PROGRESO GENÉTICO, CONSANGUINIDAD Y ESTRATEGIAS DE ACOPLAMIENTO EN LA ERA GENÉTICA

267

 

 

PROGRESO GENÉTICO, CONSANGUINIDAD Y ESTRATEGIAS DE ACOPLAMIENTO

EN LA ERA GENÉTICA

1. Introducción

Los programas de mejora genética tradiciona- les han generado mucho progreso genético en los últimos 50 años, sobre todo en caracteres produc- tivos. La creación de programas de testaje, la ins- tauración de evaluaciones genéticas nacionales y luego internacionales y las continuas mejoras en los métodos y los modelos con los que se hacen estas evaluaciones han sido claves para tomar buenas decisiones de selección a la hora de elegir los padres de las siguientes generaciones. Dicho proceso de selección, se ha traducido en un cre- ciente nivel genético de una generación a otra y de forma sostenida.

La información genómica, va a poner más de manifiesto ese progreso genético que han gene- rado los programas de mejora genética tradicio- nales en las últimas décadas y esa mejora se va notar más en los caracteres de baja heredabilidad y los caracteres que se miden a edades muy avanzadas.

En este artículo, hablaremos de cómo afecta la selección genómica al progreso genético, la consanguinidad y las estrategias de acoplamiento en los programas de mejora genética.

2. Cómo afecta la selección genómica a los componentes del progreso genético

El progreso genético por año para un carácter determinado se calcula según la siguiente fórmula:

Asimismo, el progreso genético depende de:

  • La intensidad de selección.
  • La fiabilidad de la valoración genética.
Noureddine Charfeddine. Dpto. Técnico de CONAFE

• La variabilidad genética del carácter en cues- tión.

• El intervalo entre generaciones.
Para aumentar el progreso genético se puede

actuar a tres niveles:
– Aumentando la fiabilidad de las pruebas.
– Reduciendo el intervalo entre generaciones. – Aumentando la intensidad de selección.

La variabilidad genética de un carácter se supone que es constante en una población suficientemente grande.

Con la información genómica, se obtiene un índice llamado índice genómico nada más nacer el animal, con una fiabilidad superior a la fiabilidad del tradicional índice de pedigrí. Eso hace que se reduzcan los intervalos de tiempo que antes había que esperar para tomar decisiones de selección con una información fiable, tanto para los machos como para las hembras. Y por lo tanto se reduce el intervalo generacional.

Con una fiabilidad del 35%, que es la fiabilidad media del índice de pedigrí, no se puede utilizar un macho en una población muy grande de vacas, de hecho las vacas inseminadas con toros en prueba no deben sobrepasar el 20% del nú- mero total de las vacas en un rebaño. Los centros de testaje deben distribuir un número mínimo de dosis de los toros jovenes, que les permita tener su- ficiente número de hijas para obtener su prueba oficial y esperar hasta que salga dicha prueba para comercializar su semen de forma masiva.

Utilizando la información genómica, se obtiene un índice genómico con una fiabilidad que oscila entre el 50 y el 70%. El porcentaje de vacas que se puede inseminar con toros con prueba genómica, puede superar perfectamente el 20%, ya estable- cido para los toros en prueba, siempre que diversifiquemos y no se utilice de forma masiva el mismo animal en muchas vacas dentro del mismo rebaño. Eso hace que los toros genómicos sean más útiles para maximizar las ganancias genéticas que los llamados toros en prueba o toros jóvenes, dado que representan una genética nueva, relativamente fiable y no hace falta esperar 5 años, hasta que salgan sus pruebas de progenie, para poder utilizarlos de forma masiva en la población.

ARTICULO COMPLETO

PROGRESO GENETICO CONSANGUINIDAD Y ESTRATEGIAS DE ACOPLAMIENTO EN LA ERA GENETICA