ASPECTOS A CONSIDERAR EN LA CONSTRUCCIÓN DE TERNERERAS

574

 

 

 

 

CONSTRUCCIÓN DE TERNERERAS

El objetivo principal en un sistema de crianza es obtener una ternera de seis meses cuyo peso vivo alcanza al 30% del peso adulto. Sin embargo, para que esto se cumpla se deben conjugar dos factores que influyen directamente sobre el crecimiento y sanidad de las terneras, ellos son nutrición y ambiente. Respecto a la nutrición se debe considerar la oferta de leche o sustituto lácteo y alimentos sólidos de adecuada calidad, entre los que se incluyen concentrado, heno, ensilaje y pradera.

En cuanto al ambiente, se refiere a las condiciones que debería de tener una ternerera para entregar un entorno limpio, seco y espacioso para favorecer el desarrollo y comportamiento normal de la ternera y reducir las posibilidades de enfermedades. Al respecto, en la Figura 1 se mencionan algunos de los puntos que se deberían considerar en las instalaciones destinadas a la crianza de terneras, aspectos que serán abordados a continuación en detalle.

 Sergio Iraira H. Ing. Agr. M. D. Instituto Investigaciones Agropecuarias (INIA). INIA Remehue.

 page1image2574864Figura 1. Puntos a considerar en la construcción de una ternerera Espacio

La disponibilidad de espacio está estrechamente relacionado con una condición básica de bienestar animal que tiene que ver disponibilidad de superficie para que los terneros tengan un adecuado desplazamiento dentro del corral y expresen su comportamiento normal. Al respecto, como regla básica se sugiere que exista un 25% de la superficie de corral libre cuando todos los terneros estén echados. Los requerimientos de área por ternero según peso vivo se presentan en la Tabla 1.

Además dentro de la ternerera es necesario mantener un adecuado intercambio de aire por lo cual se recomienda que disponer de un espacio equivalente 10 m3/100 kg peso  vivo.

Tabla 1. Requerimiento de superficie por ternero según peso vivo bajo condición de estabulación

Ventilación

Attachment.jpeg

Una adecuada circulación de aire dentro de la ternerera tiene como objetivo mantener bajo el nivel de amonio y dióxido de carbono, con lo cual se reduce la presentación de enfermedades broncopulmonares. Al respecto se recomienda que el de amonio y dióxido de carbono no exceda de 5 ppm y 350 ppm, respectivamente. El sistema de ventilación que implemente debe permitir la circulación de aire por sobre el ternero, lo que equivale a 1,2 metros de altura desde el suelo, Figura 1. Se debe destacar que es relevante evitar las corrientes de aire, ya que aquellas que tiene una velocidad mayor a 0,5 metros/segundo predisponen a enfermedades respiratorias. Figura 1. Ternerera con sistema de ventilación permanente con flujo de viento por sobre los terneros (1,5 metros)

Drenaje

Un exceso de humedad en las camas solo favorece la predisposición a enfermedades respiratorias y genera un comportamiento anormal de los terneros dado que reduce el tiempo que permanece echado.

El principal objetivo del sistema de drenaje es evitar el flujo de purines de un corral a otro, por lo que se debe generar una capa porosa que permita el flujo de residuos líquidos hacia el subsuelo. Esta capa porosa puede estar construida con una capa de bolones (20 cm altura) y sobre ella una de maicillo (15 cm de altura)