REVISITANDO EL CONCEPTO DE LA DIGESTIBILIDAD DEL ALMIDÓN

137

 

 

 

LA DIGESTIBILIDAD DEL ALMIDÓN EN VACAS LECHERAS

El almidón aporta mucha energía a la vaca lechera, ya que es de fácil digestión. No obstante, esto puede comprometer la fisiología del rumen si se da en exceso, debido a que se puede dar una producción enorme de ácidos con la consiguiente acidosis ruminal, tanto subaguda (SARA)

Dr. Pedro Meléndez

En el primer número de septiembre de este año del Magazine Hoards Dairyman aparece un artículo sobre el contenido y la digestibilidad del almidón de algunos ingredientes y dietas ofrecidas a las vacas lecheras en producción. Al leer el apartado encontré pertinente abordar este concepto en el presente artículo, ya que creo que es crucial para optimizar el manejo alimentario del ganado lechero en producción.

Como sabemos, el almidón se define como una molécula compuesta de cientos de unidades de glucosa. Vale decir, es un azúcar o carbohidrato, soluble y de fácil digestión, que es llevado a cabo por los microorganismos del rumen y las propias enzimas del animal a nivel intestinal. Pertenece a la fracción de carbohidratos no fibrosos de una planta. Recordemos que todos los alimentos están compuestos de proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas. En el caso de los rumiantes, los carbohidratos son un poco más complicados de definir, ya que los forrajes presentan una estructura compleja de estos. En la Figura 1, se muestra una descripción típica de todos los carbohidratos presente tanto en los forrajes como en los concentrados de origen vegetal.
El almidón se encuentra principalmente en los granos de cereales como el maíz, la cebada, la avena y el trigo; pero también en los forrajes, aunque estos per se poseen una baja cantidad, salvo el ensilaje de maíz, que es un insumo que también contiene granos y, por ende, aporta almidón.
En el caso de los forrajes, la mayor parte de sus carbohidratos son aportados por la fracción conocida como fibra neutro detergente (Figura 1). En la Tabla 1, se presenta la composición de almidón de algunos alimentos típicos utilizados en ganado lechero.

El almidón aporta mucha energía a la vaca lechera, ya que es de fácil digestión. No obstante, esto puede comprometer la fisiología del rumen si se da en exceso, debido a que se puede dar una producción enorme de ácidos con la consiguiente acidosis ruminal, tanto subaguda (SARA) como clínica.

Por lo tanto, las dietas deben contener un valor máximo de almidón, de lo contrario la vaca se puede enfermar. Sin embargo, también requieren de un mínimo, ya que las bacterias lo utilizan como una fuente rápida de energía que ayuda a mantener un ambiente ruminal óptimo.

ARTICULO COMPLETO   REVISITANDO EL CONCEPTO DE LA DIGESTIBILIDAD DEL ALMIDON