ALTERACIONES EN LA ALIMENTACION

Los problemas metabólicos son el producto de un balance nutricional no – adecuado. Pueden ser la consecuencia de deficiencia o excesos de nutrientes, faltante de forrajes, cantidades no adecuadas de alimentos balanceados , cambios extremos en la condición corporal durante el periodo seco( aumento o disminución ). Los trastornos metabólicos varían en su frecuencia de un hato a otro. Cualquier nivel de incidencia significa una pérdida de producción junto con los cuidados de salud relacionados. Se debe establecer un programa de Salud de Hato que establezca una meta que minimice la incidencia de estos problemas. Los ajustes de la ración, las inspecciones diarias de los animales las consultas a su nutricionista , agrónomo y/o veterinario pueden corregir estos problemas.

En la siguiente lista se da un panorama general de desórdenes relacionados con la alimentación, con su frecuencia típica, una descripción de la condición y enfoques posibles para prevenir el trastorno.

Los problemas metabólicos son disturbios del metabolismo de la vaca que afecta la producción láctea y la reproducción. Los problemas metabólicos están presentes en un 40-50% del hato nacional. En hatos mejorados se incrementa su incidencia: 85-90%, provocan una disminución en la producción láctea entre un 10 a un 25%, y un 20-30% de los problemas reproductivos.

Impacto económico de los trastornos metabólicos

Retención de Placenta                    $285
Fiebre de Leche                               $334
Cojeras                                              $301
Cetosis                                               $145
Desplazamiento de Abomaso       $340

Universidad de Cornell, incluye leche pérdida, costo veterinario en caso necesario, mano de obra adicional en la lechería, medicamentos y costos de tratamientos, desechos y pérdidas por mortalidad ( sí ocurren)

Edema de la Ubre

Ocurrencia: 5-15%
Descripción: El edema es el exceso de acumulación del fluido ( linfa) bajo la piel en la ubre, especialmente en  novillas próximas al primer parto.  Es más frecuente en novillas de más edad y daña los ligamentos de la glándula mamaria. Prevención: Limite la cantidad de sodio y potasio en vacas próximas al parto ( Evite la sal a libre acceso).  
Retire los productos amortiguadores de pH ruminal a base de sodio de las raciones próximas al parto. La alimentación con raciones altas en grano puede aumentar también la severidad del edema de la ubre en algunas lecherías.  El masaje de la ubre, el ordeño preparto ( que aumenta el flujo de sangre en la ubre) y el uso de diuréticos ( bajo la guía del veterinario) pueden reducir la congestión de la ubre.

Timpanismo

Ocurrencia: Menos del 1%

Descripción: Hay una acumulación excesiva de gases atrapados en el rumen debido a que se compactan, a que se forman burbujas que atrapan el gas o a que no hay eructo.  El animal muestra distensión del lado izquierdo ( se infla), tiene dificultad para respirar y puede ocurrir la muerte.  El pastoreo en repastos a base de leguminosas puede aumentar el gas atrapado en las burbujas causando timpanismo espumoso, mientras que el consumo de grano en oleadas puede provocar timpanismo gaseoso. Prevención: Para timpanismo provocado por leguminosas, introduzca a los animales gradualmente a repastos de gramíneas exuberantes, proporcione de 2.3 a 4.5 kg de  forraje de tallo largo para estimular la rumia el eructo y dé un suplemento con un aditivo contra el timpanismo ( por ejemplo: Acetobutilato o agentes antiespumantes). Para minimizar el timpanismo por granos, acostumbre al ganado 
a la dieta y cantidad de 2.5 Kg de materia seca por comida. Si ocurre timpanismo severo, se requiere intervención veterinaria inmediata. Algunos animales desarrollan una condición de timpanismo crónico o continuo que puede ameritar desecho.

