Mar. Jun 18th, 2024

¿QUÉ NOS DICE LA INVESTIGACIÓN ACTUAL SOBRE LA GESTIÓN DE LAS VACAS EN TRANSICIÓN?

OEA Por OEA Ago12,2023

 

 

 

 

¿QUÉ NOS DICE LA INVESTIGACIÓN ACTUAL SOBRE LA GESTIÓN DE LAS VACAS EN TRANSICIÓN?

Enfóquese en reducir el estrés y aumentar la ingesta de materia seca para disminuir el impacto en el sistema inmunológico de las vacas en transición y promover una buena salud y una lactancia óptima durante el parto.

El período de transición comienza 21 días antes del parto y termina 21 días después del parto. Este período es posiblemente el momento más desafiante en la vida de una vaca y el más importante, ya que influye en su próxima lactancia. Tanto la ración alimenticia como los protocolos de manejo en la granja son fundamentales para prevenir problemas durante este período. Durante el período de transición, los requisitos nutricionales de una vaca cambian rápidamente, lo que representa un desafío metabólico. El sistema inmunológico de una vaca se ve suprimido durante este tiempo, lo que significa un mayor riesgo de enfermedades.

Un artículo del Journal of Dairy Science (Kerwin et al., 2022) se centró en 72 granjas lecheras de Nueva York y Vermont. Estas granjas ordeñaban 400 o más vacas Holstein, y todas las granjas alojaban vacas en establos de cubículos. Este estudio permitió a los investigadores comparar estrategias de manejo durante el período de transición entre las granjas en lugar de enfocarse en un entorno de investigación controlado. Estos investigadores registraron parámetros de diseño de las instalaciones para el alojamiento de vacas secas lejanas, vacas secas cercanas y vacas recién paridas. También recopilaron datos de salud, reproducción y producción de leche de los administradores de las granjas y tomaron muestras de sangre para examinar diversos metabolitos de salud. Muchos hallazgos de este estudio respaldan las estrategias comúnmente investigadas para el manejo de vacas durante el período de transición.

Este estudio encontró que el espacio en el comedero era un factor de manejo significativo durante los períodos de vacas secas cercanas al parto y vacas recién paridas. Si una explotación lechera tiene cabezales en el comedero, las recomendaciones actuales indican que la densidad de población debe ser del 85% o menos en los corrales de transición (Jones et al., 2017). Si una explotación lechera utiliza una barra de cuello en lugar de cabezales, cada vaca debe tener al menos 2.5 pies disponibles para comer en todo momento (Jones et al., 2017). Proporcionar un espacio adecuado en el comedero reduce las presiones sociales y fomenta la ingesta de materia seca durante un momento especialmente importante.

No solo este estudio demostró que el espacio en el comedero es esencial para el éxito del período de transición, sino que también enfatizó la importancia del manejo del comedero. Cuando las explotaciones lecheras alimentaban a las vacas más de una vez al día y empujaban el alimento más de tres veces al día, las vacas tenían mejores niveles de marcadores de salud (NEFA y BHB) en sus análisis de sangre y una disminución en la incidencia de enfermedades. Aumentar la frecuencia de empuje del alimento y las alimentaciones puede fomentar la ingesta de materia seca y reducir la separación de los componentes de la ración, lo que ayuda a que las vacas se mantengan saludables durante el período de transición.

El estudio actual también observó que los cambios de corral en cualquier momento durante el período de transición generaban estrés y se deben minimizar tanto como sea posible. A las vacas les lleva de dos a cinco días adaptarse a una nueva jerarquía social cuando se trasladan a un nuevo corral. Por lo tanto, cada vez que una vaca es movida durante el período de transición, esto podría provocar una disminución en la ingesta de materia seca y en el tiempo de descanso durante dos a cinco días después del traslado, lo que la expone a un mayor riesgo de trastornos de salud. Este estudio también indicó que las vaquillas de primer parto y las vacas adultas no deben ser mezcladas durante este período, ya que esto también puede generar estrés. Pasar mucho tiempo encerradas en sistemas de retención de cabeza también puede causar estrés durante el período de transición. Muchas explotaciones lecheras encierran a las vacas recién paridas diariamente para realizar un control de salud, y este estudio respaldó la recomendación actual de que no deben permanecer encerradas por más de una hora al día (Nordlund, 2009).

Los investigadores informaron que un corral de parto era más beneficioso que un corral de maternidad durante el parto. En este estudio, se definió un corral de maternidad como aquel donde se trasladaba a la vaca tres días antes de su fecha prevista de parto, mientras que un corral de parto era aquel donde se trasladaba a la vaca cuando mostraba signos de estar en trabajo de parto. Si se utilizan corrales de parto, las vacas deben permanecer allí durante 8 horas o menos. Se puede preferir un corral de parto en lugar de un corral de maternidad para reducir las interacciones sociales estresantes. Cuando se utilizan corrales de maternidad, las vacas experimentan otro cambio de corral que las expone a una nueva jerarquía social. Al utilizar correctamente los corrales de parto y mantener a las vacas allí durante un corto período de tiempo, se puede evitar el estrés de un nuevo grupo social. Además, las vacas deben ser vacunadas durante el período de secado cercano o lejano y no deben ser vacunadas mientras se encuentran en los corrales de maternidad o de parto.

ARTICULO COMPLETO     QUE NOS DICE LA INVESTIGACION ACTUAL SOBRE LA GESTION DE LAS VACAS EN TRANSICION

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post