¿QUÉ HAY DE VERDAD EN LOS MITOS SOBRE LA ALIMENTACIÓN DE LAS VACAS?

109

 

 

 

 

LOS MITOS SOBRE LA ALIMENTACIÓN DE LAS VACAS

Resumen de la ponencia de Carlos Martín, del servicio técnico de NutralSCA, en la jornada técnica de ganado vacuno organizada por la cooperativa AGC Agrocantabria

Cuanta más larga sea la fibra más grasa producirá una vaca; es mejor un forraje que tenga más proteína, la acidosis provoca cojeras… etc. Son solo algunas de las recomendaciones que a menudo se asumen como certezas en la alimentación del ganado vacuno de leche.

Para demostrar con datos científicos cuanto de verdad hay en estos mitos la cooperativa cántabra AGC Agrocantabria invitó en su última jornada técnica a Carlos Martín, del servicio técnico de NutralSCA, a que impartiera una ponencia sobre “¿Qué hay de verdad en los mitos sobre la alimentación de las vacas?”.

Estes son los 9 mitos sobre la nutrición de ganado vacuno lechero que analizó en su intervención:

1) “Si el silo de hierba, o la alfalfa, tiene mucha proteína, es mejor”: Depende, la clave está en la digestibilidad del forraje ¿Cuanta más proteína en la ración más leche producirá la vaca? “En principio hay una tendencia positiva, pero no siempre es así, pues lo importante es cuanta proteína va a estar disponible para el metabolismo de la vaca y que perfil de aminoácidos tiene. Hay vacas que dan 35 litros con menos del 14% de proteína en la ración y otras que lo hacen con más del 20%”, responde Carlos Martín.

En este sentido, subraya que “lo que nos interesa son forrajes con buena digestibilidad de la fibra, pues respetando los mínimos necesarios para el buen funcionamiento del rumen, tendremos más producción de proteína microbiana, que es la de mejor calidad”. “Por tanto -añade-, relacionaría más la calidad de un forraje directamente con la Fibra Neutro Detergente (FND) digestible, aunque si es cierto que, para la misma especie de forraje, la planta en un estado vegetativo más temprano tendrá más proteína bruta y la fibra tiende a estar menos lignificada y habitualmente la digestibilidad aumenta”. De esta forma, cuanto mayor sea la digestibilidad de la FND de un forraje, mayor será también la capacidad de ingesta y mayor será la producción de grasa y proteína en la leche. Por cada unidad de FND digestible a mayores se estima que aumenta en 0,25 kilos la producción de leche. “Es decir, al final lo que nos va a dar producción de leche en un forraje son los aminoácidos metabolizables que tenemos disponibles. Si comparamos dos alfalfas con la misma proteína, la que tenga más digestibilidad nos permitirá tener más lisina y metionina, gracias a la mayor producción de proteína microbiana en el rumen”, concluye Carlos Martín.

2) “Si el silo de maíz tiene mucho / poco almidón es mejor /peor”: La importancia del procesado

¿Es mejor un silo de maíz que tiene más almidón? Al igual que en la cuestión anterior el técnico de NutralSCA responde que en principio sí, pero que depende. “Depende del estado del maíz cuando se corta, pero también del picado del maíz al ensilar y del procesado de grano, pues si la rotura de los granos es mayor, el almidón estará más accesible para las bacterias ruminales y la vaca podrá producir más leche”, responde.

“La clave es mejorar el procesado del grano y especialmente en silos más maduros para que el almidón sea degradado en el rumen y sea capaz de generar proteína microbiana, y no ser excretado en heces”, añade.

Ejemplo de estudio sobre como el picado fino del maíz, en este caso con el sistema Shredlage, repercute en 1,4 litros más de leche al día por vaca:

3) “Si el pienso lleva / no lleva “…….”, es peor / es mejor”

En cuanto a qué pienso es mejor, Carlos Martín subraya que el tipo de molienda es un factor importante: “Cuanto más fino esté molido mejor, pues puede ser más degradable en el rumen de la vaca, y eso redunda en una mayor producción de leche, siempre y cuando mantengamos la salud ruminal”· “El objetivo debería ser que el contenido de almidón en heces estuviera por debajo del 5%”, añade.