“DE COMO HAGAMOS EL SECADO VA A DEPENDER EL ÉXITO DE LA SIGUIENTE LACTACIÓN”

194

 

 

 

 

EL ÉXITO DE LA SIGUIENTE LACTACIÓN   

page1image41054784

Camilo Friol

Hacer el secado cuando la vaca baje su producción de 21 litros diarios, reducir al mínimo el periodo de involución activa y dejar que pase al menos un mes hasta el siguiente parto son las recomendaciones de Luis Miguel Jiménez para obtener unos buenos resultados.

Secar vacas de alta producción no es una tarea fácil. De este proceso, que normalmente se lleva a cabo con prisa en la misma sala de ordeño,

depende buena parte del éxito de la siguiente lactación. Seguir unos protocolos adecuados ayuda a no cometer errores en un periodo que no está exento de riesgos y al que muchas veces no se le presta la atención debida.

Luis Miguel Jiménez pertenece a la empresa Servet Talavera, especializada en control de mamitis. Habló en las Jornadas Técnicas organizadas por Africor en la Facultad de Veterinaria de Lugo sobre el bienestar del ganado en el periodo de secado. “De un periodo de dos meses depende toda la lactación posterior, por lo que debemos cuidar esta etapa”, defendió.

“Menos de 30 días de secado tiene efecto negativo en la producción de leche en la siguiente lactación”   

El tiempo que las vacas están secas se corresponde con el tiempo de descanso y recuperación del tejido productor de leche y se generan en la ubre las células que posteriormente se encargarán de la producción de leche. Su recomposición lleva un tiempo, por lo que este experto recomendó dejar pasar al menos un mes entre el secado del animal y su siguiente parto. “Menos de 30 días de secado tiene un efecto negativo en la producción de leche en la siguiente lactación”, aseguró.

Pero, ¿cuál es el momento adecuado para hacer el secado? Luis Miguel Jiménez recomendó esperar a que la producción diaria de la vaca baje de los 21 litros. “Con secados hechos con producciones de más de 21 litros se vio que hay mayor recuento de células somáticas en el siguiente parto”, indicó.

“Con secados hechos en vacas que estaban produciendo aún más de 21 litros se vio que aumenta el recuento de células somáticas en el siguiente parto” 

La mayoría de las explotaciones de cierto tamaño realizan un secado brusco (paran de ordeñar a la vaca de golpe) por cuestiones de mayor facilidad de manejo frente a un secado gradual con incremento en la frecuencia de ordeño o con reducción de alimentación para, de este modo, ir mermando también paulatinamente la producción de leche hasta conseguir el secado definitivo. “Por cuestiones de manejo la mayoría de las explotaciones hacen secado brusco y por lotes conjuntos. En España no hay datos, pero en EEUU el 90% de las explotaciones hacen secado brusco”, indicó.

Pero en vacas de alta producción y que mantienen la leche a lo largo del tiempo, muchas veces no es posible esperar a que bajen de los 21 litros para proceder a un secado brusco con garantías. En estos casos, puede optarse por mantener un secado brusco combinado con reducción previa de alimentación durante unos días para disminuir el volumen de leche que produce la vaca.

Que el proceso de involución activa no se prolongue 6 o 7 días

Desde el punto de vista de la fisiología de la ubre y de los cambios que se producen en ella, el periodo seco puede dividirse en tres etapas: involución activa, estado estable y calostrogénesis. La involución activa comienza cuando se para de ordeñar a la vaca. Durante las dos primeras semanas se absorbe la leche, hay una menor producción de neutrófilos y se produce una bajada de las defensas. Por eso, dijo, “hay que intentar que la involución activa no se amplie”, es decir, “que se produzca el secado en 2-3 días y no se alargue 6 o 7”, recomendó.

ARTICULO COMPLETO   DE COMO HAGAMOS EL SECADO VA A DEPENDER EL EXITO DE LA SIGUIENTE LACTACION