Jue. Jun 13th, 2024

CUIDADO CON LA HINCHAZÓN ABOMASAL CON LOS CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN INVERNAL

OEA Por OEA Mar29,2024

 

 

 

 

CUIDADO CON LA HINCHAZÓN ABOMASAL CON LOS CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN INVERNAL

Las gélidas condiciones invernales traen consigo una serie de desafíos para las operaciones lecheras, incluido el mantenimiento de los terneros recién nacidos con vida y saludables.

WYATT BECHTEL

Aumentar los nutrientes líquidos para los terneros jóvenes es ampliamente recomendado e implementado en climas fríos. Debido a que la leche o el sucedáneo de leche es la única fuente de nutrición que pueden digerir los terneros de 3 semanas de edad o menos, la única manera de suministrar más nutrientes para satisfacer sus mayores necesidades energéticas inducidas por el clima es a través de la ración líquida.

En las primeras 3 semanas de vida, los terneros son esencialmente animales monogástricos, explica la veterinaria lechera australiana Gemma Chuck. «El abomaso es el único de los cuatro compartimentos estomacales que funciona en esta etapa temprana», dice Chuck. «Tiene un entorno ácido que ayuda en la formación del coágulo de leche antes de pasar al intestino delgado para la absorción de nutrientes».

Las interrupciones en el flujo normal de leche a través del abomaso pueden causar un crecimiento excesivo de la bacteria Clostridium perfringens tipo A. El veterinario de la Universidad Estatal de Colorado, Dave Van Metre, dice que C. perfringens tipo A es parte de la flora intestinal normal de los terneros, pero su proliferación puede producir la acumulación de gas y grandes cantidades de toxinas. «Esto provoca una distensión repentina del abdomen e hinchazón en ambos lados del vientre», señala Van Metre.

La condición generalmente se presenta como un ataque bastante repentino. Además de la hinchazón, los animales afectados también pueden tener diarrea, ligera depresión y signos de cólicos mostrados por terneros que patean su abdomen o se acuestan completamente planos en un intento de aliviar el dolor. Van Metre dice que la muerte es el resultado final para el 50-60% de los terneros afectados y puede ocurrir en un plazo de 6 a 48 horas si los síntomas de la hinchazón no se alivian. Es por eso que puede ocurrir el frustrante escenario de que un ternero perfectamente sano en una alimentación sea encontrado hinchado y muerto en la siguiente.

ARTICULO COMPLETO     CUIDADO CON LA HINCHAZON ABOMASAL CON LOS CAMBIOS EN LA ALIMENTACION INVERNAL

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post