EL AGUA EN LA PRODUCCIÓN LECHERA

211

 

 

 

 

 

 

EL AGUA EN LA PRODUCCIÓN LECHERA

Resumen

El presente artículo hace referencia a una amplia revisión bibliográfica sobre el uso del agua en la producción lechera, aspecto que tiene la finalidad de brindar pautas fundamentales sobre ese insumo silencioso pero muy preciado en los sistemas de producción animal. Aspectos que toda persona relacionada a la producción animal y específicamente al rubro lechero debería conocer. Como se obtiene el agua para el mantenimiento animal, que función cumple y cuáles son los beneficios, causas y efectos del uso de este elemento en la lechería.

Jherson Saúl Jiménez Bellot

INTRODUCCIÓN.

El consumo de agua por las vacas lecheras rara vez se considera un posible factor limitante para la producción de leche en nuestro medio. Generalmente se presta más atención a otros nutrientes y requerimientos, la cantidad y la calidad de agua no son valoradas y tomadas en cuenta. Siempre se trata de mejorar la producción de leche, de forma general, dando importancia en optimizar la alimentación garantizando los requerimientos energéticos de los animales en producción, dejando de lado la libre disponibilidad de agua de bebida.

El agua químicamente pura es la combinación del hidrógeno con el oxígeno. Al estado natural, es clara, sin color, ni olor. El agua forma parte de la alimentación de los humanos y de los animales, y después del oxígeno, es el componente más importante e indispensable para la vida sobre la tierra. El agua constituye el mayor peso de animales y vegetales. La falta de agua puede producir la muerte rápidamente, más que la falta de cualquier otro elemento. En su forma líquida o sólida, cubre más del 70% del planeta. El 69% del total del agua mundial se usa para agricultura, el 23% para la industria y el 8% para las necesidades domésticas, (Cseh, 2000).

El agua, un disolvente de propiedades físicas y químicas muy específicas y exclusivas, es el medio en el que se realizan todos los procesos vitales. La vida tal como la conocemos sería imposible sin esta molécula clave, (Randall, Burggren, & French, 2002).

Algunas propiedades del agua son determinantes para la vida de los animales terrestres. El elevado calor específico del agua resulta útil para los grandes animales, porque el agua del cuerpo actúa como un tampón térmico y permite que la temperatura corporal permanezca relativamente constante aunque varíe la temperatura ambiente.

Además, el elevado calor de vaporización del agua constituye el medio eficaz por el que los vertebrados, pierden calor por evaporación del sudor, (Nelson & Cox, 2004).

El agua no sólo es vital por sí misma, sino que también puede proporcionar minerales y cubrir parte de los requerimientos de la vaca lechera en cuanto a calcio, sodio, magnesio, azufre, entre otros. Si se produce un rechazo por parte del animal a la ingesta diaria de agua por la calidad de la misma, como sucede cuando hay exceso de sales, se puede ver afectado el consumo de alimentos lo que resultaría, posteriormente, en la pérdida de peso, con deterioro del estado general y en casos extremos puede llevar incluso a la muerte de los animales.

En los sistemas de producción animal, en este caso en el ganado bovino lechero, el agua debe ser considerada como un alimento más ya que es esencial para el buen funcionamiento del organismo. Por ende, es necesario establecer la calidad del agua que consumen los bovinos.

El agua en la producción lechera es de suma importancia, siendo así, que la leche en su composición el 87% es agua. En el cuerpo del animal, el líquido elemento representa aproximadamente el 60 – 70% del peso corporal (en el recién nacido es el 80%), (Jiménez, 2019).

EL AGUA EN EL CUERPO ANIMAL.

El agua constituye aproximadamente las dos terceras partes de la masa total del organismo de los mamíferos, pero existen variaciones de concentración en los distintos tejidos. La sustancia gris del cerebro alcanza la máxima concentración de agua, conteniendo un 85 %, la sangre un 79 %, el esqueleto un 22 %, la grasa un 15 %, la dentina un 10 % y el esmalte dentario, el tejido más duro del cuerpo, solo un 0,2 %, (Bavera G. , 2011).

En el cuerpo animal, el agua puede estar dentro o fuera de las células, y es gracias a esto que se puede realizar la división del agua corporal, pudiendo ser agua intracelular o agua extracelular.
El agua intracelular, forma el 50% de la masa corporal de un mamífero adulto normal y representa el 70% del total del agua corporal. El agua extracelular es, por definición, toda la que se encuentra fuera de las células del cuerpo, representa aproximadamente el 20% del total de la masa corporal, o el 30% del total del agua corporal de un mamífero adulto normal. Dentro del agua extracelular existen tres fracciones: El fluido intersticial (es el agua que se encuentra en el espacio intercelular). El plasma es el segundo en importancia (es agua que se encuentra dentro del sistema vascular). El tercer componente es el agua transcelular (incluye el agua contenida en el líquido encéfalo-raquídeo, el humor acuoso del ojo, el líquido sinovial de las articulaciones, la orina, el agua volcada al tracto digestivo y el líquido de peritoneo y pleura, (Heath & Olusanya, 1992).

ARTICULO COMPLETO   EL AGUA EN LA PRODUCCION LECHERA