Acidosis Ruminal
Ocurrencia: Menos del 10-33%

Descripción:  El pH del rúmen baja a menos de 6 por periodos prolongados. Existen 3 tipos de acidosis ruminal: 
Leve: – Indigestión – Bajo consumo de materia seca, laminitas, pérdida de condición corporal, retraso en la presentación de celos. Moderada: Pérdida de peso, ronqueras, problemas de fertilidad, ulceraciones y abscesos hepáticos. Severa: MUERTE. El término veterinario  en el campo es ARSA ( Acidosis Ruminal Subaguda o  Subclínica). La ingestión de alimento del animal declina, la boñiga puede volverse líquida, puede ocurrir laminitas, 4 a 6 semanas después y pueden aparecer surcos de desgaste o grietas o anillos en las paredes de la pezuña.   El porcentaje de grasa en la leche baja 0.2 a 0.4 puntos por debajo del porcentaje de proteína de la leche.  Un  veterinario puede realizar un rumenocentesis  en varias vacas para medir el pH real ( vacas con pH menor de 5.5 sería indicadores de ARSA). En casos severos, cuando el pH baja a menos de 5, puede ocurrir acidosis aguda, 
dando por resultado deshidratación, ojos hundidos y vacas enfermas. Se requiere intervención veterinaria inmediata.

Factores de Riesgo
Dar mucho alimento concentrado a vacas recién paridas > 10 Kg. No se debe exceder los 7.5 kg / día en la primera semana de lactación.
Dar más de 3 kg de alimento concentrado por comida.
Orden de alimentación: Suministrar el alimento concentrado antes de formar un colchón fibroso en el rúmen de pasto y/o Heno.
Forraje finamente picado
Nivel bajo de fibra efectiva(<20%) – C.N.E > 45% M.S

Efecto de la Acidosis sobre la Producción Láctea

Situación        Producción : Kg / vaca / día

Con Acidosis             21.6 kg (  18%)

Sin Acidosis              26.4

Dr. Campabadall, Asociación Americana de la Soya

Prevención: Evite raciones que pueden provocar pH bajo en el rúmen. Los alimentos ricos en energía, la reducción  en el tamaño de partícula, la alimentación con aceite insaturado y el consumo de grandes cantidades de alimento en una sola ingestión ( en oleadas) pueden provocar acidosis El suministro de 0.75% de la materia seca de la  ración como bicarbonato de sodio puede estabilizar el pH del rumen por encima de 6.  Las vacas con acidosis pueden consumir bicarbonato de sodio a libre acceso. El incremento de pasto de tallo alto puede mejorar también la rumia y el flujo de saliva.

Síndrome del Hígado Graso


Ocurrencia: Baja

Descripción:  Si las vacas recién paridas no consumen energía suficiente después del parto para satisfacer sus  necesidades de energía, entonces movilizan grasa corporal. La vaca usa los ácidos grasos para sintetizar la grasa de la leche, pero su hígado incorpora ácidos grasos.  Entre más ácidos grasos sean movilizados, más de ellos 
absorberá el hígado.  El Hígado no puede manejar los ácidos grasos no esterificados ( AGNE) adicionales y los almacena, en donde interfieren con actividades importantes de las células del hígado.  Las vacas con síndrome de hígado graso mueren frecuentemente.

La mayoría de las vacas altas productoras y vacas secas próximas al parto tendrán niveles elevados de AGNES.  Si la grasa infiltra el hígado causando agrandamiento y niveles elevados de grasa ( más del 25%), la vaca puede experimentar reducción en ingestión de alimento, cetosis e interferencia del funcionamiento de su sistema inmune.  
Estas vacas son también aquellas con problemas reproductivos en la lactancia previa y tienen periodos secos  prolongados.
Prevención: La clave es la prevención para mantener la ingestión de materia seca antes del parto usando una ración para vacas próximas al parto más alta en contenido de nutrientes. Las sales aniónicas pueden mantener los niveles de calcio, lo cual influye las contracciones de músculo en el tracto digestivo. Una transición gradual a la ración de inicio de lactancia puede minimizar los trastornos metabólicos.  Son medidas efectivas el uso de 12 gramos de niacina ( retrasa la movilización de grasa corporal) de una toma de medio litro de propilenglicol ( fuente de glucosa para la sangre) y de amortiguadores ( mantienen un ambiente ruminal favorable.

Cojeras

Ocurrencia: 5-35%

Descripción: El ganado lechero puede sufrir problemas de pezuña de origen nutricional e infeccioso. Los problemas  de laminitis ocurren 100 días después del problema alimenticio.

Nutricional                               Infeccioso

Separación de la Línea Blanca       Verrugas peludas (Dermatitis Digital)

Ulceras de la Suela                        Flemón Interdigital ( Pododermatitis Infecciosa)

Doble Suela

Laminitis

Los factores que contribuyen son acidosis ruminal, escases de Zinc y Cobre en la ración y falta de confort  de las vacas. Frecuentemente se puede ver una apariencia de surcos en la parte delantera de las pezuñas. 
Prevención: Evite la acidosis ruminal. Agregue 300 mg de Zinc Orgánico y 60 mg de cobre orgánico, reemplazando  fuentes inorgánicas de Zinc y Cobre, y agregue 20 mg de biotina, un elemento del complejo B.

