VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCIÓN ADAPTACIÓN METABÓLICA DURANTE EL PERIODO PERIPARTAL

590

 

 

 

 

VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCIÓN ADAPTACIÓN METABÓLICA

DURANTE EL PERIODO PERIPARTAL

Introducción

A medida en que los rodeos lecheros aumentan en cantidad y en producción individual, el manejo reproductivo se hace más difícil.

Dr.Ms PhD. Leonardo De Luca –Ex Profesor titular de la Cátedra de Producción de Leche de la U. N. L. Z. Profesor Honorifico U.N L.Z

La eficiencia reproductiva del rodeo lechero sigue siendo uno de los aspectos más importantes de la ganadería destinada a la producción de leche. La necesidad de incrementar el tiempo en que la vaca se encuentre alrededor del pico de lactancia requiere de un período entre partos lo más cercano a los doce meses. Debido a que la duración de la gestación es invariable, es importante que las vacas se preñen lo más pronto posible después del parto para lograr mayor productividad. La ineficiencia reproductiva sigue siendo uno de los problemas más frecuentes y significativos de la producción lechera.
Existe una gran tendencia por parte de productores y veterinarios de resolver los problemas de ineficiencia reproductiva por medio de nuevas técnicas de inducción, y sincronización de celos, de Inseminación a tiempo fijo, etc., utilizando diferentes tipos de agentes farmacológicos, cometiéndose el error de no analizar el manejo integral del establecimiento. (Ver Figura 1)
Al incrementarse la producción de leche pasan a primer término las patologías metabólicas a nivel del útero, los ovarios y la mama. Por esta razón, estas afecciones se pueden agrupar bajo la denominación de “enfermedades de la producción”. Se considera como causa etiológica de estas enfermedades, un desequilibrio entre los nutrientes ingeridos con los alimentos, y los aprovechados y/o eliminados.
Dicho desequilibrio provoca el “síndrome de parto” de la vaca de alto rendimiento, entendiendo como tal todos los procesos patológicos que están en relación con la tensión a que se ve sometido el animal, desde la gestación avanzada, hasta el parto y la posterior producción láctea hasta la nueva concepción.

Este síndrome abarca enfermedades con síntomas muy diferentes, que para el clínico se presentan como cuadros independientes, tales como la paresia post-parto, la endometritis o la mastitis, con sus manifestaciones y terapéutica correspondientes. Será primordial la búsqueda del déficit nutricional que originó el problema.

Se observa en la Figura N°1, los cambios más importantes que ocurren en el período peripartal que tienen relación estrecha con desequilibrios nutricionales.

Al final de la etapa gestacional el desarrollo fetal exige aproximadamente: 0,92 Mcal. de Energía, 135 gramos de Proteína, 11 gramos de Calcio, 6 gramos de Fósforo y 0,4 gramos de Magnesio por día. Pero estos requerimientos metabólicos se elevan en la producción del calostro, siendo muy superiores a los demandados por el feto.

Solo para producir 15 litros de calostro desde el día del parto la vaca necesita: 17 Mcal de Energía, 220 gramos de proteínas, 35 gramos de Calcio, 14 gramos de Fósforo y 1,7 gramos de Magnesio, los cuales son ingeridos por medio de la dieta, o son secuestrados desde las reservas corporales para ser transportados a la glándula mamaria.

ARTICULO COMPLETO   VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCION ADAPTACION METABOLICA DURANTE EL PERIODO PERIPARTAL