóneos rendimientos productivos en el futuro. Alrededor de un 17% de las vacas que comienzan a producir en las granjas no finalizan su primera lactación, un dato que se puede corregir en parte con una profesionalización de la recría.

Repasamos las recomendaciones para profesionalizar la recría que formulan José Ahedo y Alex Bach (Irta, Icrea) en colaboración con el Rancho Las Nieves de Zaragoza, el mayor centro de recría de España. El artículo completo se puede leer en el libro ‘Él sector lácteo en la encrucijada’, editado por Cajamar (Grupo Caja Rural).

Entre los factores que contribuyen a una mala gestión de la recría, los autores citan la falta de tiempo y dedicación profesional de los ganaderos, deficientes instalaciones o una alimentación con materias primas de dudosa calidad. De todas formas, el gran obstáculo para profesionalizar la recría, al entender de los investigadores, es la falta de información y de datos sobre los animales. El crecimiento de las novillas cuenta en pocas ocasiones con una información veraz y continua, a diferencia de lo que ocurre con el control de las vacas en producción (rendimientos, tiempos de descanso, etc.). La generación y procesado de datos resulta fundamental para optimizar la recría. José Ahedo y Alex Bach proponen definir una serie de objetivos claros de trabajo, como el peso y edad al parto, así como la búsqueda de los máximos crecimientos a edades tempranas. Identificación de los animales

La identificación de los animales con un chip electrónico o con un crotal electrónico facilitará la recogida de datos. El siguiente paso es almacenar esas mediciones en bases de datos que permitan su consulta ágil y eficaz, de cara a facilitar la toma de decisiones. Se recomienda la toma de datos relacionados con el crecimiento, con la salud, alimentación, reproducción y ubicación, entre otros.

En un futuro, los investigadores consideran que no será aceptable criar novillas sin el uso de básculas electrónicas.

Trabajar con objetivos

Los objetivos de la recría están menos estandarizados que los objetivos en la producción de leche. Los más habituales, según José Ahedo y Alex Bach, son los siguientes:
– Optimizar la curva de crecimiento. Lograr un peso final antes del parto que maximice la producción de leche y reduzca las enfermedades tras el parto. Se deben establecer objetivos de peso en las diferentes etapas del animal de recría.

– Lograr el primer parto tan enseguida como sea posible, pues así la producción vitalicia del animal será mayor y su vida no productiva más corta.

– Maximizar la fertilidad y la detección de celo. Son indicadores que incidirán en la edad media del primero parto. Cuanto menor sea la dispersión del promedio, mejor.

– Reducir los costes de alimentación. Hay que tener en cuenta la diferente eficiencia de la utilización de nutrientes a lo largo de las distintas etapas por las que pasan los animales de recría.

– Minimizar los trastornos de salud.

– Eliminar los limitantes de rendimientos. Factores como el estrés social, la calidad del aire o la densidad de la población influyen en los animales de recría.

ARTICULO COMPLETO   COMO PROFESIONALIZAR LA RECRIA DE LAS NOVILLAS