CAMBIO EN LA UTILIZACIÓN DE ANTIBIÓTICOS TRAS LOS CAMBIOS EN LA DIRECTIVA VETERINARIA DE ALIMENTACIÓN

198

 

 

CAMBIO EN LA UTILIZACIÓN DE ANTIBIÓTICOS TRAS LOS CAMBIOS EN LA DIRECTIVA VETERINARIA DE ALIMENTACIÓ

1.- INTRODUCCIÓN

La Comunicación de la Comisión Europea del 17 de noviembre de 2011 estableció un Plan de Acción sobre Resistencia a los Antibióticos (1), fruto de la necesidad identificada de establecer una estrategia común europea para valorar y afrontar el reto de las resistencias antimicrobianas. El amplio uso de antimicrobianos en la medicina humana y veterinaria en los últimos años ha acelerado la aparición y propagación de microorganismos resistentes. Esta situación se ha agravado debido a la falta de inversión en el desarrollo de nuevos antibióticos eficaces. La gravedad de las consecuencias salta a la vista: se calcula que cada año, las infecciones resistentes a los medicamentos causan la muerte de, por lo menos, 25.000 pacientes y cuestan a la UE 1.500 millones de Euros en concepto de asistencia sanitaria y pérdida de productividad (2).

E. Marco MarcoVetgrup; S.L.P.

En este plan de Acción se incluyen 12 acciones que se identifican como vitales para la lucha contra las resistencias en los Estados miembros, y que deberían ser abordadas en un periodo de 5 años (2011-2015). A su vez, en las Conclusiones del Consejo de la Unión Europea del 29 de mayo de 2012 (3), se anima a los Estados miembros para que desarrollen e implementen, a nivel nacional, estrategias para contener el desarrollo de la resistencia a los antibióticos, pero siempre con una perspectiva conjunta humana y veterinaria.

Todos los países han aplicado las recomendaciones de la Unión Europea desarrollando Planes estratégicos para reducir las resistencias antibióticas, y eso mismo ha hecho España a través del Plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de la resistencia a los antibióticos (2014) (4).

2.- CAMBIOS QUE AFECTAN A LA VETERINARIA

En el Plan Nacional se establecen 6 estrategias básicas que incluyen distintas medias: 1. Vigilancia del consumo y de la resistencia a los antibióticos.
2. Controlar las resistencias bacterianas.
3. Identificar e impulsar medidas alternativas y/o complementarias de prevención y tratamiento.

4. Definir prioridades en materia de investigación.
5. Formación e información de los profesionales sanitarios.
6. Comunicación y sensibilización de la población.
Las estrategias 1 y 3 son las que afectan directamente al uso que se hace de los
antibióticos. La Vigilancia en el consumo nos compara directamente con los demás países de la UE (ver figuras 1 y 2).

En el caso de España con una elevada proporción de producción tanto de cerdos y pollos en integración (producción intensiva) y gran cantidad de los tratamientos realizados vía pienso hace que el consumo por PCU aparezca especialmente elevado. Cuando se medican los piensos se tienden a consumir moléculas económicas que requieren dosis por kg PV mucho más elevadas que en el caso de usar inyectables. Los datos del 2014 reflejan claramente el retraso que España lleva respecto de otros países en la puesta en práctica de las recomendaciones de la UE, y son los que alarman especialmente a las autoridades y explican algunos de los cambios recientemente introducidos en el uso de antibióticos en animales de producción.

Figura 2.- Ventas de distintas clases de antibióticos para uso en especies de producción de alimentos, incluidos los caballos en mg/PCU, por país en 2014 (6)

En cuanto a la tercera estrategia, la de investigar medidas alternativas y/o complementarias para el tratamiento y prevención, está impactando en estos momentos directamente en lo que se refiere al control de procesos digestivos. Pues, ante las restricciones impuestas al uso de la Colistina son muchos los fabricantes de pienso que han optado por alternativas no antibióticas que puedan tener un cierto efecto antimicrobiano.

3.- SITUACIÓN ACTUAL

Los piensos medicados deben producirse siguiendo la Directiva 90/167/EEC. Esta establece que la fabricación de un pienso medicado debe hacerse siempre con prescripción veterinaria, el pienso medicado no puede usarse para más de un tratamiento con la misma prescripción y el periodo de validez de la prescripción no será en ningún caso superior a 1 mes. El veterinario prescriptor debe prescribir la cantidad de pienso medicado estrictamente necesaria para la resolución del problema. Algunos países: Irlanda, Italia, Suecia, Reino Unido y Francia derogaron la directiva 90/167/EEC y bajo la derogación los estados miembros podrían permitir el uso de pre-mezclas medicamentosas autorizadas, directamente en granja para la fabricación de pienso medicado. La aplicación de la directiva 90/167/EEC es muy distinta dependiendo de los estados miembros (ver figura 3) de ahí que la Comisión Europea la considere caduca, especialmente por la falta claridad a la hora de establecer los criterios para asegurar mezclas homogéneas y evitar contaminaciones cruzadas, siendo éste uno de los principales motivos por el que se aconseja priorizar el tratamiento por otras vías, y cuando deba ser vía oral usar el agua de bebida. Sin embargo, países como Alemania modificaron su legislación haciéndola más restrictiva (2006) y con ella se modificaron los hábitos al medicar, pero no por ello se redujo el consumo de antibióticos.

ARTICULO COMPLETO     CAMBIO EN LA UTILIZACIÓN DE ANTIBIÓTICOS TRAS LOS CAMBIOS EN LA DIRECTIVA VETERINARIA DE ALIMENTACIÓN- EU-28.