EL SISTEMA DE PULSACIÓN: CLAVES EN LA MÁQUINA DE ORDEÑO

184

 

 

 

 

EL SISTEMA DE PULSACIÓN: CLAVES EN LA MÁQUINA DE ORDEÑO

Cerramos esta serie de artículos sobre la máquina de ordeño con una última entrega centrada en el sistema de pulsación y los controles necesarios de la instalación. Andrés Mejuto, presidente de la Asociación Galega de Técnicos de Equipos de Ordeño (Agatem) ofrece explicaciones y recomendaciones para garantizar el funcionamiento óptimo de la máquina.

L Martinez

Tras abordar el funcionamiento y los diferentes sistemas de ordeño que pueden instalarse en la granja, así como el sistema de vacío y las conducciones de las máquinas de ordeño en las primeras entregas de esta serie centrada en la máquina de ordeño, en este capítulo final abordamos el sistema de pulsación, fundamental en la instalación.

Además, el técnico acreditado y presidente de la Asociación Gallega de Técnicos de Equipos de Ordeño (Agatem) Andrés Mejuto, aporta explicaciones y recomendaciones a tener en cuenta para lograr un correcto funcionamiento del sistema de ordeño en la granja.

Sistema de pulsación

Uno de los elementos destacados en la máquina de ordeño de la granja es el sistema de pulsación, indispensable en su funcionamiento. Tal y como indica Mejuto, entre los elementos fundamentales en el sistema de pulsación se encuentran el propio pulsador y la cámara de pulsación. El técnico incide también en otras cuestiones primordiales a tener en cuenta para comprender el funcionamiento del sistema de pulsación y su importancia en la máquina de ordeño.

“El pulsador es el accesorio indispensable en toda máquina de ordeño, sin él el ordeño no se llegaría a producir”

La normativa vigente define el pulsador como el dispositivo que produce cambios cíclicos de presión. Mejuto describe el pulsador como un auténtico grifo, que está abriendo y cerrando el paso de vacío a la cámara de pulsación. “El pulsador es el accesorio indispensable en toda máquina de ordeño, sin él el ordeño no se llegaría a producir”, explica Andrés Mejuto.

La cámara de pulsación es el espacio anular entre el manguito de ordeño y la copa. Estos cambios de subida y bajada de vacío se hacen de forma muy controlada. De hecho, hay normas a las que tiene que adaptarse el fabricante para ajustar la subida y bajada de vacío. Además, el propio fabricante también fijará la frecuencia y la relación de pulsación.

Así, en el sistema de pulsación también hay que tener en cuenta cuestiones como la frecuencia de pulsación, es decir, el número de ciclos por minuto que se registran. La frecuencia no debe subir o bajar más de 3 ciclos por minuto de los valores dados por el instalador. Mientras, la relación de pulsación es el tiempo en que el manguito de ordeño está abierto con respecto al tiempo total del ciclo.

Un ciclo de ordeño está formado por 4 fases (A, B, C y D). En concreto, la fase A es la subida del vacío, la fase B es el vacío máximo o la extracción de leche. La fase C corresponde a la caída de vacío y la fase D es la fase de masaje.

“La normativa nos indica que la fase B no debe ser inferior al 30% y la fase D o de masaje no puede ser inferior al 15% y este no bajar de 150 milésimas de segundo”, concreta el experto. Además, la caída de vacío durante la fase B no debe ser superior a 4kpas por debajo del vacío máximo en la cámara de pulsación y el vacío durante la fase D tampoco debe ser superior a 4kpas.

La suma de la fase A y B es el tiempo en que la leche puede empezar a fluir del pezón, por este motivo cuando se quiere aumentar la velocidad de ordeño se puede subir la relación de pulsación.

Hay dos tipos de pulsación: alterna y simultánea. En la pulsación alterna dos de los manguitos se alternan con los otros dos, es decir, hay dos canales. La diferencia entre estos dos canales se conoce como cojeo. Tal y como explica Mejuto, no debe haber una diferencia superior al 5% entre los dos canales. “Este modelo es más recomendable por conseguir menos caída de vacío en punta del pezón y ser más estable”, detalla el técnico.

Por otra parte, la pulsación simultánea es el ordeñado de los 4 pezones a la vez. Si bien, en la pulsación simultánea el cojeo no existe.

ARTICULO COMPLETO   EL SISTEMA DE PULSACION CLAVES EN LA MAQUINA DE ORDENO