VACA EN TRANSICIÓN UN CONTRATÓ DE 45 DÍAS

203

 

 

VACA EN TRANSICIÓN UN CONTRATÓ DE 45 DÍAS

El concepto de “vaca en transición” es bastante nuevo

El concepto de “vaca en transición” es bastante nuevo para nuestros sistemas de producción. Pero dada la mayor tecnificación e intensificación de los tambos es muy importante visualizar las potenciales perdidas que podemos tener por no atender adecuadamente este período.
Una lactancia ideal supone 305 días de producción de leche más 60 días de período seco. Secar las vacas menos de 30 días no permitirá una adecuada regeneración del tejido mamario lo que se traduce en un 10% menos producción de leche cuando se compara con un secado de 70 días (Gulay, 2005). Mientras que un secado mayor a 70 días puede determinar problemas al parto que resultan costosos para el productor.
El período de transición para las vacas lecheras comprende desde las últimas 2-3 semanas preparto hasta las 2-3 semanas postparto. Durante este período ocurren cambios fisiológicos, metabólicos y nutricionales muy profundos que determinarán el éxito productivo y reproductivo de la vaca en la siguiente lactancia.

Dr. MSc. Javier Sabbía Carriquiry  Experto en el área de nutrición de rumiantes

A pesar que en los últimos años el período de transición ha sido muy estudiado, la mayoría de las enfermedades metabólicas (hígado graso, cetosis, hipocalcemia, desplazamiento de abomaso, etc.) e infecciosas (como mastitis y metritis) se producen durante las primeras semanas de lactancia. Es de esperar por lo tanto que una transición mal manejada determine grandes pérdidas en producción. Según Wallace et al. (1996) se pierden 5 a 10 litros de leche en el pico de producción por lo tanto tenemos un potencial de perder hasta 2.000 litros en una lactancia. Valor similar al reportado en 2009 por el programa CLAVES en un extensivo análisis de las enfermedades del periparto en Argentina.
Además hay que considerar las pérdidas extras que se producen por mala performance reproductiva cuando hay problemas de salud durante la transición (Ferguson, 2001). También destacar que vacas con mayor producción individual tienen un mayor desafío metabólico. Por lo tanto mayor predisposición para sufrir enfermedades metabólicas e infecciones (Jones et al., 1994).

Relación entre patologías

Según Curtis (1985) hay una alta correlación entre distintas patologías, a modo que una enfermedad desencadena otra. En este análisis retrospectivo de factores de riesgo asociado con problemas metabólicos se estableció que una vaca que sufrió una hipocalcemia clínica es 7.2 veces más susceptible a un parto distócico, 4.0 veces más susceptible a tener retención de placenta, 5.4 veces más a sufrir una mastitis clínica y 23.6 veces más posibilidades de sufrir cetosis clínica. A su vez la cetosis aumenta en 12 veces la posibilidad de tener desplazamiento de abomaso.

Esta correlación determina que hasta el 80% de las patologías que sufren las vacas lecheras se producen en las primeras semanas de lactancia. Por lo tanto es claro que previniendo una enfermedad disminuimos radicalmente la probabilidad de tener otras enfermedades subsecuentes.

Manejo y confort

Previo a establecer algunos parámetros y recomendaciones relacionados a la formulación de dietas; es sumamente importante destacar que es muy difícil que un plan nutricional funcione sin las adecuadas condiciones de manejo y confort.

En nuestros sistemas productivos se adolece de insuficientes estructuras para atender las necesidades de un correcto preparto. Es frecuente encontrar los animales en piquetes pequeños, cubiertos de bosta, sumergidos en el barro o en condiciones extremas de estrés calórico, comederos en mal estado y bebederos sucios. Lo mencionado anteriormente aumenta el nivel de estrés de los animales provocando un mayor descenso de la inmunidad y por lo tanto aumentando la predisposición de enfermedades metabólicas e infecciosas.

La inconsistencia en el manejo del comedero y dietas en el período de transición son las causas más frecuentes de problemas de acidosis, cetosis, hipocalcemia y torsión de abomaso. Es muy importante chequear los suministros diarios comida, lectura de comedero, ajustar tamaño de partículas, realizar periódicamente score de bostas y mediciones de pH urinario (para dietas aniónicas) para hacer los ajustes necesarios a tiempo.

ARTICULO COMPLETO   VACA EN TRANSICION, UN CONTRATO DE 45 DIAS