Fiebre de Leche


Incidencia: 8-9%

Durante varias décadas de años. Siendo que un 75% corresponde a patologías metabólicas (desbalances nutricionales dentro del cual el 37% respondería a hipocalcemias puras o combinadas.
Descripción: La fiebre de leche ( paresia de la parturienta hipocalcemia post parto ) es un trastorno hipocalcémico que se desarrolla cuando los mecanismos homeostáticos del calcio corporal fallan al intentar reponer la pérdida de calcio del pool plasmático al comienzo de la lactancia. Un 75% de los casos, la hipocalcemia se desarrolla dentro de las 24 horas posteriores al parto, en el 12% entre las 24 y 48 horas y en aproximadamente el 6% restante durante el parto, combinada en este último caso casi siempre con partos difíciles. Los  niveles sanguíneos son bajos de calcio ( por debajo de 5 mg/dl). También pueden estar bajos los niveles de magnesio. El primer signo es tambaleo, después dificultad para pararse, finalmente la vaca se echa con su cabeza volteada hacia un lado, en dirección a la ubre.  Si no se le trata, la vaca morirá.  La Hipocalcemia es más frecuente. Estas vacas tienen niveles marginales de calcio en la sangre ( menos de 8 mg / dl), lo que afecta la ingestión de materia seca y las contracciones uterinas que expelen la placenta y fluidos después del parto. La hipocalcemia puede hace a la vaca más susceptible al desplazamiento de abomaso.

Contenido de macroelementos de la sangre de vacas normales y afectadas por problemas metabólicos ( mg / 100 ml de suero)

Calcio        Fósforo        Magnesio
Vacas

normales                                    9.4            4.6            11.7

Vacas con fiebre de leche             4.4            2.2             2.2

Vacas con hipomagnesemia          6.7           4.3             0.5

( Sjollema y Seekes, citado por Underwood 1983)

Prevención: Suministre a las vacas un programa balanceado de minerales, especialmente para controlar los niveles de potasio, calcio, fósforo, magnesio y vitamina D.

Vacas con Fiebre de Leche:

2.5 a 4 veces  más de riesgo de Retención de Placenta.

5 veces más de riesgo de producir de producir desplazamiento de abomaso.

5.2 – 15.3 a 23.6 veces más riesgo de  de Cetosis secundaria

5.4 veces más riesgo  de Mastitis
Vacas con  Retención de Placenta

5.7 veces más riesgo  de Metritis

16 veces más  riesgo de Cetosis

Tetania de los Pastos
Ocurrencia: 

Baja
Descripción: La hipomagnesemia es un desbalance metabólico que se caracteriza por una reducción en los niveles de magnesio en la sangre. Los niveles de potasio de los pastos de Costa Rica son muy altos en potasio ( algunos mayores del 3%) incrementan la incidencia de la hipomagnesemia. Cuando la hipomagnesemia es moderada el  animal reduce el consumo de alimentos, se muestra nervioso, reduce la síntesis de grasa láctea y la producción total de leche. Esta condición puede predisponer a la fiebre de leche. Cuando la hipomagnesemia se vuelve más severa se contraen los músculos de la cara, hombros y flancos y la movilidad del rumen se reduce sustancialmente. 
Las vacas se ponen nerviosas, irritables, braman y orinan frecuentemente.  Al progresar este desorden metabólico el animal muestra espasmos tetánicos de los músculos, los cuales pueden hacer que se tambalee y caiga. Posteriormente el animal arquea la cabeza hacia atrás y chapotea. Uno de los síntomas más característicos de la  hipomagnesemia es que los párpados se mueven y los globos de los ojos oscilan involuntariamente. Las vacas consumiendo pastura exuberante alta en nitrógeno pueden tener  absorción baja de magnesio.
Prevención: Suplemente a los animales con una fuente de magnesio ( Oxido o sulfato de magnesio)

Autor / es
M.V Gonzalo Carmona Solano
Heredia, Costa Rica
Médico Veterinario.
Ing. Tecnológica
http://www.engormix.com/MA-ganaderia-leche/sanidad/articulos/trastornos-alimentacion-t996/p0.htm