RELACIÓN ENTRE LA DIETA Y ALGUNOS TRASTORNOS FISIOLÓGICOS EN EL PERIPARTO DEL GANADO LECHERO

195

 

 

 

 

RELACIÓN ENTRE LA DIETA Y ALGUNOS TRASTORNOS FISIOLÓGICOS EN EL PERIPARTO DEL GANADO LECHERO

Durante años se le dio mucha importancia a la fase de lactación del ganado lechero, principalmente en estabulación. Esta actividad dura aproximadamente 10 meses o 305 días (desde un punto de vista de economía), dejando para el período seco 60 días del año o dos meses en promedio. En la década de los 80 del siglo pasado se empezó a considerar que el período seco de las vacas era mucho más importante pues se tenía que acondicionar a la vaca para su próximo parto. Actualmente se considera que existe un período crítico para la vaca antes y después del parto, en el cual se prepara a la vaca para evitar trastornos fisiológicos que se pueden presentar durante la fase de lactación. A este período crítico se le conoce como “período de transición” o “periparto”.

Dr. Humberto Troncoso Altamirano Departamento Nutrición Animal. FMVZ-UNAM htroncoso@unam.mx

En la alimentación del ganado lechero en general, la atención está dirigida a cubrir sus necesidades de proteínas (en todas sus fracciones), sus requerimientos energéticos (energía metabolizable; energía neta de lactación, etc.), de las fracciones de fibra (FDN, FDA, FDNe), solubilidad de almidones y otras consideraciones más. En ocasiones se menosprecia o se les pone poca atención a los minerales y en particular a los minerales traza o microminerales (se les denomina así porque se requieren en muy pequeñas cantidades en la dieta de los animales). Por lo anterior, se hará un breve repaso de la importancia que tienen los minerales en general involucrados en este período de transición.

RETENCION DE PLACENTA.

El período de transición para una vaca lechera en gestación empieza dos a tres semanas antes del parto y continua dos a tres semanas después del parto (periparto). Durante este período, la vaca sufre de un estrés considerable porque se prepara para y se recupera del parto. Investigaciones previas han demostrado que los microminerales o minerales traza juegan un papel crítico en minimizar los efectos negativos de este estrés, por lo cual es importante que la vaca tenga suficientes reservas de estos minerales traza para atravesar este período. Se ha sugerido que el estrés puede reducir potencialmente la capacidad del animal de retener estos minerales. Por lo anterior, es importante que la vaca tenga un status adecuado de minerales traza durante la gestación y particularmente durante el período seco para evitar problemas sub-clínicos destacando una disminución en el rendimiento de la lactación o la reproducción en las subsecuentes gestación y lactación.

Las necesidades nutritivas de los minerales traza para las vacas lecheras se ven afectadas por varios factores que incluyen la genética, la raza, la edad, las necesidades de mantenimiento, de crecimiento, la reproducción y la lactancia. Como ya se mencionó, investigaciones previas indican que desarrollan una función crítica en minimizar los efectos negativos del estrés, por lo que es importante que la vaca tenga reservas adecuadas durante el período de transición. Inclusive el mismo estrés puede reducir la capacidad de los animales para retener algunos de estos minerales. No menos importante es la fase de gestación para proveer al feto con suficientes minerales traza para el normal desarrollo de tejidos y otros elementos indispensables para la vida fetal.

El almacenaje de los minerales en los tejidos del feto refleja la demanda del feto para su crecimiento y otras funciones (y de otros nutrimentos), así mismo, la capacidad de la vaca de transferir los minerales hacia el feto para cubrir sus requerimientos. Si los niveles de estos minerales no son los adecuados para la vaca en transición, aun cuando ella no manifieste o exhiba signos de deficiencia, la transferencia de estos minerales hacia el feto puede verse afectada. Por lo que es esencial la suplementación a la vaca gestan con cantidades adecuadas de estos minerales.

Las vacas experimentan cambios fisiológicos y metabólicos importantes puesto que afectan su sistema inmune en el periparto. Los elementos minerales traza juegan un papel fundamental en apoyar la función inmune, por lo que el mantenimiento adecuado del status de los minerales traza durante el período seco es un importante componente en conseguir el estado saludable de la vaca durante el periparto.

Durante el período de transición, la función inmune se ve debilitada y las vacas disminuyen su capacidad de resistencia a las enfermedades. Los factores que pudieran ser responsables de esta inmunosupresión incluyen estrés oxidativo, ácidos grasos no esterificados (NEFA, por sus siglas en inglés), cuerpos cetónicos, balance negativo de energía, y el status del calcio. Se ha asociado al estrés oxidativo como una de las causas principales de la retención de la placenta en el ganado lechero.

Minimizar los desórdenes metabólicos y fisiológicos durante este período es económicamente ventajoso, debido a que las enfermedades en el pariparto pueden ser costosas no sólo por los tratamientos médicos sino por la disminución subsecuente en la lactancia y la reproducción, con el riesgo de que se presenten otras alteraciones metabólicas y una disminución en la vida económica de la vaca. El mecanismo primario en el cual los minerales traza impactan en el sistema inmune es como nutrientes antioxidantes disminuyendo el estrés oxidativo. Más específicamente, los microminerales son una parte integral de la capacidad de los animales de prevenir la producción de los radicales libres o Especies reactivas al oxígeno (ERO), tales como el superóxido (formado por la reducción del oxígeno con un electrón [O-2]); el peróxido de hidrógeno (dos electrones [H2O2]); el radical hidroxil u oxidrilo (tres electrones [HO-]), y los radicales ácidos grasos, todos ellos son lesivos a las células por su acumulación en las mismas causando daño celular y la muerte. Los radicales libres se están produciendo constantemente en el organismo porque son un subproducto del metabolismo normal de las células. Durante la fosforiliación oxidativa el oxígeno molecular es normalmente reducido por la adición de cuatro electrones (de hidrógeno) para producir dos moléculas de agua; sin embargo, aproximadamente de 1 a 2% del oxígeno consumido no es completamente reducido por esta vía, lo que da lugar a que se generen las ERO. Ellos también son producidos como una respuesta a las infecciones a través de eliminar a las bacterias patógenas por los neutrófilos. En los neutrófilos, el oxígeno es convertido en superóxido por la NADP oxidasa (NADP, dinucleótido de niacina adenina fosfato). También se sabe que durante la síntesis de las prostaglandinas resulta en la generación de las ERO.

ARTICULO COMPLETO   RELACION ENTRE LA DIETA Y ALGUNOS TRASTORNOS FISIOLOGICOS EN EL PERPARTO DEL GANADO LECHERO