VENTAJAS Y APLICACIÓN PRÁCTICA DE LAS DIETAS CON DCAD NEGATIVO EN PREPARTO

576

 

 

 

 

 

LAS DIETAS CON DCAD NEGATIVO EN PREPARTO

En este artículo ofrecemos algunas recomendaciones nutricionales en el periparto para que la nueva lactación sea lo más exitosa posible y evitar las enfermedades más típicas de este periodo, como pueden ser la hipocalcemia y la cetosis.

Martín Prieto Servicios técnicos EMEA (Europa, Oriente Medio y África)

En los últimos años hemos asistido a un incremento productivo del vacuno lechero año tras año. Constantemente vemos que las ganaderías están llevando a cabo mejoras en sus instalaciones y en el manejo del ganado para mejorar las condiciones de los animales.

TRANSICIÓN EN VACUNO LECHERO

En los últimos años hemos asistido a un incremento productivo del vacuno lechero año tras año. Constantemente vemos que las ganaderías están llevando a cabo mejoras en sus instalaciones y en el manejo del ganado para mejorar las condiciones de los animales. Estos avances en bienestar son imprescindibles para sacar el máximo rendimiento a unos animales que en los últimos años han experimentado una enorme evolución genética que les permite alcanzar elevadas producciones. Esta evolución en los campos que acabamos de describir debe ir acompañada de un mayor cuidado y vigilancia en satisfacer los requerimientos nutricionales de los animales, ya que estos se ven incrementados a la vez que se elevan las producciones.

Con frecuencia, cuando queremos conseguir elevados resultados productivos modelando la nutrición, ponemos el foco continuadamente en las dietas de los lotes de producción y olvidamos que es imprescindible que los animales deben llegar al parto en las mejores condiciones y con un plano nutricional adecuado. Debemos tener en cuenta que el periodo preparto es el preámbulo de una nueva lactación y, si el animal no está correctamente alimentado en esta fase, todo lo que intentemos mejorar en las dietas de producción se verá limitado.

HIPOCALCEMIA

La hipocalcemia es una de las patologías más comunes en el periparto en vacuno lechero. Un 37,5 % de las vacas del rebaño pueden tener hipocalcemia subclínica, mientras que la hipocalcemia clínica (fiebre de leche) tiene una prevalencia del 4,2 % del rebaño (Reinhardt et al., 2011). Esta prevalencia varía en función del número de lactación; es menor en vacas primíparas y aumenta con el número de lactaciones. Esto es debido,

principalmente, a que la multípara produce mayor cantidad de calostro y, además, las vacas a mayor edad tienen menor capacidad de movilización del calcio.